Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

ABRIL 2021  /  LA CONSULTA DEL DOKTOR CASTELLS

La primera palabra

18-04-2021 10:46 a.m.

Por Jesús Castells

¡Dios! Me parece que nos estamos alejando del camino. No sé si tenéis esta misma sensación.  Vivimos tiempos convulsos, momentos llenos de incertidumbre y desasosiego. Nuestros gobernantes están muy ocupados en salvarse, enriquecerse y hace tiempo que poco o nada nos representan. Nos mienten con tanta impunidad que su palabra ya no tiene valor. Hace falta tomar las riendas. Hace falta regenerar el tejido dañado. La solución pasa por un buen raspado, una exfoliación que deje paso a células nuevas. Sí, estoy llamando a la rebelión. A la rebelión del liderazgo, a la rebelión de las buenas personas. A la rebelión del sentido común, a la rebelión de sentirnos una raza que evoluciona como seres humanos. Muchos habéis perdido la fe, me consta. Y no os culpo. Pero estamos es ese preciso momento en el que si traspasamos la delgada línea roja es posible que ya no haya marcha atrás. Te propongo un sencillo plan en cinco pasos para retomar el mando:

Dale otra oportunidad a Dios. Deja que entre en tu vida. Aunque no tengas o hayas perdido la fe, búscale en los demás, busca lo que representa y encuentra sosiego en el amor. De momento esto es suficiente. Los creyentes tenemos una percepción de la realidad distorsionada para bien, para erradicar la maldad de nuestros actos y pensamientos, o por lo menos eso es lo que intentamos, ser mejores personas cada día. El amor siempre vencerá. Si ponemos amor en nuestras vidas somos invencibles. No es fácil hacerlo con la que está cayendo, pero inténtalo. Cuando te agarras a Dios y él guía tu vida, eres más fuerte.

Toma el liderazgo. Deja de esperar y pensar en qué vendrá después, en qué se convertirá tu vida y créala tú, diséñala tú y ponla en marcha tú. Deja de ser una idea o un plan y conviértete en un hecho, en una realidad. Tú tienes que dar ese primer paso para convertirte en dueño de tu destino. Si no lo haces, otros lo harán por ti. El liderazgo personal es una pequeña revolución de cada uno. De atar en corto a tu caballo y que te lleve a donde quieres ir. 

Da ejemplo. Después de más de veinte años trabajando en multinacionales dirigiendo equipos, después de más de quince años como padre de tres hijos, después de más de trece años dando clase en la universidad, me sigo considerando un aprendiz. En todo este largo o corto recorrido, según se mire, hay algo que es una evidencia para mí. Dar ejemplo es la única forma de liderar: hacer lo que predicas y demostrarles a los demás que eres el primero en hacerlo. No hay más secreto. Lo de “hijos míos, haced lo que yo digo, no lo que yo hago” está muy extendido en política, pero no funciona. Si quieres que vuestros hijos lean, te tienen que ver a ti leyendo. Si piensas que tus trabajadores van a estar trabajando de sol a sol mientras tú estás jugando al golf o en República Dominicana, ¡vas listo, pichón! La figura del líder es el reflejo de las organizaciones, de las empresas, de las familias, de los grupos. Las empresas son personas, y las personas son dúctiles y permeables a lo que el jefe haga, para bien o para mal. Si pretendes que la gente trabaje mucho tienes que ser el primero que entre en la oficina y el último en salir. Pero ojo, no puedes pretender que las personas que trabajen contigo concilien su vida personal y profesional si tú eres el primero que no lo haces. Si no respetas tu tiempo tampoco respetas el suyo. Se puede trabajar mucho y llevar tu parte de la familia, eso sí, no desde una oficina de forma permanente. Tendrás que ofrecer teletrabajo o flexibilidad horaria.

¿Estás pensando que la honestidad, la responsabilidad y el esfuerzo son capacidades que tus colaboradores y tus hijos no tienen desarrolladas en el mismo grado que tú? y que por mucho que lo demuestres, no calan. Pues bien, esto es una larga carrera de fondo y empieza desde el mismo momento en el que nacen o los incorporas a tu empresa con una selección de personal. Para poder llegar a ser como tú quieres que sean, tienes que crear o buscar personas que tengan los valores que necesitas y que bien, educando o regando sean capaces de crecer. Es decir, tienes que crear o buscar plantas con capacidad de crecimiento, abonarlas, regarlas y exponerlas al sol para que puedan llegar a ser como tú. Tienes que desarrollar tu propia capacidad de vislumbrar el potencial de las personas, y una vez más, esto se consigue con buen ojo y experiencia. Mi amiga Rosa les hace 4 preguntas a los inquilinos que pretenden alquilar alguno de sus pisos y con eso valora si existe riesgo de impago, vandalismo o cualquier otra causa que desaconseje el arrendamiento. Fijaos el símil, está metiendo en su casa a gente que a priori no conoce, con todo lo que implica. Obviamente existen especialistas de la careta y es difícil a veces detectarlos al principio, pero con el tiempo se delatan ellos solos, lo importante es que no sea tarde para sacarlos y que haya mecanismos para hacerlo. No pasa nada por equivocarse, lo suyo es ir aprendiendo e ir incorporando más preguntas, más variables a considerar antes de aceptar. 

Acompañar en el camino es el siguiente requisito imprescindible. Por muy bien que eduques o hayas elegido a un miembro de tu equipo si no das “feedback”, si no corriges o alabas las diferentes actuaciones o decisiones a lo largo del tiempo, no estarás moldeando ni regando el árbol. Es necesario hacerlo de una forma constante, pero sin ser visto. Me explico, las personas no se hacen responsables si les acostumbras a tomar sus propias decisiones y a evitar que se equivoquen. Tienen que errar como parte del aprendizaje. Tu labor es estar cerca para que el niño que camina por lo alto del muro no se abra la cabeza, pero es necesario que se caiga y se haga daño para que aprenda. De los libros aprenden muy poco, porque no los leen. 

No dejes de aprender. Conócete a ti mismo. No existe mejor universidad que uno mismo. Uno experimenta a lo largo de su vida muchas sensaciones, acumula muchas experiencias y obtiene mucha sabiduría de lo que le gusta y no le gusta. Si te ha parecido mal que te griten, ¿por qué haces tú lo mismo? Por eso es imposible educar a los hijos para que no sean violentos si tú cada vez que le tienes que corregir lo haces con una colleja o una torta. Si no te gusta que te insulten, no lo hagas. Para poder ser un buen ejemplo es necesario estar continuamente midiéndose. Recapitular cada conversación, cada acción, cada reunión y valorar si lo que has hecho pasaría tu propio filtro. Al principio es duro, muy duro. Te creías mejor de lo que eres, pero no pasa nada. Si en tu ánimo está ser mejor cada día, no cejes en el empeño, sigue midiéndote y sigue corrigiendo. Y si tienes que pedir perdón, hazlo sin miedo. Todos nos equivocamos. Y te hará mucho más humano a sus ojos y ellos a su vez serán más humanos, porque nuevamente seguirán el patrón. Otra cosa será cuando nos toque liderar robots o humanoides. Como el oráculo, te tocará dirimir e intermediar en los conflictos. Cuanto más claro tengas el criterio y cuanto más justo seas, mejor te irá. Recuerda que para ellos eres el ejemplo, ellos te estarán mirando en todo lo que hagas y lo que no hagas. Ellos estarán muy atentos en todo lo que digas y lo que no digas. Todo tu comportamiento es objeto de estudio por su parte porque para ellos eres la referencia. Dejar que el tiempo resuelva tus problemas funciona en muy pocas ocasiones. Si ante una discriminación no reaccionas o actúas la estás consintiendo y pasarás de ser espectador a cómplice. Y aquí viene la ingrata labor de ser juez, que tienes que ir corrigiendo determinadas actitudes o comportamientos que no quieres que proliferen en tu casa o en tu organización, porque si no lo haces, ya sabes que a nadie le gusta que le digan lo que han hecho mal, entrarás en el conflicto con la víctima, que no entenderá que no le hayas defendido. Dar buen ejemplo es extremadamente difícil y no es algo que se pueda uno quitar y poner cuando estás en la oficina o fuera de la misma. El que es líder lo es siempre, para bien o para mal. La gestión de las emociones propias y de las personas cada día toma mayor relevancia. El desarrollo de la inteligencia emocional es necesario para gestionar mejor. Tuve un jefe que no empezaba ninguna reunión en la que hubiera alguien en conflicto con él por el motivo que fuere. Decía que una persona con la que te vas a reunir para acordar algo es imposible que esté receptiva o acepte de buen grado lo que allí se decida si entre ellos había un conflicto latente, fuera de la índole que fuera. E instaba a todo el mundo a resolverlo previamente, es más no celebraba la reunión hasta que esto no estuviera hablado. Y obviamente hay cosas que no se pueden solucionar inmediatamente, pero se acordaban plazos para su resolución. Y las que eran irresolubles, se zanjaban. Por eso insto mucho a pensar a las personas con ambición desmedida ¿para qué quieres ser jefe o meterte en política? Si es para hacer crecer tu ego, tu bolsillo, tu poder, mejor dedícate a otra cosa porque estás jugando con personas y para mí son palabras mayores, esto es un deporte muy duro. La época de la esclavitud ya pasó, la mafia, la corrupción no son ejemplos a seguir. El egoísmo de los malos líderes, primero yo y luego yo lo acuñan la mayoría. Primero ellos y después (si queda algo) para los demás. Perdonad que os mente otra vez a los políticos, ¿no debería de ser éste su trabajo? ¿No son representantes del pueblo? Para qué se meten a políticos si no es para hacer el bien a la comunidad, si fuera por mi amiga Rosa no pasaba ni uno el corte. Para ser un buen líder hay que ser muy valiente, muy coherente y sobre todo muy buena persona. Para ser un buen profesional hay que ser buena persona previamente, no hay atajos. Esto no es negociable. Es absolutamente incompatible ser un buen jefe y no ser una buena persona. Lo tengo claro como el agua. Un líder con alma tiene que ser primero buena persona. Y una buena persona sólo quiere para los demás lo que le gustaría para él, incluso en ese orden, primero para los demás y luego para él. Porque, aunque no lo creáis, esto también es placentero para alguien bueno. 

Todos nosotros, los que hacemos posible este número 100 de Pozuelo IN queremos seguir con la ilusión del primer día, queremos seguir acompañándote, informándote, entreteniéndote e inspirándote. Queremos renovar nuestro voto y seguir sumando. Sabéis que lo hacemos con mucho amor y mantendremos el rumbo con la firme decisión de dar ejemplo y seguir creciendo. Si a esto le seguimos sumando vuestro apoyo incondicional y el de todos los que vendrán, acabaremos siendo una montaña de buenas personas liderando un cambio necesario para devolver el protagonismo al ser humano, al buen ser humano. Ahora querido lector, te vuelve a tocar a ti. Tú tienes la primera palabra.   Ω

______________

Jesús Castells es profesor en ESIC, consejero en EDVE Escuela de Ventas y autor del libro “Josdeputaaa!!! Me han “echao”! de la Editorial La Esfera de los Libros, de venta en las mejores librerías y en plataformas digitales.

Josdeputaaa!!! Me han “echao”! 

También es el autor del libro “Emprender a hostias” de venta exclusiva en Amazon.

Emprender a hostias

Jesús Castells en Instagram 

Pozueloin: Usted, ¿de qué se queja?

EXPRESA LIBREMENTE TUS OPINIONES EN EL BUZÓN

EL Buzón De Pozuelo IN

VECINOS DEMANDAN UNA FUENTE EN EL PARQUE RUPERTO CHAVARRI

Por Sergio Magdaleno - Buenos días, les escribo porque después de hablarlo con varios vecinos …

FALTA DE CÁMARAS DE VIGILANCIA EN LA CALLE TAHONA

Por P. S. - Hola, les escribo porque en la calle Tahona de Pozuelo hay …

abril 2021

NÚMEROS ANTERIORES:

2021 2020 2019 2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012

Artículos relacionados

 1

 LA CONSULTA DEL DOKTOR CASTELLS Mujer emprendedora, vale por dos

 2

 COMENTARIOS PERSISTIRÉ

 3

 COMENTARIOS NOS FALTA VALOR

 4

 LA CONSULTA DEL DOKTOR CASTELLS Prohibido contratar a mayores de 50 años

 5

 COMENTARIOS UNO DE LOS NUESTROS