Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

JULIO-AGOSTO DE 2022  /  LA BUENA VIDA

TÁNGER: CÓCTEL DE FICCIÓN Y REALIDAD

15-07-2022 10:32 p.m.

Por Alberto Gómez Font

Una noche en el bar La Mala Fama (Madrid, 1990), donde yo oficiaba como barman los miércoles, Alberto García Alix (uno de los socios del negocio) me contó que iba a sacar una revista titulada «El canto de la tripulación», en la que participaríamos los «tripulantes», que éramos un grupo de personajes capitaneados por él, y me pidió que me inventase un cóctel para publicarlo en el primer número de la revista. No me limité a crear un nuevo trago, sino que lo presenté con un texto, un relato breve titulado «Cóctel tánger», en el que además de la bebida me inventé un personaje: el barman judío tangerino Isaac Toledano.

En los siguientes dos números de «El canto de la tripulación» aparecieron otros dos  relatos míos titulados «Cóctel antifaz» y «Cóctel cabo espartel», en los que Isaac Toledano seguía apareciendo como barman del bar del Hotel El Minzah. Continué escribiendo historias con ese personaje y al cabo de cinco años apareció el libro «Cócteles tangerinos», gracias al buen oficio de mi amigo Saíd Messari que se encargó del diseño, maquetación, gestiones con la imprenta... En aquella primera edición había diez relatos, y lo más importante: un prólogo firmado por el tangerino Emilio Sanz de Soto.

La fiesta de presentación, el miércoles 28 de junio de 1995 a las 21.30 h, fue muy bonita; gracias a Fernando Pacheco, Alaska nos prestó la sala Morocco, y actuaron como padrinos míos Pedro García Domínguez y Alberto García Alix. Ese día comenzó a comentarse algo que todavía hoy da que hablar: ¿es —o era— Isaac Toledano un personaje real? Y la causante de esos rumores fue la tarjeta de invitación para esa fiesta, en la que decíamos: 

«Alberto Gómez Font, Saíd Messari, Isaac Toledano y la Dirección de la Sala Morocco, tienen el gusto de invitarle a tomar un cóctel y brindar a la salud de Tánger y del libro Cócteles Tangerinos».

No fueron pocas las invitadas y los invitados que preguntaron si Isaac Toledano estaba en la fiesta... 

Dos años después, en mayo de 1997, mi amiga Cecilia Fernández Suzor (entonces directora del Instituto Cervantes de Tánger) y mi amigo Philippe de Vizcaya (entonces director del Hotel El Minzah, en Tánger) organizaron una «soirée» en el jardín del Hotel El Minzah titulada «Conferencia Cóctel», en la que ellos dos y yo pronunciamos unas palabras de presentación de la edición especial —patrocinada por el hotel— de mi libro, y luego yo. ataviado con mi chaquetilla de barman,  preparé el cóctel Tánger. También ese día hubo gente que preguntaba si estaba Isaac Toledano entre los asistentes...

Veinte años después una pareja de granadinos que tenían una editorial llamada Lápices de Luna, me ofrecieron volver a editar mi libro; yo acepté muy gustoso y les dije que había que añadir los doce nuevos relatos (en total serían 22 cuentos) que escribí desde 1997, en los que Isaac Toledano seguía teniendo un papel importante. Así fue como el 10 de mayo del 2017 se presentó en Tánger la tercera edición, titulada «Cócteles tangerinos de ayer y de hoy», con prólogo de mi amigo tangerino José Ramón da Cruz. De los preparativos se ocupó mi hermano tangerino Farid Othmán-Bentría Ramos, que montó una «coctelería efímera» en uno de los salones más bonitos del Hotel Continental. Hablamos en ese acto él, Javier Valenzuela, los editores y yo, que volví a vestir mi chaquetilla de barman y volví a preparar el Cóctel Tánger para brindar con los asistentes.

En aquella reunión de amigas y amigos en el Hotel Continental también circularon rumores sobre la asistencia al acto del barman Isaac Toledano, que, ya jubilado, seguía viviendo en Tánger.

Toda esta intrahistoria del libro «Cocteles tangerinos» la escribí tras leer un post en la página de Facebook del grupo «Siempretanger», firmado por Antonio Aragüez Vela, y publicado el 6 de abril del 2021, en el que el autor cuenta lo siguiente:

«El rincón del piano en el Caid's bar, en el Hotel El Minzah (calle Libertad, Tánger).

Sir Harry Mc Lean, un oficial escocés al que le gustaba tanto tocar la gaita como el trasero de las señoras. Es curioso que hacía lo primero, con asiduidad, en la corte del sultán Moulay Hassan y su sucesor Moulay Abdelaziz, adornando su cabeza con un fez y mezclando una chilaba con el tartán escocés del clan Mc Lean. Un tipo muy alto y fornido que se convirtió en instructor militar de la corte alauita, y cuyo retrato presidía el Caid's bar del Hotel El Minzah, a decir de muchos el auténtico 'Rick's Café' de la película 'Casablanca' (por lo visto todos los bares de Tánger se otorgaban esa medalla).

Desde su retrato decorativo (no sé cuánto ha o si actualmente ha desaparecido) Sir Harry Mc Lean ya no contempla apátridas o nazis, ni tampoco escucha al piano la vieja canción tocada por Sam, sino únicamente alguna antigua composición de Cole Porter que se mezcla con el ruido de las cocteleras en agitación o de cualquier otra música de ascensor que sea susceptible de acompañar un buen combinado, a veces peligroso cuando produce, con su abuso, inhibiciones, delirios y alucinaciones. 

»De esto último sabía mucho el barman Isaac Toledano, que mantenía desde el Caid's una dura pugna con el Bar Parade, otro local presidido en su decoración por una curiosidad, en este caso, un zapato de raso color granate perdido durante alguna noche de pasión por la actriz Tallulah Bankhead. 

»Medio vaso de Jack Daniel's, un cuarto de Grand Marnier, otro cuarto de jugo de naranja y dos golpes de angostura. Ese era el tánger, cóctel cuyo golpeo con los hielos en la coctelera de metal parecía dar ritmo de maraca y mambo, que presagiaba alguna locura en caso de exceso.

»Pero ya no lo prepara con maestría Isaac Toledano, sino que lo heredó un joven marroquí de Malabata al que le daba igual un gin fizz que un colacao. Pero da igual porque a partir del tercer vaso del afamado Tánger (mirando el retrato del insigne militar entre nebulosas etílicas) lo más probable es que alucinaran, oyeran y vieran a un militar escocés dándonos la lata con su gaita y su ‘tarbuch’».

Terminada ya la historia, invito a las lectoras y los lectores de Pozuelo In a brindar por Isaac Toledado con su cóctel tánger: 

½  parte de bourbon Jack Daniel's

¼  parte de Grand Marnier

¼ parte de jugo de naranja

2 golpes de Angostura   Ω

Más artículos

RIÑONERA

08-11-2022 4:06 p.m.

RESTAURANTE CASA LUIS

12-01-2022 10:08 a.m.

De Pozuelo a Boadilla

15-04-2015 2:36 p.m.

Por tu salud, cuídate

06-03-2015 1:37 p.m.

Pozueloin: Usted, ¿de qué se queja?

EXPRESA LIBREMENTE TUS OPINIONES EN EL BUZÓN

EL Buzón De Pozuelo IN

REFORMA EN LA AVENIDA DE EUROPA

Buenos días. Soy vecino de la avenida de Europa numero 42 de Pozuelo de Alarcón, …

FAROLAS ENCENDIDAS A LAS 3 DE LA TARDE

Un vecino de Pozuelo de Alarcón nos escribe al buzón de Pozuelo IN:

"Farolas encendidas …

julio-agosto de 2022

NÚMEROS ANTERIORES:

2022 2021 2020 2019 2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012

Artículos relacionados

 3

 LA BUENA VIDA EL TRAGO DE LOS AEROPUERTOS

 4

 LAS BUENAS MANERAS RIÑONERA

 5

 LAS BUENAS MANERAS SOBRE LAS CAMISETAS DE TIRANTES