ENERO 2020  /  HABLEMOS DE...

COP en COP y tiro porque me copa

13-01-2020 8:27 p.m.

La 25.ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, tuvo lugar el pasado mes de diciembre entre los días 2 y 15 en la ciudad de Madrid. Por Eduardo López García de Jaime

La COP25, tuvo lugar el pasado mes de diciembre entre los días 2 y 15 en la ciudad de Madrid, bajo la presidencia de Chile como país organizador. En ella también se incluyo la 15.° reunión de las partes del Protocolo de Kioto (CMP15) y la segunda reunión de las partes del Acuerdo de París (CMA2). Por lo que mis felicitaciones al alcalde de Madrid, por la gestión de un evento de tal magnitud.

Inicialmente el país que tenía que haberse encargado de la organización de esta conferencia era Brasil, pero el gobierno del actual Presidente brasileño Jair Bolsonaro decidió  en 2018 declinar la organización del evento por razones económicas, fue entonces cuando en la COP24 Chile recogió el guante y asumió en diciembre de 2018 la organización de la próxima COP. En abril de 2019, el presidente de Chile Sebastián Piñera, hizo la presentación oficial de la COP25 en Chile y la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, asumió el reto como presidenta de la conferencia.  Sin embargo, el gobierno chileno  con todo su pesar suspendió la realización de la conferencia a falta de poco más de un mes de su celebración, por culpa de una serie de protestas antisistema, mediante incidentes vandálicos que aterrorizaron al país y que no aseguraba la integridad de los asistentes a dicho evento.

Este evento ha causado gran revuelo a nivel mundial y que nos planteemos  preguntas como:

¿qué modelo de transporte debemos usar? ¿qué automóvil es el menos contaminante? o ¿cuanto incide nuestra huella ecológica en el medio ambiente?

Según el último “JRC SCIENCE FOR POLICY REPORT Fossil CO2  emissions of all world countries” para 2018 de la Comisión Europea, España representaba menos del 1% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero.
España, ocupa el sexto puesto de la UE con el 7,7% de emisiones de CO2 y logrando reducir un 3,2% las emisiones registradas durante el año anterior. Según Eurostat es el décimo país de la Unión Europea que más ha contribuido a minimizar las exhalaciones al aire de gases tóxicos.

Portugal, se sitúa en la pole bajando un 9% las emisiones con respecto  al periodo anterior. La media total de la UE de reducción de gases contaminantes fue de 2,5%.

Los países miembros se han propuesto como objetivo para 2030, una reducción del 30%.

Reducción del 30% para 2030
Los 10 países más contaminantes

China, ostenta el primer lugar del ranking de países emisores de CO2 (28%), contamina lo mismo que Estados Unidos, India, Rusia y Japón juntos.

Estos 10 países, aportan el 60% de la población mundial y casi el 80% del PIB mundial, con una capacidad financiera y humana suficiente para reducir las emisiones de gases invernadero y dar un vuelco al avance del cambio climático.
Si estos 10 países se tomasen debidamente en serio su reducción, el cambio para el planeta sería radical, debido que generan más del 70% de los gases de efecto  invernadero.

El problema de la elección del vehículo más eficiente
Los grandes fabricantes de automóvil, tenían una hoja de ruta detallada para el futuro del automóvil, que con gran esfuerzo se estaban adaptando a la normativa WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure) que busca medir los consumos y las emisiones de nuestros vehículos. La principal consecuencia es que sus resultados son mucho más aproximados a los consumos reales que el anterior procedimiento NEDC (New European Driving Cycle), que se ha utilizado en Europa desde 1992. La introducción del WLTP supone que los consumos y la emisiones ahora van a variar a la alza, ya que estas pruebas se acercan más a la conducción real. En sí nuestros coches no cambian técnicamente, pero los valores de consumo y CO2 sí, lo que afectará a su precio, dado que la cuantía del impuesto de matriculación se calcula en función de sus emisiones. Sin embargo ahora la Comisión Europea ha implantado lo que se conoce como la electrificación con plazos. Esto es una tecnología disruptiva que afecta de manera inmediata a los fabricantes de coches, ya que tienen que electrificar su parque móvil de inmediato dejando a un lado el que pensaban iba a ser el coche del futuro, el de hidrógeno.

Esta nueva hoja de ruta que se ha planteado para 2025. En el caso de España el declive del coche diesel, desde el punto de vista técnico y tecnológico, se ha debido a factores externos y modas verdes más que a temas de eficiencia, principalmente por las marcas que hicieron trampas y ahora están pagando “justos por pecadores” todo el gremio.
Sin  embargo, ahora después de todo el revuelo ocasionado por los motores diesel de antes de 2009, los fabricantes llevaban años cumpliendo con la normativa europea, pero con este cambio de modelo de moda verde y los intereses a nivel mundial, estamos dirigiéndonos hacia una tecnología disruptiva con el vehículo eléctrico con el hibrido como transición.
¿Como ha afectado el diesel al empleo y al mercado español?
En nuestro país el sector del automóvil representa el 10% del PIB y el 85% de los coches de motor diesel son exportados, por lo que es algo que debemos tener muy en cuenta para hacer un buen análisis y no tomar medidas políticas populistas porque lo demanda el votante, este tipo de decisiones políticas con impactos económicos a medio y largo plazo deberían de ser regulados y vigilados, al igual que por ejemplo; un arquitecto responde con un seguro de responsabilidad civil, durante 10 años en el caso de que una vivienda o estructura suya cause daños irreparables, pero esto es una simple opinión de un ciudadano español más.

En 2018 las matriculaciones de vehículos diésel descendieron considerablemente, pasando de un 70% en años anteriores, a entorno un 35% al finalizar el 2018.

Según los últimos datos obtenidos en el mes de noviembre, se matricularon 26.442 turismos de motor diesel, un -4,91% en relación al mismo periodo del año 2018    En el caso de los vehículos de gasolina, tuvieron una variación del -3,06%, mientras que la mayor subida se produjo en los híbridos y eléctricos con una variación interanual del 54,05%.

El Grupo VAG (Volkswagen) estimaba una previsión para producir medio millón de motores 1.5 TSI de gasolina anual. Sin embargo, ha tenido que reorganizarse y aprovisionarse para llegar a la cifra 1,5 millones de motores de gasolina anuales, lo que implica una reestructuración de presupuestos afectando principalmente al diesel por tanto a miles de puestos de trabajo en sector de la automoción española, tanto a nivel directo como indirecto.

El futuro del diesel
El vehículo diesel con un precio inferior a los 30.000 euros, esta abocado a extinguirse, principalmente por tres razones:

1. Normativa europea ECO, donde se observar un incentivo perverso.
2. Tecnología de la que disponemos.
3. Nuevos hábitos de consumo.

Deducciones que se aplican a las tarifas según la homologación  de la DGT:
Etiqueta 0 emisiones, Azul: Identifica a los vehículos más eficientes, eléctricos, eléctricos de autonomía extendida e híbridos enchufables con autonomía mínima de 40kms o vehículos de pila de combustible.

Etiqueta Eco: Los siguientes en el escalón de eficiencia, se trata en su mayoría de vehículos híbridos, gas o ambos.
Etiqueta C, Verde: Vehículos de combustión interna que cumplen con las últimas emisiones EURO.
Etiqueta B, Amarilla: Vehículos de combustión interna que si bien no cumplen con las últimas especificaciones de las emisiones EURO, sí que lo hacen con anteriores.

El resto de los vehículos, el 50% más contaminante, no tiene derecho a ningún tipo de distintivo al no cumplir los requisitos para ser etiquetado como vehículo limpio.

El transporte y rentabilidad del coche eléctrico
El transporte representa más del 30% de las emisiones de CO2 en la UE, de las cuales el 72% proviene del transporte por carretera. La UE se ha propuesto disminuir las emisiones que provienen del transporte un 60% por debajo de los niveles de 1990 para 2050. Con una media de 1,7 pasajeros por automóvil en Europa, existen otras alternativas más limpias como los autobuses.

Diariamente en las grandes ciudades un usuario medio realiza entre 50 y 70 km, por lo que el gasto con un coche eléctrico,  seria de unos 50 euros mensuales. Para una persona de  Pozuelo de Alarcón o pueblos limítrofes del norte de Madrid, tal vez sea la opción más acorde y recomendable. Es más una inversión a medio largo plazo que en corto. España es la quinta tarifa más cara de Europa continental, por lo que aquellas personas que puedan tener la posibilidad de un punto de carga en casa deberían pasarse a una tarifa “supervalle” (incentiva el uso del vehículo  eléctrico, desde julio de 2011) con un coste de unos 11 euros mensuales. Es ineficiente tener aparcado un vehículo un 60% de su vida útil, que solo al salir del concesionario pierde un 33% de su valor, por lo que en esta guerra el eléctrico gana la batalla.

Pero no es oro todo lo que reluce, no se esta teniendo en cuenta lo que contamina la fabricación de baterías de coltán, ya que de media un turismo necesita unos 12 kg y este material se encuentra en lugares como República Democrática del Congo en la profunda África, y no solo hablamos de costes monetarios para la extracción, producción y fabricación. Las tierras raras son el futuro y es donde se jugarán geopolíticamente en las próximas décadas y pronto empezará la guerra por minería espacial.   Ω