El mundo empresarial y financiero se vuelca en donar recursos a las Fuerzas Armadas en la operación `Balmis´

07-04-2020 9:45 a.m.

Imágen Ricardo Rubio
La operación “Balmis”, desarrollada por las Fuerzas Armadas para luchar contra la expansión del COVID-19, continúa recibiendo donaciones tanto del ámbito empresarial y financiero como de la propia sociedad civil

Las donaciones son gestionadas por la Dirección de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico del Ejército. En el ámbito empresarial, cabe destacar la de diferentes tipos de mascarillas (FFP-1 y FFP-2) llevada a cabo por Airbus. Además, otras empresas han contribuido también con una importante cantidad de material de protección individual: como son Expal, Iturri, Nammo-Nortech, Urovesa y Ventoblock, que han proporcionado mascarillas de diferentes tipos, monos desechables o gafas de protección. Por otro lado, empresas como Jalsona y Proquibasa han entregado diversos materiales de desinfección y de limpieza. El mundo financiero también ha contribuido al apoyo de las Fuerzas Armadas, como la donación realizada por el Banco de Santander de una gran cantidad de mascarillas FFP-1 y del tipo KN95. Otra conocida banco, que quiere preservar su anonimato, ha ofrecido una importante cantidad de mascarillas FFP-2; prevista su llegada durante la segunda semana de abril.

Pero no es lo único, ya que existen otras importantes donaciones en vías de concretarse, como la procedente de Emiratos Árabes (la comunidad española y personal local), por varios millones de euros en material sanitario. Otra donación relevante es la de agua embotellada que va a proporcionar el Canal de Isabel II. Entre las últimas donaciones recibidas se encuentran las de República Checa y Turquía, como consecuencia de las peticiones realizadas utilizando los mecanismos establecidos en la Euro-Atlantic Disaster Response Operation (EADRCC, en sus siglas en inglés). Además, se están preparando donaciones similares procedentes de otros países. De este modo, cada vez son más los recursos con los que se cuenta, gracias al compromiso del mundo empresarial, financiero y de la sociedad en general, a los que hay que sumar las adquisiciones de material sanitario, de desinfección y protección que se realizan por parte del MALE.