03-09-2019 8:32 p.m.

SEPTIEMBRE 2019  /  EL MIRADOR

Verano, verano...

03-09-2019 8:32 p.m.

Bienvenidos a este espacio que la valiente editora-directora Carmen me ha abierto en POZUELO IN para que "con total libertad" cuente mis idas y venidas por si son de utilidad o interés para otros. Por Juan Carlos de Laiglesia

Si les gusta lo que vaya escribiendo aquí, pueden ponerme un e-mail (jc.laigesia@gmail.com), y también si les indigna aunque espero que no sea el caso. La "total libertad" es lo que tiene, que cada cual cuenta las cosas según las ve.

Lo llamo "Mirador" porque me gusta el doble sentido de la palabra ("el que mira" y "desde donde se mira"). 

Desde donde miro, aún en este agosto africano para toda España menos para Galicia donde me encuentro hoy, lo primero que veo es que las ostras cuestan 50 céntimos en su lugar de origen (las cetáreas de Cambados). ¡Hay que ver cómo crece el precio cuando llegan a las mesas del centro!. 

Hace poco pasé por Sotosalbos, el pueblo segoviano donde me casé y que ha puesto de moda su recién empadronado Javier Maroto. Tengo casa cerca y lo cruzo muy a menudo, a veces parando a comer cordero en El Portón de las Casillas. La última vez habían instalando en la plaza una "feria medieval" escasa, bajo un día lluvioso. Y no vi a Maroto por allí. Qué raro. Quien sí vive en Sotosalbos desde hace 40 años es Álvaro Gil Robles, que fue Defensor del Pueblo y ahora encabeza una rebelión vecinal contra la instalación de un camping que va a estropear ese pueblo con fabulosa iglesia románica. ¿Se opondrá al camping el flamante portavoz del PP en el Senado?.

En vacaciones se puede recuperar algo de espacio interior, y el mirador puede enfocar la vista hacia dentro e ir cubriendo unos huecos culturales que nunca llega a rellenar. Por ejemplo, leyendo memorias de viejos sabios y gozando de lo que saben y transmiten. El pintor Balthus y el psiquiatra Jung fueron dos buenas piezas. Es una delicia cómo nos cuentan el siglo pasado a su manera y nos ayudan a comprender éste. También descubro en los Caprichos de Goya, que tienen más de dos siglos, una brutalidad tan políticamente incorrecta que deja en cueros a los dibujantes de comic más radicales. La exposición "Vicios Modernos" de Ceesepe, que aún se puede ver en La Casa Encendida hasta el 22 de septiembre, resulta mojigata si se compara con la mirada de Goya sobre la sociedad de sus tiempos.

Aún llevo a Balthus y Jung en mente cuando me detengo en un chiringuito con una gran pantalla (hace días que no veo la tele) donde gesticulan Jesús Mariñas y Mila Ximénez. El texto en sobreimpresión reza así: "¿Ha exagerado Kiko la gravedad de su enfermedad como aseguran algunos o tiene motivos para estar ofendido?". Bajo los efluvios de mis últimas lecturas recibo el mensaje como un latigazo intelectual que plantea varios interrogantes. ¿Se refieren a mi compañero de colegio Kiko Matamoros, o a ese otro Kiko de Gran Hermano?, ¿cómo puede saberse si alguien exagera o cuándo empieza a tener motivos para sentirse ofendido?, ¿no varía eso con cada persona?. El texto así, en bruto, sólo para seguidores asiduos del Sálvame Naranja, no me saca de dudas. Pero Mila, Jesús y varios más debaten y debaten con ademanes que revelan un ardor (la tele está en silencio) muy superior al de la Investidura. Es la filosofía televisiva de un verano plagado de festivales desde el Concert Music gaditano en Sancti Petri, que replica el modelo del Starlite marbellí, hasta el "Sonorama" de Aranda, donde Nacho Cano volvió a un escenario español con críticas contradictorias. El País le dio un palo por "frío" y otros medios calificaron su concierto de "maravilla". Lo que sé es que su fan número 1, Javier Adrados, lleva años tratando de convencerle para reunir a Mecano, de momento sin éxito. Adrados subtitula su enésimo librito de los Mecano como "El grupo español más importante de la historia". ¡Hala!. El caso es que Nacho vive en Miami dedicado a su centro de Bikram Yoga, ese que se practica a 40 grados, y por ahora no quiere saber nada de esa "operación retorno". La escena pop madrileña se nutre ahora de nuevos nombres: Carolina Durante, Axolotes Mexicanos, Confeti de Odio...

Marta Sánchez era un éxito seguro cuando la ponía en portada de aquella revista, MAN... ¡hace treinta años!... y vendíamos todos los ejemplares imaginables. Después de que Marta actúe en las fiestas de Pozuelo, llegarán más cosas que aliviarán la "vuelta al cole", como la presentación en El Sol de una joya discográfica con todas las canciones de Bernardo Bonezzi (entre ellas el himno de la Movida "Groenlandia") reunidas por su pareja en un estuche que es artesanía fina.  

Empezaba este primer Mirador con una ironía política, y aunque no son mi debilidad comprendo que ellos, los políticos, han tomado el relevo en el ranking de famosos del país. Adiós a los romances de actores, toreros y tonadilleras. Este mes sólo se va a hablar de si España tendrá por fin Gobierno o no. Y para prevenirnos de los excesos del poder, conviene leer unas memorias que se publican ya y son más actuales que las de Balthus o Jung. Las ha escrito desde el exilio Edward Snowden, el analista de inteligencia y agente de la CIA arrepentido de participar en la construcción de un sistema estatal de vigilancia masivo. Hoy dice que la lucha por el derecho a la intimidad es la nueva lucha por nuestra libertad.   

Cualquiera que sea el Gobierno que llegue, no permitamos que nos controle como un Gran Hermano.   Ω