10-11-2019 6:44 p.m.

NOVIEMBRE DE 2019  /  EMPRENDEDORES

Todo en un minuto

10-11-2019 6:44 p.m.

Hay una técnica de presentación denominada Elevador Pitch, que consiste en realizar una presentación de un proyecto empresarial, en el tiempo que dura un viaje en ascensor. Por Fernando Morales

Durante ese tiempo estimado en minuto o minuto y medio, tenemos que ser capaces de despertar en nuestro interlocutor la suficiente curiosidad para que nos llame posteriormente con el fin de mantener una reunión para explicar mejor el proyecto. Mi vida en un minuto.

Hay una escena de una película que refleja perfectamente esta técnica. En “Armas de Mujer” la protagonista Melanie Griffith, aborda a un posible inversor en el ascensor para presentarle una propuesta.

Soy poco imaginativo y sinceramente no se me ocurre despertar el interés de una persona en un minuto en un lugar público, al que asaltamos sin que esté preparado para recibirnos y escucharnos. En este caso lo único que se me ocurre es trasladarle un acontecimiento sorprendente.

Recuerdo un chiste que contaba Alfonso Ussía en el programa de Luis del Olmo, y que creo que refleja perfectamente mi opinión. “Estaba un vasco jugando a las cartas en un bar y de repente llega un amigo y le dice Paxti corre, corre que tu mujer está en casa con otro, total que Paxti sale corriendo y coge una bicicleta, a las dos manzanas se cae de forma estrepitosa, se acerca una persona y le pregunta, ¿pero que le ha pasado?, y Paxti responde, esto me pasa por precipitao, porque ni me llamo Paxti, ni estoy casado, ni se montar en bicicleta”.

Leyendo un informe de una prestigiosa consultora española, sobre el marketing, hacía una reflexión que me parece muy acertada ¿vendemos o nos compran?. En el modelo tradicional nos vendían, el vendedor llevaba la voz cantante y era capaz de vendernos una lavadora o un bolígrafo bic. En aquellos años el vendedor solo buscaba la venta, desentendiéndose del proceso completo de la misma.

Ahora el consumidor esta informado, nos gusta que nos asesoren, y tenemos información del producto que vamos a comprar, puesto que hemos hecho nuestras averiguaciones antes de acercarnos a la tienda. Buscamos una persona que nos ofrezca el producto, un experto en la materia del que nos podamos fiar de su opinión.

Rafael Nadal, en unas declaraciones recientes, comentaba que en “España damos más valor a lo que se hace en otros países que lo bueno que hacemos en el nuestro”. En España tenemos muy buenos empresarios, con grandes dotes de negociación, con nuestras costumbres a la hora de hacerlo, un café, una comida, etc, esto no significa que la nuestra sea mejor o peor, simplemente es la nuestra.

Otra razón por la que no me gusta el modelo es que tenemos que dar la oportunidad a la persona a la que nos dirigimos a mostrar su respeto por la propuesta. Una de la formas más fáciles, que se me ocurren de mostrar respeto, es una respuesta sincera al proyecto que nos presentan, es dar nuestra sincera opinión sobre la propuesta.
Edward de Bono, famoso por trabajar el concepto del pensamiento lateral, en su libro Seis sombreros para pensar, nos muestra cómo cada proyecto debe pasar por seis fases o seis sombreros, con el fin de mejorarlo y adecuarlo al objetivo común de empresa y cliente.

•Sombrero azul: es el que controla al resto de sombreros; controla los tiempos y el orden de los mismos.
•Sombrero blanco: para pensar de manera más objetiva y neutral posible.
•Sombrero rojo: para expresar nuestros sentimientos, sin necesidad de justificación.
•Sombrero negro: para ser críticos de una manera negativa y pensar por qué algo no podría salir bien.
•Sombrero amarillo: al contrario que el sombrero negro, con este se intenta buscar los aspectos positivos sobre un determinado aspecto.
•Sombrero verde: abre las posibilidades creativas y está íntimamente relacionado con su idea de pensamiento lateral o divergente.

Creo sinceramente que en un minuto no podemos expresar todo nuestro conocimiento, habilidades, etc. Importar todo lo que viene de otros países sin adecuarlo o adaptarlo a nuestra forma de ser, tampoco .
Las tertulias, las sobremesas, los cafés han deparado muchas y muy buenas ideas, nos ha permitido socializar, oir otras opiniones, nos ha permitido hacer negocios muy productivos.

¿Por qué no exportar nuestro modelo a otros países?.   Ω

noviembre de 2019

NÚMEROS ANTERIORES:

2019 2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012