Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

SEPTIEMBRE DE 2021  /  #MEMORIAHISTORICA

LA POSIBLE FUNDACIÓN DE POZUELO

14-09-2021 6 p.m.

Por Santiago Gómez Lozano

Como complemento al artículo “LA POSIBLE FUNDACIÓN DE POZUELO” publicado por nuestro vecino el profesor don Domingo Domené en el número 101 de POZUELO IN en el que sugiere el posible origen árabe de nuestra villa  basado en un estudio inédito sobre las Relaciones Topográficas de Felipe II, realizado por don Ángel Montero Sánchez  quisiera ampliar lo que ahí se dice y aportar algún dato anecdótico y significativo.

Las antiguas familias de este pueblo conocemos la existencia de numerosas cuevas y galerías subterráneas, bien por lo contado por nuestras familias, por haberlas visto -aunque sólo sea su tapiada entrada- o por ambas cosas a la vez.

En mi caso, después de oír tantas veces a mis abuelos y padres, la forma en que iban sus antepasados a misa a través de una galería subterránea desde su domicilio en la actual calle Luis Béjar hasta y atravesando la calle del Viento para desembocar en una cueva subterránea en las proximidades del actual altar mayor, tuve la suerte de ver algún trozo rehabilitado en casas antiguas, varias entradas a la iglesia en ruina, algunas tapiadas, y el encuentro con la cueva en el solar de la casa donde nací.

Seguramente, el final e irremediable abandono de su uso lo produjo la guerra civil. Cuando terminó la contienda, y debido a que fue primera línea de “la toma de Madrid”, Pozuelo estaba irreconocible y desolado. Las bombas habían arrasado casi todo, Iglesia, hogares, fábricas y campo, por tanto, también, una parte sin cuantificar de las cuevas. Se acabó el ir a pie bajo tierra, desde casa al altar mayor de la Iglesia.

En los años 70, cuando mis padres hicieron obras en el solar, apareció la entrada a la cueva donde nacía la galería subterránea. Estaba en un estado lamentable, tenía mucha humedad y era imposible entrar. El arquitecto que dirigía la misma, profesor Garijo, recogió algunos ladrillos y varios azulejos rotos con el fin de estudiarlos en la Escuela de Arquitectura, donde impartía clases. Unos meses más tarde, confirmó a la familia que eran “moros”. Ese estudio venía a decir que  la sugerencia hecha por el profesor Domené sobre el posible origen árabe de nuestra villa era posiblemente cierta.

Aproximadamente una década más tarde, cuando la empresa propiedad de Claudio Rivas, (D.E.P) amigo y después cuñado de mi hermano Paco, (apunto este dato para saber de dónde me viene la información), acomete la primera gran obra en la iglesia, sin esperarlo y por accidente, se abre un boquete en el piso del altar.

Hacen un agujero más grande, y con sorpresa, encuentran un gran sótano con huesos y 􀀀 antiguas tumbas, en estado ruinoso y con diversas entradas de galerías a la misma. Los responsables deciden no tocar nada, y por seguridad, ordenan taparlo con el escombro de la obra y hormigón.

La anécdota simpática y reciente con relación a estos hechos, se produce con las obras del aparcamiento de la Plaza del Padre Vallet, cuando los trabajadores juran que no saben por dónde les ha aparecido un conejo, que capturan y comen en hermandad.

Y la anécdota antigua y seria es la que contaba mi abuelo de cuando aún era chaval, debido al revuelo social creado: al desmontar para su traslado el antiquísimo cementerio de la iglesia, aparece en una de las tumbas, una niña incorrupta a la que las autoridades dispusieron enterrar en la capilla.

Por lo tanto, y dado el origen de nuestra villa, no hace falta hacer un gran esfuerzo para imaginar que donde hoy está la iglesia parroquial hubo una mezquita, con su correspondiente cementerio anexo, a la que por la superficie se llegaba a través de la calle del Alamillo y por vía subterránea a través de las numerosas galerías que desembocaban en ella. 

En definitiva: Pozuelo fue un asentamiento humano de origen árabe perturbado durante siglos por las guerras, y unas cuevas y galerías que sirvieron de despensa, para refugiarse, defenderse o atacar al enemigo.  Ω

Más artículos

Sandra Majada

14-03-2021 10:12 a.m.

TUpatria

11-12-2020 8:06 p.m.