Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

ABRIL DE 2022  /  ENTREVISTAS

JAIME GELABERT, JOCKEY: “HABLO CADA DÍA CON MI CABALLO COMO SI FUERA UNA PERSONA”

10-04-2022 3:51 p.m.

El apellido Gelabert es toda una leyenda en España en el mundo de las carreras de caballos.

Por Germán Pose / Imágenes: Ricardo Rubio - El abuelo de Jaime fue Bernardo Gelabert, jinete en los años 60 y 70; pero su bisabuelo fue Máximo Beguiristáin, uno de los jockeys más populares de la posguerra. Tolo Gelabert, padre de Jaime, ganó tres veces la estadística de jockeys en los años 80 y fue segundo en otras tres. Fue el primer jockey de Mendoza y de Rosales, las dos grandes cuadras de su tiempo.

Los Gelabert son una familia muy ligada a Pozuelo de Alarcón, donde hay una gran afición a las carreras. Ahora, el heredero es Jaime, quien a sus 25 años, destaca como uno de los jockeys más importantes del planeta del turf.

—Montas casi desde que estabas en el vientre de tu madre

Empecé a montar desde los 7 años. La afición la tengo de toda la vida. Mi padre era jockey, mi abuelo era jockey, mi hermana era amazona. Mi familia entera está dedicada al mundo del caballo y se crio dentro del hipódromo.

—¿No tenías en la cabeza otro tipo de deporte?

Hasta los 14 años estuve jugando al futbol, en el Aravaca C.F. Empecé a montar con 7 años, pero en hípica. Yo saltaba con los caballos. Cuando empecé en el hipódromo dejé el fútbol. Pasados dos años, a los 16, debuté por primera vez.

—Vives en Aravaca desde siempre pero tienes mucha relación con Pozuelo.

Sí, vivo en Aravaca con mi familia, pero en Pozuelo y Húmera tengo mucha relación con todos los aficionados a las carreras de caballos.

—¿Qué ambiente recuerdas de niño en tu casa?

Cuando apenas tenía un año, el Hipódromo de la Zarzuela se cerró por problemas internos. Se cerró 9 años y mi padre se vio obligado a abandonar el mundo de los caballos y las carreras. Yo recuerdo que cuando había cenas familiares, nos juntábamos todos a hablar de carreras antiguas. Es un tema que siempre ha estado presente en mi casa. Una vez se reabrió el hipódromo mi padre volvió a montar también. Yo siempre le seguía en las carreras. Mi hermana y él llegaron a coincidir. Toda la afición viene de familia. Siempre he mamado de ello

—¿Qué te comenta tu familia cuando empezaste a montar? ¿Qué consejos te dieron?

Empecé a montar con 7 años con mi padre en el club Puerta de Hierro de Madrid donde él daba clases. Él nunca nos ha metido la presión por montar a caballo. Siempre hemos sido nosotros los que hemos recogido la afición y hemos querido acompañarle en este mundo.

—¿Tu hermana Lucía sigue montando pura sangres?

Montaba, ella era amazona. Ellas no son profesionales, solo lo hacen por afición. Ahora ha tenido una hija y otro trabajo y lo acabó dejando.


—Una vez eres jockey profesional. ¿Cuáles son las orientaciones clave que te da tu abuelo o tu padre?

Siempre que hago una monta mala, mi padre me lo dice. Puedes haber ganado una carrera habiendo hecho una monta mala, es independiente una cosa de la otra. Él siempre me da consejos acerca de cómo podría haber hecho las cosas. Los consejos más importantes que me ha dado siempre mi padre han sido que haga caso a las instrucciones de mi entrenador. Es un buen consejo, si hace lo que el entrenador te indica te seguirá dando montas (carreras) y podrás competir para él.

—¿Qué responsabilidad tiene el animal a la hora de correr?

El 80% forma parte del animal y el 20% restante es el jinete. Si el caballo no marcha da igual quien lo monte. El problema surge cuando el caballo es bueno pero no ganamos las carreras. Puede ser que partas último y te encuentres con una victoria, pero cuando partes favorito tienes que ganar siempre. El mejor jinete es el que no pierde con un caballo que tiene que ganar.

—¿Y qué hay que hacer para que te den un buen caballo?

Tienes que demostrar que eres bueno. En el mundo del turf no ocurre como en el fútbol o en baloncesto en los que hay categorías inferiores. Aquí no. Una vez empiezas a montar entrenas y compites con gente que ya lleva 30 años montando. La ayuda que te dan es un descargo, el peso del caballo es menor con respecto al resto.

—¿Qué es un hándicap?

El hándicap es una forma de equilibrar las carreras. Dependiendo del valor que tenga llevará un peso u otro.

—¿Cuál es la mejor edad para ser un buen jockey?

Yo creo que de los 30 a los 35. Todavía estás muy bien físicamente y tienes más conocimiento que cuando tenías 20 años. Sabes lo que hace el caballo, te compenetras mejor y tu cuerpo puede soportarlo perfectamente.

—Entonces, estamos a la espera de que llegue el mejor momento de Jaime Gelabert, ¿no?

Sí, todavía puedo seguir mejorando.

—¿Qué edad tienen ahora los mejores jockeys y quiénes son?

Borja Fayos (español) y Václav Janácek (checo) -38 años los dos- Ricardo Sousa -28 años- José Luis Martínez -52 años-.

—¿Con 20 años se puede destacar como jockey?

Si eres muy bueno sí. Yo debuté con 16 años y competí durante 4 años. En ese tiempo tienes que haber demostrado que sin descargo (menor peso en el caballo para que lo monte un aprendiz) puedes competir con los de arriba.

—Para prosperar o progresar, en tu caso, ¿te ha servido mucho el nombre?

Para arrancar me cogió Jorge Rodríguez, y tuve que demostrar lo que valía, el nombre no significa nada.


—¿Cómo es tu relación con todos los caballos que montas?

Trabajo con una cuadra con la que tengo contrato. Hay unos caballos con los que yo tengo que correr porque así lo dice mi contrato, con esos sí que tengo relación porque entreno con ellos diariamente y los conozco. Son como personas. El problema está en el momento que tú vas a competir y te asignan un caballo que no entra dentro de tu contrato.

—¿Qué dificultad ves en competir con un caballo que nunca has visto y te acaban de presentar?

Para ser un buen jockey tienes que adaptarte rápido al caballo y saber lo que llevas debajo. Sobre todo, cuando no conoces un caballo aparece la figura del preparador. Él tiene que explicarte lo que quiere de ese caballo, cómo es ese caballo, qué virtudes y defectos tiene. etc.

—¿Lo idóneo es tener una relación diaria con ese caballo?

Hay algunos que sí y otros que no.

—¿Qué tipo de comunicación existe entre un caballo y un jinete?

Cuando vas al box, yo hablo con ellos (entre risas). Le saludo, hola buenos días, ¿cómo estás bonito? Y le acaricio y le susurro cosas. Y él me entiende y creamos un vínculo especial. Al fin y al cabo, convives diariamente con ellos. Son como personas.

—¿Tienen confianza contigo?

Ellos son muy asustadizos, son animales de huida, su única defensa es correr. Tienes que transmitirles tranquilidad ante cualquier estímulo del exterior. Acariciarles, peinarles. Que sientan la calma y ser ese punto de relajación.

—¿Cómo definirías a un caballo?

Un caballo es un atleta, un deportista. Viven para ello, viven para correr (pura sangre).

—¿Cuál es tu estilo de montar?

Cada uno tiene un estilo montando: hay jinetes agresivos, jinetes más tranquilos, etc. Mi estilo siempre ha sido la paciencia, creo que es lo que más premia en este deporte. Lo que intento en una carrera es que el caballo vaya lo más relajado posible y así en la recta poder dar lo máximo del caballo.

—¿Se sigue usando fusta y espuela o está mal visto?

Espuelas están prohibidas, ya no se usan. La fusta hoy es un recurso muy limitado, y estoy muy de acuerdo. Hoy en día las fustas son mucho más blandas y suaves. Han limitado la manera de tocar al caballo y como máximo hay que dar 5 fustazos por debajo del hombro, si no es sancionable. El látigo es un estímulo no un castigo.

—¿Por qué corre más un caballo que otro?

Porque son como personas, cada caballo tiene sus características.


—¿Qué diferencia hay entre un pura sangre y otro que no lo es?

El caballo pura sangre es muy noble. Dicen que es más nervioso y es verdad, las competiciones pueden alterarles. Sin embargo, el tiempo para domar un pura sangre es de dos años. Con el resto de las razas de caballo no pasa.

—¿Un caballo de élite cuanto puede costar?

Un caballo bueno que compita ha llegado a costar 10 millones de euros. El precio de los caballos depende de sus padres. Cuando sus ascendientes han sido buenos corredores o de buena familia el precio del caballo sube.

—¿El turf es un deporte limpio?

En el turf no hay amaño alguno, ni de apuestas ni de nada. Somos limpios y nobles, seríamos los más perjudicados

—¿Quien corre más una yegua o un potro?

Siempre se ha dicho que la que más corre es la yegua.  La yegua que es buena es muy buena. El Arco del Triunfo, que es una de las carreras más importantes del mundo que se celebra en París, la han ganado muchas yeguas.

—¿Tú que prefieres?

Depende, las yeguas suelen ser más exquisitas, hay que tener más mano con ellas y ser mas tranquilo en su trato, pero no tengo preferencia.

—¿Cuál es el peso ideal de un jockey?

En torno a los 54 kg. Yo ahora peso 53.

—¿Cómo te preparas para mantener el peso y para estar bien físicamente?

Entre semana por las tardes voy al gimnasio, juego al fútbol, al pádel. Intento moverme para sudar y ponerme en forma. Por la mañana no te vale en la carrera. Yo intento comer sano, puedo comer de todo, pero siempre trato de controlar la cantidad.

—¿Tus amigos tienen que ver con el mundo de los caballos?

Tengo amigos que trabajan de camareros, de barrenderos y luego tengo amigos herradores que compiten conmigo, corren conmigo etc.

—¿Qué tal tus estudios?

Dejé los estudios cuando terminé la ESO. Mis padres se lo tomaron bien porque dejé los estudios por un buen motivo. No dejé de ir a clase para pasármelo bien con mis amigos o estar dando vueltas por casa. Si dejé las clases un jueves me puse a trabajar un viernes.

—¿Siempre has ganado dinero?

Yo vivo con mis padres, pero ayudo en casa. Gano lo suficiente para poder aportar a la economía de la familia.

—¿Cuál es tu palmarés?

Yo, al principio, en mi primer año solo hice 15 carreras. A partir de mi segundo año, corría entre 250 y 300 carreras al año. En total habré hecho más de 2000 carreras. He ganado unas 200 de todas ellas, un 10% aproximadamente. Es un porcentaje bueno.

—¿Cuáles han sido tus premios más valorados?

El premio de Sanlúcar de Barrameda, carreras en la playa; el Derbi (3 veces) que es la carrera más importante de caballos de 3 años y el Antonio Velasco.

—¿Quién es tu ídolo en el mundo del turf?

José Luis Martínez y el francés Olivier Perrier

—¿En qué carrera te gustaría competir fuera de España?

En El Arco del Triunfo de París, no es la que más dotación te da, el ganador percibe unos 3 millones de euros, pero es la carrera que más prestigio otorga al vencedor.

—¿Y en Inglaterra?

Tienes el Derby Depson y el Grand National, pero es una especialidad diferente, con obstáculos, yo solo compito en liso.

—¿Qué requisitos necesitas para poder participar en un gran premio de los que has mencionado?

Hay que tener la suerte de que en España salga un gran caballo y puedas llevarlo a competir a esos premios

—¿Cuál es tu gran sueño como jockey?

 Quiero ganar todos los grandes premios de España como el Gran Premio de Madrid y la Copa de Oro de San Sebastián, y a nivel internacional poder ganar algún premio en el extranjero. Y si fuera el Arco del Triunfo me sentiría el hombre más feliz.   Ω

Más artículos

CARNAVAL PA TI

11-02-2024 1:57 p.m.

DATE UN CAPRICHO Y CUIDATE

08-11-2022 6:14 p.m.

Nos vamos al teatro

13-10-2014 8:35 p.m.

Directorio de Salud en Pozuelo

01-09-2014 1:44 p.m.

Y tú, ¿qué cuentas?

28-08-2014 5:10 p.m.