16-12-2019 8:06 p.m.

DICIEMBRE DE 2019  /  EMPRENDEDORES

La elección

16-12-2019 8:06 p.m.

Ayer estuvo mi hija en un seminario sobre como elegir la carrera del futuro... Por Fernando Morales

Ella está en bachillerato y le surgen dudas acerca de cual sería el mejor camino para ella. Siempre que me ha preguntado como debería elegir, le he dicho que para mí es una mezcla entre pasión y razón, hay que decidir con el corazón y filtrarlo con la cabeza.

Para las personas que tienen vocación la elección es fácil, para aquellas que no tienen una definida es más compleja, puesto que la duda en vez llevarnos a una reflexión nos lleva al miedo, el miedo a fracasar y el fracaso en España está mal visto.

Un ejemplo que refleja el pensamiento antes mencionado. Una persona quiere ser jardinero, es una pasión que tiene desde que era pequeño, ayudaba a sus abuelos en el jardín de su casa. Una vez que este chico decidió ser jardinero, nadie de su familia trato de quitarle la idea de la cabeza, pero una vez decido por el corazón, sus familiares le incluyeron la razón, si quieres ser jardinero, perfecto, pero debido a tu pasión tienes que esforzarte para ser el mejor jardinero posible, y eso, además de aprender sobre el terreno, significa que tienes que estudiar y mucho para estar siempre al día en cuanto a especies, nuevas formas de plantación, etc. esto es la razón. Las decisiones del corazón, deben estar complementadas con la razón y si una de las dos falla, la probabilidad de éxito es muy reducida.

Estos últimos meses, hemos estado yendo a votar casi de forma recurrente. A los políticos de turno, parece ser, no les gustaban lo resultados obtenidos y se empecinan en volver una y otra vez a preguntar, con el fin de que la ciudadanía, a causa del agotamiento, cambie de opinión, pero por desgracia para ellos esto no ha ocurrido. El refranero español es my socorrido y es verdad que la perseverancia es una virtud. El famoso refrán de quien la sigue la consigue, esta muy bien como refranero, pero por mucho que lo intentemos si medimos 1,50 cm difícilmente podremos conseguir un mate en Baloncesto.

En las elecciones, las personas solemos votar como elegimos. Hay personas que eligen con el corazón, personas que lo hacen con la cabeza y personas que lo hacen con el corazón y la cabeza. Ninguna es mejor que otra, simplemente son formas diferentes de decidir.

El que una persona vote de una forma u otra es indiferente, lo que no es indiferente es lo que van hacen los profesionales de esto, políticos, con lo que han votado los ciudadanos. Por mi breve análisis de la situación, me interesa poco la política y más la sociología o psicología. La sensación es que las decisiones que se están tomando tienen más de rabieta de niño pequeño, que de un proceso de elección.

Creo que un político profesional no puede tener rabietas de niño pequeño.  Recuerdo cuando era pequeño, que la filias y fobias con mis amigos variaban de un momento a otro. Eramos capaces de no llevarnos bien por la mañana y en cambio ser íntimos amigos a lo largo del día, sobretodo si jugábamos al fútbol y este chico era necesario para ganar. En este momento estamos en fase de rabieta, como no he conseguido lo que quería y no puedo formar Gobierno solo, os castigo con una decisión que sé que no es buena para el país en este momento, pero que para mi es la más fácil de conseguir mi objetivo, que no es otro que seguir en picota.

En este caso la elección con el corazón, no conlleva un filtro de la razón. En este caso el corazón caliente bajo el fuego del enfado nos va a llevar a una situación compleja para el país en un momento en el que debido a los problemas que aquejan al mismo, es más necesario que nunca tener la cabeza fría.

Hablaba en un artículo anterior del Tratado de la estupidez de Cipolla y creo sinceramente que estamos siguiendo todos los pasos del mismo, por no reconocer mi fracaso, por no reconocer mi  incapacidad no dejo paso a otra persona y llevo la resto al abismo.

Si en vez ser un Político, fuese un directivo de una gran Compañía, estos personajes ya no estarían en el Staff de la misma. Imaginemos un Director General, que hoy dice una cosa y mañana la siguiente, que toma una decisión y en vez de conseguir un incremento de ventas, consigue menos votos y menos escaños, probablemente no. Los accionistas se encargarían de cambiar de Director General a la mayor brevedad posible.

Es cierto que los españoles, perdonamos en la política , cosas que no perdonamos en nuestra vida cotidiana. Somos capaces de minimizar a políticos corruptos, somos capaces de ensalzar a un ex presidente que dejó a España prácticamente en la ruina y con la mayor tasa de paro de la historia reciente, somos capaces de perdonar a estas personas, pero no perdonamos el fracaso de las personas de a pie.

Somos un país de extremos, capaces de salir a la calle a celebrar los éxitos de Nadal y al día siguiente aplaudir un artículo donde se indica que él mismo esta acabado ya para el tenis. Nos duran poco los héroes y nos duran mucho los villanos. 

Practiquemos más con el corazón y la cabeza, utilicemos el contrapeso de uno y otra, para tomar decisiones apasionadas pero razonables y busquemos el bien común y no el particular.   Ω