Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

MAYO DE 2022  /  TAUROMAQUIA

POZUELO Y LOS TOROS

16-05-2022 10:32 a.m.

Pozuelo siempre ha sido un municipio muy ligado al mundo de los toros. Muchas son las peñas que realzan y mantienen esta tradición. Una de ellas es la Peña Taurina 6 y Medio de Pozuelo situada en la carretera de Carabanchel a Aravaca, 13. Hasta allí nos acercamos para hablar con su Presidente actual Julio Quijano y charlar sobre este mundo tan apasionante. Feliz de poder empezar a organizar próximos eventos después de este tiempo, nos cuenta que ya están con la mirada en las próximas fiestas de septiembre que retomarán con muchas ganas e ilusión, aunque poco margen de acción tengan. Una peña muy familiar y cuyo fin es fomentar la afición taurina.


“Nuestra peña cuenta con más de un socio ligado al mundo de los toros, bien ya sea relacionado con los festejos populares, con el toreo a pie o realizando las labores del campo bravo. Eso a nosotros nos enorgullece ya no como peña o como taurinos, si no también como pozueleros de poder llevar el nombre de Pozuelo de Alarcón por toda España”.

Por Alberto Cossía

Las primeras reseñas de la tradición taurina de Pozuelo de Alarcón se remontan a mediados del siglo XVIII, donde en una crónica de los festejos se detalla la muerte por asta de toro de un mozo.

Cuentan que los toros se traían a caballo por el campo desde la zona de Húmera y se les abrevaba en la casa de la labor, donde permanecían hasta la hora del encierro, siendo este por las céntricas calles del pueblo, desembocando en la calle San Roque y en la calle Juan Ramón Jiménez hasta llegar a la Plaza de Toros de la Coronación.

Estas dos calles son las que suplirían a mediados del siglo XX.

Durante todos estos años, se lidiaron novilladas sin picadores de tres novillos, alguna charlotada y aquí empezaron a hacer valer su aprendizaje la incipiente Escuela de Tauromaquia de Madrid en tardes de calor y moscas como mandan los cánones.

La Plaza de Toros se construía a base de tablones. Su aforo se fue ampliando según los tiempos hasta el año 1983, siendo su última construcción con tablones en ese mismo año y reemplazándose durante un periodo corto de tiempo, en ese mismo lugar, por una plaza semiportátil.

En 1990, la plaza de la Coronación pasó a ser historia viva de un pueblo y la fiesta de los toros en Pozuelo se trasladó a la nueva plaza de toros de las Américas, siendo su ubicación actual en el día de hoy teniendo lugar en la calle Camino de las Huertas.


De esta parte de la historia pasamos a las ferias de postín de comienzos del siglo XXI, ferias que se fueron diluyendo hasta llegar a nuestros días.

Los encierros, quizás la parte más festiva y popular nunca dejó de faltar, incluyendo rarezas como los años de posguerra, donde en alguna ocasión los bureles no quisieron coger las lindes y hubo que buscar otras formas de correr el encierro desde La Poza pasando por la calle Demetrio de la Guerra.

Desde la Peña Taurina del 6 y Medio acercamos a los más pequeños y mayores de cada casa, uno de los patrimonios culturales de nuestro país. Con la organización de los encierros infantiles, más conocidos como “encierros chiquis”, el toro embolado conocido como “el toro de fuego”, ambos eventos llevados a cabo con nuestros carretones, las conferencias taurinas, las excursiones a las principales ganaderías o a las corridas de toros de las distintas ferias de Madrid y España. Trasladamos y defendemos los valores de la tauromaquia, una cultura de cuatro siglos de historia.

Durante más de tres siglos, hemos podido disfrutar en Pozuelo de grandes matadores de toros y han pasado por nuestro pueblo grandes ganaderías. Más de uno se sorprendería al ver algún viejo cartel.   Ω