JUNIO 2020  /  SOLIDARIDAD

Sin fronteras, inmersos en la pandemia

20-06-2020 2:43 p.m.

"Allegados , son iguales los que viven por sus manos y los ricos." (Jorge Manrique)
Por José María Fraile
Rotary Club Pozuelo de Alarcón

Es importante medir las consecuencias de nuestros actos y más en momentos de crisis donde la obligación de la solidaridad es un valor humano universal.

Es en los momentos de dificultad cuando se conoce a las personas, su talante, su humanidad, sus valores, sus convicciones. Sacar lo mejor que tenemos como seres humanos y actuar en consecuencia, nos dignifica como seres humanos.

¿Vamos a salir todos mejores de estas crisis?  Yo creo que unos saldrán  héroes y otros, villanos. Unos aprovechan la crisis, las circunstancias excepcionalmente adversas, como una oportunidad para crecer interiormente y sentirse mejor  persona.

Otros, muy al contrario, para crecer en la posesión de la verdad, en ambición y negocios deshonrosos, porque se aprovechan de la debilidad, en sacar de sí mismos  sentimientos negativos, odios, envidias, frustraciones, que también son humanos, por supuesto. Lo decía ya, en  los primeros siglos de nuestra cultura, Agustín de Hipona: "Nihil humanum a me alienum puto".  Nada que mi vecino haga me es ajeno. En puro refrán castellano, "nadie puede decir de este agua no beberé". Por eso no deberíamos criticarnos unos a otros.

Pero no son estas  conductas, frutos de esos sentimientos negativos, lo que nos ensalza como seres humanos, lo que nos dignifica como personas,  lo que nos convertirá en referentes para los que nos siguen, sino los valores de solidaridad y ayuda que nos hará, además, sentirnos gratificados.

"Dedicarse a mejorar la vida de los demás es algo tan gratificante como cualquier actividad artística. Es una buena receta para la felicidad". (Manuela Carmena. El País Semanal).

Y otra cita de alguien muy distante ideológicamente de ésta o quizá no tanto, el Padre Arrupe, S.J. :- "Cuando me muera quisiera dejar este mundo que me rodea un poquito mejor que cuando lo encontré".

En esta actitud de llevar a la práctica la solidaridad y poner nuestro granito de arena  se encuentran todos los Clubes Rotarios de España y del mundo.

Cada uno ha buscado la manera de ayudar a su  comunidad en estos duros momentos y no se ha puesto  fronteras.  "No hay territorialidad en Rotary" decía ayer un miembro del Club Rotario Pozuelo de Alarcón. Tampoco este virus sabe de fronteras, ni respeta parcelas de poder, ni entiende de clases o niveles sociales. "Como la misma muerte", diría Jorge Manrique.

A Rotary le define la acción, el servicio a la comunidad. Y es en los momentos de necesidad cuando se pone en movimiento.

El Club Rotario de Pozuelo de Alarcón  está haciendo un hermoso trabajo solidario en este confinamiento:
- En los momentos de plena pandemia entregó a se entregó al Ayuntamiento , Policía Nacional y P Municipal  de Pozuelo, cientos de guantes y mascarillas.

- Semanas después hizo otra entrega del mismo material sanitario a Protección Civil de Boadilla del Monte para su reparto en residencias de mayores, conventos  y personal de servicio  de la Zona Oeste.

- A primeros de mayo hizo una entrega de alimentos muy generosa a Somos tribu, red de solidaridad en Vallecas: arroz, aceite, leche, legumbres, pastas, conservas, galletas, etc. y una contribución en metálico a Cruz Roja de Pozuelo, para asistencia a mayores de 65 años y familias monoparentales con niños pequeños. También donó menaje desechable y artículos de limpieza.

- En las mismas fechas hizo una poderosa entrega de mamparas separadoras llegadas desde Logroño en diez municipios:  Hospital Puerta de Hierro,  residencias de mayores y centros de atención sanitaria. Lo ha agradecido sobremanera  ASPAYM, residencia de lesionados de médula ósea y la Residencia Monte Salud, en Las Rozas.

- Finalmente, de momento, por aquello de "Finis coronat opus" o, como broche de oro a esta acción solidaria, el Club Rotario de Pozuelo de Alarcón se ha metido en una macro operación de "Patata Solidaria", 25.000 kilos, que vamos  a entregar en esta primera semana de junio en distintas parroquias de Pozuelo, Las rozas y comedores sociales de Entrevías, Aluche, Parroquia de San Juan de Dios en Vallecas, Caritas de Boadilla, Caritas San Vicente de Paul, etc. entre otras.

Traemos las patatas  del norte de Palencia. Y contamos también para esta  distribución desde una nave que nos presta la ONG Kelisidina Ayuda en el  P. E. Ventorro del Cano de Boadilla, con la ayuda de Protección Civil de este municipio y mucho voluntariado. El resto irá para  El Banco de alimentos sito en Merca Madrid.

Expresión de dos deseos para acabar y dos preguntas para reflexionar.

Que nadie pierda la esperanza. Que nadie en España pase hambre.

¿Nos hará este virus más iguales? ¿Será la solidaridad el lado bueno de esta pandemia?   Ω

Más artículos

Un premio lleno de orgullo

01-09-2016 10:23 p.m.

Un pasillo de oro

14-06-2016 10:18 a.m.

Voluntarios medioambientales

03-03-2016 1:34 p.m.

Entrene su cerebro

07-03-2015 12:19 p.m.