Pozuelo ofrece una visita en 3-D a la exposición “Martín Chirino. Sin pasión no hay vida”

18-05-2020 12:42 p.m.

La exposición acerca al público, a través de la visita virtual, la figura del genial escultor canario con esculturas, dibujos y grabados de quien se definió a sí mismo como “herrero fabulador”

El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón ofrece a partir de hoy, Día Internacional de los Museos, una visita virtual a la exposición “Martín Chirino. Sin pasión no hay vida”, instalada en el Espacio MIRA y cuyo acceso permanece restringido debido al estado de alarma decretado.

Ahora, desde cualquier dispositivo móvil, y a través de la página web del Ayuntamiento se podrá realizar una visita en 3-D, recorriendo toda la sala de exposiciones, deteniéndose en cada obra para conocer todos sus datos o contemplando el conjunto de la muestra. También se puede acceder a los vídeos sobre el artista que se proyectaban en la sala.

“Martín Chirino. Sin pasión no hay vida” es la exposición con la que el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón rinde homenaje a la figura del genial escultor al cumplirse un año de su fallecimiento.

Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria 1925 – Madrid 2019) conocido como “el escultor del hierro”, ha sido uno de los artistas más internacionales. Miembro del legendario grupo El Paso, su obra se reparte por numerosos museos e instituciones, desde el Guggenheim de Nueva York o el Reina Sofía de Madrid hasta el Middleheim Museum de Amberes o el IVAM de Valencia.

La exposición es un acercamiento a su figura, tanto en su faceta escultórica, la más conocida, como en la de hombre completamente implicado con la cultura. No en vano Martín

Chirino fue director del Círculo de Bellas Artes de Madrid o del Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria y en 2015 creó la Fundación de arte y Pensamiento Martín Chirino.

Comenzando por un pasillo biográfico, la muestra se adentra en sus tres talleres principales: El Yunque, en San Sebastián de los Reyes, Southwood, en EEUU y Valyunque, en Morata de Tajuña. Tras un recorrido por su etapa de gestión, un espacio musical y un apartado dedicado al dibujo, la exposición se completa con 13 esculturas, 13 dibujos y 18 grabados, además del yunque que le acompañó en su recorrido artístico. Sirva esta pieza como homenaje a quien se autodefinió como un herrero fabulador.