OCTUBRE 2020  /  ECONOMÍA

Financiar mi tesorería: ¿Préstamo o línea de crédito?

08-10-2020 9:49 a.m.

Por Almudena Solo de Zaldivar Navarro
FINANCIERA

Una de las dificultades de las pequeñas empresas es la liquidez del día a día. Y, muchas de ellas no saben solventarlas. Aquí surge la pregunta: ¿Cómo lo hago?

Si acudes al Banco, te hablan de línea de crédito o préstamo. Pero ¿cuál es la diferencia real entre ambos productos?
La línea de crédito, en mi opinión, es el producto ideal para estas situaciones, pero también, si no es bien utilizado puede convertirse en un producto carísimo, financieramente hablando. Por otro lado, a los bancos les gusta mas venderte un préstamo para la tesorería de las Pymes y microempresas.

¿Qué es una línea de crédito?
Hace un tiempo tuve que explicarle a una persona ajena al mundo financiero que era una línea de crédito. Yo, en mi ingenuidad, pensando que todo el mundo hablaba como nosotros, utilice un montón de tecnicismos para explicar una línea de crédito. Y, notaba que a la persona que se lo explicaba me miraba raro. Y, una compañera mía llego y dijo: es como tener números rojos en el banco. Y realmente son unos números rojos autorizados por el banco, a un tipo de interés preferente.

Técnicamente hablando, es, un limite de liquidez por el cual pagas por importe y tiempo de utilización. Si utilizas el dinero un día, pagas por ese día y por la cantidad utilizada. A la hora de solicitarla hay que considerar los siguientes puntos:

• ¿Cual es la cantidad máxima que puedo necesitar?
• ¿Cuántos días estaré sin liquidez?

Sobre estos parámetros pediré la cantidad máxima de línea de crédito, también llamado “límite”.

Que aspectos hay que tener en cuenta:
1. El plazo normal de solicitud de una línea de crédito es de 12 meses. Esto significa que al vencimiento debo tener en la cuenta la cantidad prestada (sobre este punto volveremos después)
a. En Aval Madrid se están dando operaciones de línea de crédito a 36 meses. Pero eso lo trataremos en el articulo de Aval Madrid.

2. La cuenta no tiene cuotas/mensualidades a pagar. Se paga de una solo vez al vencimiento.

3. Solo tengo trimestralmente la liquidación de intereses de la cantidad usada y no usada. Esto quiere decir que sobre la cantidad usada me cobran intereses y sobre la no usada una comisión.

Las comisiones a negociar son:
• La comisión de apertura: suele rondar entre 0,50%-1%, según como seas de buen cliente en el banco. Esta comisión es de las mas caras, y lo mejor es negociarla a la baja. Se calcula sobre todo el importe solicitado. Y se cobra al inicio de la operación.
–Puede ocurrir, que al año siguiente continúes/te autoricen la renovación de la línea de crédito. Esta comisión se suele llamar de modificación y suele estar entre 0,15-0,25%. Estamos en la misma situación que en la comisión de apertura.

• El tipo de interés:
-Puede ser a tipo fijo: que recomiendo que oscile entre 4-6%, o menos.
-Tipo variable: Euribor +2-3%
-Se aplica sobre el dinero usado y los días que lo usas. Este interés te lo cobraran a los tres meses.

• La comisión de no disposición: es la que se aplican por no usar el dinero que te han prestado. Antiguamente era baja, ahora cada vez la van subiendo mas, y suele ser de un 2%. Es otra a negociar.

• No suele tener comisión de cancelación anticipada.

Los riesgos que tiene la línea de crédito son:
• El riesgo más importante usar un dinero permanentemente y no restituirlo. Bien porque nunca llega la liquidez que esperabas o bien porque estas financiando algo que se debería utilizar otro producto. Ese importe que nunca se rebaja se esta pagando durante 12 meses al tipo de interés pactado.

• Que al vencimiento no se tenga el dinero a devolver, la totalidad. En esa situación se puede solventar de dos maneras:

-O que la entidad nos solicite que transformemos la línea de crédito en un préstamo. Y nos podemos quedarnos sin la línea

-O que nos renueven la línea en las mismas características, manteniendo el importe dispuesto igual, costando mucho dinero.

Ejemplo de un uso de una línea  de crédito (es un caso real que financie): un camionero/distribuidor le pagaban mediante cheque/pagare los días 15 de cada mes la facturación del mes anterior. Pero los días 1 de cada mes tenia que pagar impuestos, suministros, etc. Se le constituyo una línea de crédito para solventar los 15 días hasta que llegaba el pagaré y volvía a tener dinero.

¿Cuándo necesito un prestamo?
Un préstamo se necesita cuando vamos a financiar algo concreto y recuperaremos la inversión rápidamente. Un ejemplo típico es comprar mercancía que vamos a vender en un periodo medio de seis meses. Pagar a los proveedores de la mercancía, con dinero de la línea de crédito supone que durante seis meses, por ejemplo, el dinero esta permanentemente usado. Elevando el coste de la compra. Si utilizas un préstamo, vas pagando por la cantidad que debes, que va bajando a medida que pagas el préstamo.

Al banco le gusta más este producto porque vas reduciendo paulatinamente la deuda con ellos y están viendo el pulso de tu negocio mes a mes con el pago.

Las condiciones económicas que negociar son las mismas que en el crédito. El plazo, también puede ser 12 meses, como el crédito, o incluso menos si se espera recuperar antes.

Ejemplo de solicitud de préstamo a corto plazo: una tienda de ropa tenia que comprar mercancías de cada temporada (primavera/verano- otoño/invierno):  compraba la mercancía usando su propio dinero y un préstamo a seis meses que llegaba hasta la siguiente compra de material.

Hay que recordar una cosa muy importante cuando se va al banco: tienen que ganar los dos. El cliente reduciendo sus costes financieros y el banco ganando la venta de los productos que le dan rentabilidad.   Ω

Más artículos

Susana Pérez Quislant

03-02-2017 5:38 p.m.

A pie de urna

15-06-2015 6:56 p.m.

Eliminar trabas al emprendedor

01-09-2014 11:46 a.m.

70 años no son nada

24-08-2014 12:10 p.m.