13-06-2016 8:48 p.m.

JUNIO 2016  /  ACTUALIDAD

Colonia Los Ángeles (I): Los vecinos, inseguros por unos ocupas

13-06-2016 8:48 p.m.

¿Se imagina vivir en una urbanización exclusiva y que sus hijos no puedan salir solos a la calle? Esto, junto con otras intranquilidades, es por lo que están pasando los vecinos residentes en La Colonia los ángeles en pozuelo. ellos lo cuentan: “estamos en una situación de inseguridad, hay varias casaS ocupadas por personas que las han okupado y estamos intranquilos con su presencia. No sólo por eso, también hay perros peligrosos…” Uno de ellos ya ha mordido a una señora y temen que vuelva a ocurrir

Muchas de las familias no dejan que sus hijos vayan solos por la colonia. Como poco siempre van en pareja. Ni hablar siquiera de los paseos que hacían antes por la tarde. Esto sucede desde hace poco más de un año, cuando varias casas de esta bonita urbanización, de viviendas unifamiliares y pareadas, se vieron ocupadas por gente que no son sus propietarios y por el incremento de robos en la zona. Cierto es que desde el consistorio se actuó aumentando la presencia policial en toda la zona, pero el miedo sigue existiendo por parte de los vecinos, pues se sienten indefensos.

Han mantenido una reunión con el Ayuntamiento, la Policia Municipal y la Policia Nacional y les han trasmitido  que son “conscientes del problema y de la preocupación de los vecinos y por eso estamos absolutamente pendientes del asunto y en constante comunicación con ellos a través de la Policía. Saben que seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestra mano y dentro de nuestras competencias para garantizar su tranquilidad y seguridad", según la alcaldesa Pérez Quislant, sino por el sistema judicial que hay, que los deja sin posibilidad de actuar y, de nuevo, con el miedo en el cuerpo.

Uno de los vecinos lo explica de manera muy clara: “mi hijo de 14 años no tiene por qué cambiar su itinerario cada jueves cuando vuelve de entrenar de las pistas de la Iglesia Reina de los Ángeles. Entre otras cosas no quiere cambiarlo porque él y otro amigo acompañan de vuelta a un compañero de equipo que vive en la misma calle Las Palmas y que tiene autentico pavor a ir solo por la colonia gracias a “la fauna” que merodea la casa ocupada en su calle: perros y yonquis”. Antes, ese regreso a casa era un paseo entre amigos.

No obstante, ellos, los vecinos, no se quieren quedar ahí. Aparte de seguir en constante comunicación con la policía (durante los meses de marzo y abril se han producido muchas llamadas a la policía para solicitar su presencia en la zona), se han unido en una plataforma para crear una especie de comisiones de actuación por si viesen que se produce otra ocupación ilegal. Lo primero que están haciendo es crear un manual anti-ocupa. Es una especie de guía. En ella se les dice a los vecinos que tienen que actuar con inmediatez (llamada a la policía) y que deben tener disposición a testificar en el momento que se personen ante la denuncia.

De momento, lo que tienen es la amplia presencia policial y las palabras transmitidas por el ayuntamiento y policía. “La impresión que tenemos es muy buena tanto a nivel político como policial, pero no queremos a ocupas en nuestra colonia”, señala otro vecino.

Judicialmente, la situación es bastante complicada, ya que debe existir una denuncia previa por parte del propietario de la vivienda ocupada y una decisión judicial para que haya una intervención policial.

Y en esas están los vecinos. Reuniones para acceder a los propietarios de las casas ocupadas (en total son seis y cada una con una situación distinta) para que interpongan la denuncia y volver a vivir en una colonia fantástica. Porque, está claro, el miedo es fundado.   Ω