MAYO 2020  /  DEPORTES

El voleibol Mintonette en la Pandemia

11-05-2020 6:11 p.m.

Los Clubes de Pozuelo de Alarcón se adaptan a la crisis del coronavirus para no perder el encuentro
Por Paula García

La declaración del estado de alarma y las medidas de confinamiento adquiridas para superar la pandemia del coronavirus, provocaron desde el primer momento la suspensión de todos los entrenamientos y competiciones deportivas del país.

Desde el club de voleibol Mintonette Pozuelo, como desde el resto de clubes federados, municipales y profesionales de todos los deportes, la junta directiva se vio obligada a suspender los entrenamientos el día 11 de marzo. Un día después, la Federación Madrileña de Voleibol emitía un comunicado donde se informaba de la suspensión de todas las competiciones que tenían lugar ese fin de semana y posteriores.

De este modo, los dieciséis equipos de las diferentes categorías vieron frenar en seco una temporada prácticamente brillante para la gran mayoría de ellos. Los dos conjuntos de categoría senior, los juveniles A y B y el cadete de 2ª división, se encontraban en posiciones para optar al ascenso. Mientras que el resto de equipos, tanto federados como municipales, sumaban varias victorias y logros consecutivos desde que empezó la segunda vuelta.

La presidenta del Mintonette, Marga Parra, aseguraba que, en toda su trayectoria, no recuerda ninguna suspensión de la competición ni de la actividad física de este modo ni, por supuesto, haber vivido ningún confinamiento anteriormente. “Al principio me daba la sensación de que estábamos viviendo una película o un videojuego”, afirmaba.
Esta situación excepcional ha obligado a entrenadores, jugadoras y familiares a adaptarse a una nueva forma de entrenar y no dejar de lado, en la medida de lo posible, la práctica de su deporte.

No cabe duda de que practicar deporte confinados es mucho más complicado y costoso que la forma natural de entrenar en el pabellón, con el material necesario, balones, la red y, sobre todo, la presencia de los entrenadores y las compañeras. Pese a ello, los entrenadores del Mintonette no han dejado de trabajar con sus equipos de diferentes formas.

Por ejemplo, en el caso de los equipos cadete y juvenil A, su entrenador Horacio, convoca dos entrenamientos virtuales por semana, llevando a cabo sesiones de físico compartidas.

En el equipo cadete, cada día se encarga una jugadora de preparar la sesión. El técnico las revisa y las completa con las fases que falten y los estiramientos, y después se reúnen con él por videollamada para llevarla a cabo.

Las circunstancias del equipo juvenil A son distintas, ya que muchas de ellas cursan segundo de bachillerato, y tienen que estudiar la prueba de acceso a la universidad con mucha incertidumbre.

“Puedo observar claramente como hay distintos niveles de preocupación por la situación en función de la edad”, afirmaba Horacio, ya que siempre pasa una parte del entrenamiento charlando con las juveniles sobre la forma en la que se podrá volver a la competición y muestran gran preocupación por las medidas de seguridad que se tomarán.

Semanas después de la suspensión de la competición, la Federación Madrileña emitía un comunicado donde planteaba las distintas situaciones en las que se podría volver a la competición en función de las fechas, y los criterios a seguir para los ascensos y descensos en caso de no poder retomarla.

Tanto el equipo cadete como el equipo juvenil A, se encontraban en segunda posición en el momento de suspensión de la liga, lo que les permitía optar a la fase de ascenso a 1ª división. En el caso del equipo juvenil, han mantenido el ritmo y sus opciones durante toda la temporada, por lo que las medidas tomadas por la federación no les afectan, pero es distinta la situación del equipo cadete. Ellas empezaron la temporada en la mitad baja de la clasificación, pero en la segunda vuelta, progresaron con mucho esfuerzo, sumando 13 victorias consecutivas y subiendo hasta la segunda posición de la tabla.

Con las medidas propuestas, este equipo se quedaría fuera de la fase de ascenso, aspecto considerablemente injusto. Por otro lado, se encuentran las medidas aplicadas por la Real Federación Española para las competiciones de categorías nacionales, mediante las cuales han establecido que la clasificación final de la temporada sea la misma que la de la última jornada que se disputó. Tanto entrenador como jugadoras y padres creen que, en cierto modo, se debe premiar la evolución y el esfuerzo de los equipos durante la temporada, por lo que esperan que finalmente se apliquen los mismos criterios de la Federación Española.

Por otro lado, Silvia, entrenadora del equipo juvenil B, que siempre ha mostrado gran admiración por los sistemas de juego y entrenamiento de las selecciones nacionales, continúa reforzando a sus jugadoras durante este confinamiento. A lo largo de las semanas, envía vídeos con los ejercicios recomendados por el equipo técnico de la selección permanente.

Además, también pone a su equipo a prueba con preguntas de reglamento para que puedan aprender curiosidades de la normativa, más allá de las reglas cotidianas que se aplican habitualmente en los partidos de su competición.
El equipo de Silvia también se encontraba con muchas opciones de ascender a 2ª división, ya que se han mantenido entre las tres primeras posiciones durante toda la temporada, por lo que esperan con mucha incertidumbre el desenlace de la temporada.

Junto con los entrenamientos e indicaciones de los entrenadores, muchas de las jugadoras han mantenido activas las redes sociales, con iniciativas como #yomequedoencasa, el reto de los 10 toques con un rollo de papel higiénico o vídeos divertidos pasándose el balón entre las componentes del equipo en sus casas.

Al margen de la adaptación de los entrenamientos y la imposibilidad de practicar el voleibol, esta situación también ha afectado en otros sentidos a las deportistas. Es el caso de Manuela, jugadora del senior de 3ª división que, desafortunadamente, en uno de los últimos partidos disputados sufrió una lesión de rodilla. Manuela estaba a la espera de poder operarse la última semana de marzo, pero la situación crítica de los hospitales provocó la cancelación de las consultas e intervenciones de menor urgencia.

En este momento, aún no tiene fecha para la cirugía, pero estima que pueda ser a lo largo del verano, una vez que los hospitales recuperen el ritmo normal. A pesar de todo, ella también se mantiene activa durante el confinamiento, haciendo ejercicios estáticos y sin impacto para guardar la forma, pero sin dañar más los ligamentos. Manuela confía en poder operarse este verano, llevar a cabo una buena rehabilitación y así incorporarse a los entrenamientos después de las navidades.

No cabe duda de que las circunstancias provocadas por la pandemia han paralizado la actividad y la buena dinámica del Mintonette esta temporada, pero hay que destacar el balance positivo de la misma, a la espera de saber de qué forma concluirán las competiciones y sus resultados. “Consideramos que según nos encontramos en este momento, no podremos retomar la temporada, por lo que desde el club damos por terminada la temporada; tenemos jugadoras muy pequeñas y no es cuestión de arriesgar” reconoce Marga.

No obstante, la vuelta a la normalidad tardará tiempo en llegar al mundo del voleibol ya que, aunque no se trate de un deporte de contacto, existe mucho contacto con el balón, principalmente con las manos. El hecho de llevarse las manos a la cara es una consecuencia fácil después de que varias jugadoras lo hayan tocado.

“Además, nosotros somos un club pequeño que, lejos de los equipos profesionales y jugadores de alto rendimiento, no contamos con instalaciones privadas y personal propio que permitan afrontar las medidas preventivas como una empresa con sus trabajadores, sino que nuestra actividad se desarrolla en instalaciones municipales y pabellones de colegios”, comenta la presidenta del Mintonette.

Al preguntarle por las medidas que podría adoptar el club, afirma que es muy pronto para cualquier valoración y habrá que esperar a las directrices del Ministerio de Sanidad y del Consejo Superior de Deportes. Sin embargo, asegura que se incidirá en la higiene, el lavado de manos y la limpieza del material antes y después de usarlo.

Las fechas de la vuelta a la normalidad y el inicio de la temporada siguiente aún se desconocen y dependen del desarrollo de la situación, pero se espera que, si todo continúa evolucionando de la manera esperada, este verano se pueda recuperar, al menos, la práctica del voley playa.

Por el momento, el cuerpo técnico y las jugadoras continuarán manteniéndose en forma en casa y esperando con muchas ganas poder volver a las pistas.

Más artículos

Ave Fénix

07-09-2020 7:01 p.m.

Sábado 13 de julio

12-07-2019 12:58 p.m.