FEBRERO 2017  /  ACTUALIDAD

Don José Martín Crespo

03-02-2017 5:11 p.m.

In Memoriam

DE SUS HIJOS

En casa siempre se recordaba esta anécdota. Cuando a nuestro padre le plantearon algunos vecinos del pueblo presentarse a Alcalde, nuestra madre no estaba para nada de acuerdo. En aquella época él era Director General de Urbanismo en el Ministerio de Fomento, y Pozuelo era un municipio que requería muchas horas de esfuerzo y dedicación. Pero a la mañana siguiente, nuestra madre asomada muy temprano por la ventana de su habitación, le dijo: lo primero que vas a hacer como alcalde es un mercado municipal, para que los vendedores dejen de estar a la intemperie. Daba,  por tanto, así sus “bendiciones”. Tras las elecciones de ese mismo año, fue elegido Alcalde de Pozuelo de Alarcón.

Cuando comenzó su trayectoria como regidor renunció a una prometedora carrera como urbanista. Pero lo que solo él sabía, es que en realidad iba a desarrollar lo que sería la obra de su vida, crear un Municipio  prácticamente desde sus mismos cimientos. A esta labor dedicó veinte años de su vida, su pasión y desvelos.

Como padre fue leal y cariñoso. No siempre pudimos gozar de su compañía, ya que la prioridad, en muchas ocasiones, era el Ayuntamiento. ¡Cuántos sábados nos llevaba de paseo a ver las obras que se estaban acometiendo en el pueblo! Como algunos funcionarios nos han recordado estos días, él era el primero en llegar y casi el último en irse. Su despacho, siempre abierto y accesible. Su mesa atestada de papeles y bocetos de planos. Papel cebolla, lapiceros muy afilados y charlas interminables.

Entendemos que muchos piensen que no todo fue idílico, y desde luego, no lo fue. También como ser humano cometió errores, pero lo que sí afirmamos con absoluta rotundidad es que su única obsesión en todo momento fue el bien del Municipio y sus habitantes.

Cuando nuestro padre salió del Ayuntamiento no lo hizo de la mejor de las maneras, no entraremos a relatar los acontecimientos de aquella época. Pese a quien pese, el tiempo ha puesto a cada uno en su lugar. Mientras, él supo aprovechar su jubilación dedicándose a sus principales aficiones, la lectura, el dibujo, la fotografía, la carpintería...nunca quieto, siempre activo. Nosotros recuperamos a un padre que durante un tiempo perteneció a Pozuelo.

Nunca nos acostumbramos a perder a las personas amadas, incluso cuando ya son mayores. Mentiríamos al decir que no echaremos mucho de menos la presencia de nuestro padre. Ha sido para todos nosotros un ejemplo a seguir, no solo en el ámbito laboral, sino sobre todo en el familiar. Muchos de nosotros, ya como padres y madres,  intentamos emular el tipo de educación que nos dieron nuestros padres, siempre honrados y leales.   Ω

Más artículos

SEXO

13-01-2020 8:19 p.m.

6 ventanas para 10 sonrisas

03-10-2017 7:47 p.m.

Empresarias en Pozuelo

13-06-2016 8:52 p.m.

25 años de música

16-06-2015 6:04 p.m.

Los que no estarán, o sí

15-06-2015 6:07 p.m.