Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

¿Afecta la variante británica del coronavirus a nuestras mascotas?

27-03-2021 9:34 a.m.

(2)

Según informa la revista Science las variantes del COVID también suponen un riesgo para las mascotas

Las variantes de SARS-CoV-2 que siguen surgiendo no son solo un problema humano. Dos informes publicados la semana pasada han encontrado la primera evidencia de que los perros y los gatos pueden infectarse por B.1.1.7, una variante reciente del coronavirus pandémico que se transmite más fácilmente entre las personas y también parece más letal en ellas. Los hallazgos marcan la primera vez que una de las diversas variantes principales de preocupación se ha visto fuera de los humanos.

B.1.1.7 se identificó por primera vez en el Reino Unido y ahí es donde se encontraron algunas de las mascotas infectadas por variantes. Los animales del Reino Unido sufrieron miocarditis, una inflamación del tejido cardíaco que, en casos graves, puede causar insuficiencia cardíaca. Pero los informes no ofrecen pruebas de que la variante del SARS-CoV-2 sea la responsable, ni de que sea más transmisible o peligrosa en los animales. “Es una hipótesis interesante, pero no hay evidencia de que el virus esté causando estos problemas”, dice Scott Weese, veterinario de la Universidad de Guelph en Ontario Veterinary College en la que es especialista en enfermedades infecciosas emergentes.


Hasta ahora, el impacto de estas variantes en las mascotas no está claro. Aunque llevamos más de 120 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo, solo un puñado de mascotas ha dado positivo al SARS-CoV-2 original, probablemente porque nadie los está vigilando. Las mascotas infectadas parecen tener síntomas que van de leves a inexistentes, y los expertos en enfermedades infecciosas dicen que es probable que los animales de compañía desempeñen un papel pequeño, si es que tienen alguno, en la propagación del coronavirus a las personas.

Las nuevas variantes podrían cambiar esa ecuación, dice Eric Leroy, virólogo del Instituto Nacional de Investigación para el Desarrollo Sostenible de Francia que se especializa en enfermedades zoonóticas. En uno de los nuevos estudios, él y sus colegas analizaron las mascotas admitidas en la unidad de cardiología del Ralph Veterinary Referral Center en las afueras de Londres. El hospital había notado un fuerte aumento en el número de perros y gatos que presentaban miocarditis: de diciembre de 2020 a febrero, la incidencia de la afección saltó del 1,4% al 12,8%.

Eso coincidió con un aumento de la variante B.1.1.7 en el Reino Unido. Entonces, el equipo, dirigido por el veterinario Luca Ferasin, jefe del servicio de cardiología del hospital, examinó 11 mascotas: ocho gatos y tres perros. Ninguno de los animales tenía antecedentes de enfermedad cardíaca, pero todos habían presentado síntomas que iban desde letargo y pérdida de apetito hasta respiración rápida y desmayos. Las pruebas de laboratorio revelaron anomalías cardíacas, incluidos latidos cardíacos irregulares y líquido en los pulmones, todos los síntomas observados en casos humanos de COVID-19.

COMENTARIOS

no hay comentarios

Añadir un comentario

Deja tu comentario aquí:
Pozueloin: Usted, ¿de qué se queja?

EXPRESA LIBREMENTE TUS OPINIONES EN EL BUZÓN

EL Buzón De Pozuelo IN

VECINOS DEMANDAN UNA FUENTE EN EL PARQUE RUPERTO CHAVARRI

Por Sergio Magdaleno - Buenos días, les escribo porque después de hablarlo con varios vecinos …

FALTA DE CÁMARAS DE VIGILANCIA EN LA CALLE TAHONA

Por P. S. - Hola, les escribo porque en la calle Tahona de Pozuelo hay …

enero de 2022

NÚMEROS ANTERIORES:

2022 2021 2020 2019 2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012