Si continúa la navegación por nuestro sitio web estará aceptando nuestras condiciones, que puede consultar en:

SEPTIEMBRE DE 2021  /  ENTREVISTAS

IVÁN RODRÍGUEZ

14-09-2021 6:15 p.m.

La espiritualidad de uno de los grandes empresarios de Pozuelo

Probablemente si hablamos de Iván Rodríguez muchos sabemos quién es. Su padre fundó Ikasa, empresa que pasó a manos de sus hijos, siendo durante mucho tiempo Iván, el Consejero Delegado. A día de hoy se ha convertido en un referente de vivienda de calidad. Lo que pocos deben saber de él, es que Iván no es solo un hombre de negocios, es mucho más, es simpatía, generosidad, calma, paz, corazón... es espiritualidad y hoy hablamos con él para mostrarles el lado que realmente merece la pena conocer.

—Del mundo empresarial al mundo espiritual ¿Cuándo cambias tu camino?

Me empezó a interesar en el 2008/2010. Tuve una crisis personal que coincidió con la crisis económica aunque no tenía nada que ver la una con la otra.

—¿Por qué esa crisis existencial?

Se pueden producir por diversas maneras pero al final todas coinciden en lo esencial, de repente te das cuenta que todo lo que te han contado en tu vida sobre lo que es el mundo no va a ningún lado y llegas a la conclusión que debe de haber algo más.

—Eres un hombre de éxito ¿Es más fácil desde tu posición?

No, debo aclarar que el aparente éxito que he tenido en los negocios ha sido desde que empecé con la espiritualidad. La espiritualidad no es algo aparte, es parte de tu vida.

—¿Cómo te introduces?

Empecé a leer cosas. Un amigo me recomendó el libro “El poder de la hora”, después vinieron muchos otros, en ese momento necesitaba esa información y me llenó muchísimo y a partir de ahí me metí hasta el final, hasta el día de hoy. Era algo que necesitaba mucho en ese momento.

—¿Cómo plasmas esa espiritualidad en el mundo empresarial?

Es muy sencillo, la espiritualidad te da otra dimensión de lo que es la vida y le das sentido. Lo que no lo tiene es el mundo tal cual es, salir a sobrevivir, divertirse a ratos, sufrir la mayor parte del tiempo, no le contamos las cosas a las personas queridas pero seguimos sufriendo.... van pasando los años y llega un momento que te mueres, eso es la vida. Siempre nos dicen que debemos conseguir, luchar, ganarnos la vida y me pregunté que si iba a ser feliz así y la respuesta fue un no. No solo lo plasmas en el mundo empresarial, también en el familiar, en la amistad...

—¿Notas cambios?

Cuando realizas una actividad profesional estresado, con una ambición desmedida, con poca honestidad, cuando te guías por el egoísmo, no puedes ser feliz ni pueden salir bien las cosas.

—¿Qué es para ti la felicidad?

El estar completamente alineado contigo mismo y darte desde dentro hacia fuera. De esta manera le das un sentido a la vida que no te habían contado.

—¿Y la espiritualidad?

Es un cambio de conciencia, esto quiere decir que hasta el momento en el que llegas tienes unas preocupaciones, unos valores, unos propósitos o unos conceptos que son los del mundo y con la espiritualidad eso cambia y al cambiar tu mentalidad cambia tu experiencia de vida y llegas a una mayor sensación de paz y disfrute interno. Empiezas a no tener incertidumbre y esto trae consecuencias. Uno de los contenidos que estudiamos es el mensaje de Jesús puro, al igual que otros.

—¿Crees en el ser humano?

Creo 100% en tanto que es algo más que un cuerpo. La espiritualidad no se entiende si no crees que hay algo trascendente que está más allá del cuerpo.


—¿Entendió tu entorno este cambio?

Nunca he hablado expresamente de la espiritualidad, lo único que he hecho es nada, el cambio lo hacía todo. Cuando eso ocurre te empiezan a preguntar: ¿cuéntame?, ¿qué te ocurre?. De Pozuelo mucha gente. Se te empieza a conocer como una persona conciliadora y de fiar.

—¿Has tenido decepciones?

No, la espiritualidad te hace comprenderlo todo. Se defrauda el que se defrauda, aunque quieran hacerlo, depende de nosotros. La espiritualidad te enseña que tenemos un poder de decisión sobre cómo quieres interactuar. A partir de ahí ya no eres una marioneta que es dependiente de que los demás estén agradable con ella o no, eso se va.

—¿Va ligada la espiritualidad a alguna creencia concreta?

Le llamamos espiritualidad profunda para diferenciarla de la espiritualidad religiosa. Es algo más profundo.

—¿Eres creyente?

Sí, la espiritualidad es una creencia bastante más avanzada que la religión.

—Nos encontramos en una época de mucha incertidumbre 

Tenemos arraigada la creencia de que para que nos vayan bien las cosas debemos sufrir, luchar, trabajar muchas horas... Una empresa la lleva una persona ofuscada, estresada, que no ve más allá, que no se para a considerar algo más y otra empresa la dirige una persona feliz, tranquila, que todo lo que ocurre lo considera bien, hace lo que tiene que hacer... la segunda persona genera unión, a la primera no le aguanta nadie. Este ejemplo debería servir para ver que cualquier cosa que hagas en la vida cambia completamente cuando tú cambias, solamente la cuestión de las relaciones.

—¿Ves más intransigencia a raíz de la pandemia?

El principal problema que le veo a esta situación es que no se ha entendido que el miedo no favorecía. Son cientos de miles de artículos que dicen que el miedo deprime la inmunidad. ¿Por qué afecta de diferente manera a las personas? No lo saben, les falta un elemento de la ecuación y es el miedo. Personalmente me baso en mi experiencia, he vivido lo que hace el miedo. Debes empezar a atender a ti como medida de lo que debes hacer, el cuerpo es sabio.

—¿Cuál es la gran trampa?

Primero te sientes de mal humor porque te obligas a realizar cosas que no quieres creyendo que si no la haces no sobrevives, esa es la gran trampa. Primero te inquietas, luego te estresas, segunda señal, empiezan los ataques de ansiedad, siguen los síntomas físicos, quinta señal, acaba en enfermedad y no hemos hecho caso a ninguna de las señales. Si hacemos caso a las señales, al principio es como dar un salto al vacío pero debemos confiar y luego nos damos cuenta de cómo cambia todo.

— No crees que no todo depende de nosotros

Depende mucho más de lo que pensamos pero si no lo podemos poner en práctica nunca lo comprobamos.

—¿Contabas con un respaldo familiar, económico... cuando comienzas tu nueva vida?

Nosotros tenemos la empresa familiar, que pudo haber quebrado en la crisis, pero estoy convencido que mi cambio de mentalidad influyó para que no ocurriese y eso después me lo han reconocido. Significó un cambio muy potente para la empresa.

—¿Eres una buena persona?

Soy una buena persona como se conocen ahora mismo a las buenas personas pero no es eso, no es que lo sea. El cambio de mentalidad no es cuestión de bueno o malo, es diferente, es una forma distinta de relacionarte con el mundo.

—¿Se hace un poco por el egoísmo de sentirte bien contigo mismo?

Sí, pero si tu estás bien, alrededor tuyo las cosas están bien.

—¿Debemos hacer todo lo que nos hace feliz?

Sí, pese a lo que pese y cuando llevas así un tiempo las cosas cambian, unos meses no más.

—¿Qué importancia le das al dinero?

Es un recurso de aprendizaje, tienes que saber relacionarte con el dinero. Tienes que aprender qué es la pobreza y la riqueza. Tienes que aprender que el dinero no se puede considerar un fin y cómo puede corromper. Tienes que aprender que el dinero es un medio de realizar tu divinidad interior, cuando le das como fin el mayor bien posible. La abundancia no es acumular mucho, es saber que a diario estás provisto.

—¿La envidia?

Es una consecuencia de tu creencia en tu baja valía. 

—¿El peor defecto?

El más peligroso es el orgullo, la soberbia. Es el que más te destruye y te hace sufrir y además es traicionero porque no te das cuenta.

—¿No crees que estamos hechos para pensar en los demás?

Somos de una forma pero tenemos una especie de peso tremendo de unas creencias absolutamente castrante y limitante del cual nos tenemos que liberar. Cuanta más carga tienes peor estamos. Ser feliz no es cuestión de tener es cuestión de saber con qué ojos miras el mundo.

—¿Libertad individual felicidad colectiva?

La libertad es un valor, pero bien entendida. Está bien cuando eliges lo que te conviene, lo que te hace sentir mejor y por tanto lo que determina que todo alrededor tuyo cambie cuando cambias tu.

El problema es que la gente no sabe lo que le hace feliz, todo lo que no sea dar no te hace feliz aunque el mundo nos enseñe a obtener. La felicidad es dar, compartir, el amor, el cariño, es ser una persona conciliadora y equilibrada y si además te va bien la vida, que esta actitud te hace que vaya bien, olé. La vida te da lo que necesita, unos necesitan vivir bien, otros amor y familia...

—¿Cómo es un día cualquiera de Iván?

Me levanto a las cinco, duermo 4 horas por la noche y una en la siesta. Me pongo a escribir, estoy con mi segundo libro, el primero fue “Espiritualidad y Biocentrismo”. Estoy preparando unos estudios de espiritualidad de cuatro años telemático y presencial y será teórico y práctico. Hago una labor divulgativa muy amplia, tengo un canal en YouTube que se llama “Espacio sutil”, es un canal muy técnico. Serán para cualquier edad. 

—¿Para cuándo los cursos y dónde?

Tranquilamente y será en Pozuelo. Habrá varias aulas con distintos niveles.

—¿Qué es lo que a ti te da la felicidad?

El amor. El amor del mundo es condicional, solo te quiero si tú eres de una forma; es exigente, solo te quiero si haces lo que yo quiero; es exclusivo, yo solo te quiero a ti y tu solo me quieres a mi; y es posesivo. El amor real es todo lo contrario.

—¿Has apartado a mucha gente?

Al principio se basa en separar a personas que no te hacen sentir bien, luego no. Todo esto es un proceso eterno y hay muchas fases. Acepto todo y es la forma en la que puedes llegar a sentirte de una manera que ni te lo imaginas. 

—¿Y te han abandonado?

Abandonar es un concepto del mundo, no hay abandono. Estamos tan acostumbrados a lo que nos ocurre desde fuera que todo lo que nos ocurre es un drama y no es así, es cómo interpretas tú. Un proceso avanzado de la espiritualidad profunda es que te das cuenta que eres un creador de tu vida y depende de tu mentalidad o creas putadas o creas amor.

—¿Te has sentido incomprendido?

No, cuando comprendes todo esto, lo que ocurra deja de importarte. Sabes que todo pasa por algo y dejas de victimizarte y enfadarte. 

—¿Qué opinas del panorama político?

Es uno de los ambientes más inconscientes. Pierdes el valor de la importancia, esas personas que van dándose importancia no las crees. 

—¿Atiendes a los deseos?

Si, pero a los que me hacen sentir bien. Se podría pensar que es egoísta pero es al revés.

—¿En algún momento has hecho algo que te parece mal pero te hace feliz?

Si, pero voy ajustándolo poco a poco porque no compensa. 

—¿Qué consejo darías?

Cuestiona todo lo que venga de fuera conforme a tu propio rasero, cuestiona todo. Tú eres tú.

—¿Cómo te defines?

No tengo una definición. Afortunadamente he descubierto una nueva forma de contemplar el mundo.

—¿Eres tímido?

Ahora no, no encuentro motivos para serlo, no te minusvaloras.   Ω