Viernes 1 de mayo

01-05-2020 9:42 p.m.

Por Ricardo Rubio
¿Que horas son mi corazón?

Manu Chao

Hoy es 1 de mayo. Hay una historia detrás de cada uno de mayo. Para mi, para ti, para todos. Una historia de lucha personal y colectiva. Una lucha entre camaradas, entre compañeros y amigos. En mi corazón siempre están todos  junto a los que he luchado en una causa o en otras. Con los años me he dado cuenta de la cantidad de causas perdidas en la que me he dejado un trocito de vida. Los años, mensajeros del olvido muchas veces, no tienen mas remedio que detenerse en estas historias. En esos años, en esas fotografías perdidas en algún cajón de la casa. En aquellos álbumes de páginas de cartón donde están pegadas para mayor gloria de los que vayan quedando.

No es una mañana cualquiera en la que uno se levanta y sale a la calle. Hoy es un día de amistad y reconocimiento a toda esa gente que empuña su bandera, sea cual sea, y  sale a trabajar.   

Los comedores sociales están a reventar. ERTES y colas del paro virtuales llenas de trabajadores a los que no les llega el subsidio. No se ven pero están. Negocios que se cierran y la cesta de compra vacía.

Las calles siguen ausentes. Los controles policiales son constantes. Hasta seis he pasado esta mañana. Los riders se mueven cada vez con mas dificultad: son el blanco fácil de la policía. A sus credenciales siempre les falta algo. No hay que ser muy listo para saber quien habrá de pagar esas multas.

Poca gente paseando por el centro. Los autobuses suben y bajan el Paseo de la Castellana de vacío. En el metro los vagones apenas albergan a una persona o dos por cada uno. Parece mentira que las calles vayan a llenarse en pocas horas.

Pilar es una luchadora social. Desde muy joven militó en movimientos sociales contrarios a la dictadura franquista. Hoy es una persona decidida a colaborar en grupos de apoyo e intercambio entre personas de distinta condición. En sus manos el libro “Vivir mejor con menos” de Daniel Wagman y “El caso de Berlín” de Ramón Fernandez Duran. Ambos militantes de movimientos sociales que le marcaron en su día a día y a los que hoy 1 de Mayo vuelve para no olvidar . La lucha contra el olvido es tan importante o mas que todas ellas.

Arantxa es Magnani. ¿Cuantas veces Anna Magnani habrá cantado Bella Ciao?. En su pequeño teatro cuartel convertido en casa de la Magnani vive esta cuarentena esperando retomar sus funciones con especial vocación de rebeldía e insumisión. Que nadie le arrebate esa pasión por la libertad de pensamiento. Aferrada a Magnani sin saber quien vive ya dentro de quien lee poesía a sus vecinos cada tarde y la vida le sigue sorprendiendo día a día.

Jesús ha trabajado con los mejores. Fotoreportero con una mirada distinta, con una ángulo diferente en su mente. Organiza y estructura cada foto. Vivió su mejores años en Australia donde recuerda con cierta añoranza el reconocimiento de nuestra profesión y la diferencia con nuestro país. Allí el Labour day se ocupa de reivindicar los derechos de nuestro trabajo cada primero de Mayo. Duerme abrazado a cada foto del día y se despierta con la idea de buscar la siguiente allá donde esté.

Mi reconocimiento en ellos  para todos los que sueñan, sufren y luchan por un mundo mejor. Mi aplauso para tantos que se dejan la vida en la carretera, en los hospitales, en las fabricas, en los barrios. Mi homenaje a los compañeros que regatean cada dia a la vida con una cámara en la mano. Esos que no dudan en ir al frente o en quedarse un poco mas para llevar la noticia hasta el ultimo rincón del planeta a costa de su vida.

Vaya por delante el nombre de Jose Couso como ejemplo de todos ellos. Hoy mas que nunca en nuestra memoria.  

Nos engañaron con la primavera. Permanece a la escucha.