Irán y Venezuela: Amistades Peligrosas

27-05-2020 11:05 a.m.

Por Eduardo López García de Jaime
Es inconcebible que el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, tenga que ser suministrado por otro, para poder tener gasolina, aunque ¿quién sabe lo que traen esos 5 petroleros con destino Venezuela desde Irán?. Tal traiga la flor y la nata del ejercito iraní para prepararse ante una posible intervención por parte de la administración Trump. Lo que es sabido es que nadie da duros a pesetas, como dicen nuestros abuelos, y se calcula que el precio de esta maniobra ha tenido un coste de 9 toneladas de oro del Orinoco.

Pero para entender mejor que está pasando y que papel juega cada uno en el tablero, tenemos que remontarnos algunos años atrás…

Las relaciones bilaterales entre Irán y Venezuela, se remontan a los inicios de la OPED en la década de 1960, cuando ambos países se convirtieron en socios, pero durante el gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez,  se fueron desarrollado fuertes lazos con el gobierno de los ayatolás, sobre todo en el área de producción energética y de cooperación económica e industrial.

En el año 2006, el gobierno chavista en respuesta a un embargo sobre las ventas de armas estadounidense, jugó con la idea de venderle al gobierno iraní 21 aviones caza F-16 Fighting Falcon. Estos cazas habían sido desarrollados por los Estados Unidos, por lo que del Departamento de Estado de los Estados Unidos, advirtió diciendo: “Sin el consentimiento escrito de los Estados Unidos, Venezuela no puede transferir esos artículos de defensa.

El juego es sencillo, el mayor enemigo del gobierno iraní es su vecino del golfo pérsico, el reino de Arabia Saudí, quien a su vez es el mayor exportador de petróleo del mundo y uno de los mayores tenedores de la deuda americana.

Los analistas, estimaron que la deuda estadounidense en poder de la casa Al Saud, podría estar en torno a los  680.000 millones de euros en 2016, un 3.5% de su deuda, que en comparativa seria como tener el 60% de la deuda española.

Estos juegos de poder y poner el mundo en un tablero de ajedrez, son muy peligrosos, ya que lo que se busca es desestabilizar al contrario, saltándose todo Convenio de Ginebra y de Viena existente, como si fueran un simple papel mojado, pero la cosa que estos papeles mojados para algunos o tal vez piensen así por su ignorancia y gran falta de conocimiento, son los que en gran medida nos aportan una seguridad jurídica internacional.

El gobierno de Maduro asegura que la llegada de los petroleros iraníes resolverá el problema de escasez de la gasolina; pero según expertos en geopolítica esos envíos embarcan al país en un conflicto ajeno.

Venezuela ha sido "neutro" frente a los conflictos Oriente Medio hasta la era del chavismo (1999-2013), quien formó lazos con el gobierno iraní que Maduro estrecha aún más, según Toro Hardy. La muerte del poderoso general iraní Qasem Soleimani, el pasado 3 de enero y condena del gobierno de Maduro, fueron las gotas que colmaron el vaso.

Tareck El Aissami, ministro de petróleo de Maduro, ha sido acusado de refugiar a células de Hezbolá, con quien mantiene estrechos  vínculos; algo que desde Caracas se niega.

En definitiva el combustible iraní da "un balón de oxígeno a Maduro para el próximo mes, pero solo es un parche, una tirita sobre una hemorragia.