NOVIEMBRE 2014  /  ACTUALIDAD

Renovar la tarjeta de transportes es una odisea

05-11-2014 12:16 p.m.

Varios estancos del municipio se quejan de problemas a la hora de renovar la tarjeta de transporte público de la Comunidad de Madrid

Bajada de la comisión para los estancos; sistema más lento que el anterior, en el que se hacía a mano; retraso en el suministro de los rollos térmicos para dar el recibo al cliente o la imposibilidad de anular una recarga realizada incorrectamente son algunas de las quejas que tienen los estanqueros del municipio.

“Por no hablar del colapso que se produce en las líneas cada vez que llegamos a final de mes, que es cuando viene la gente a renovar su tarjeta”, nos cuenta el propietario de un estanco, que añade que “las colas son interminables. Mucha gente se tiene que ir y volver otro día, teniendo que comprar su billete en el autobús o metro, con lo que tiene que pagar más”. Y es que, como es lógico, todos los usuarios que tienen esta tarjeta (que hay que recargar en los establecimientos permitidos -Estaciones de Metro de Madrid, estancos autorizados y cajeros de Bankia señalizados-), la recargan mes a mes y aprovechan hasta el último día.

Este sistema, que se ha ido implantando en la Comunidad de forma progresiva desde 2013, deberán usarlo todos aquellos que quieran tener la Tarjeta de Transporte. Los últimos que deberán tenerla son los de la Tercera Edad, a partir de enero de 2015.

Cómo cargarlas

La tarjeta por contacto del CRTM es una tarjeta de plástico que lleva incorporado un microchip que al acercarse a cualquier torno (tanto de Metro, como Cercanías) o canceladora de autobuses, nos validará el viaje que vamos a realizar.
Servirá de soporte para todos los títulos emitidos por el Consorcio en una misma. Es decir, podremos cargar en ella cualquier abono de la cualquier zona del CRTM una vez haya caducado el cargado desde un primer momento. No se podrán cargar ni billetes sencillos, ni bono tren, ni metro-bus 10 viajes por el momento.

La tarjeta por contacto se recarga con una validez de 30 días naturales desde que comience a darle uso, con un máximo de 10 días desde que se cargó la tarjeta. Es decir, si por un casual, la tarjeta la cargásemos el 2 de Mayo y la comenzamos a usar el 12 de Mayo tendría validez el abono de 30 días hasta el 11 de junio. No pudiendo exceder más del 12 de Mayo ya que se habrían cumplido los 10 días.   Ω