Aumentan las peticiones de ayuda a Cáritas Pozuelo-Aravaca por el coronavirus

28-04-2020 5:16 p.m.

“Es la primera vez que me veo en la necesidad de llamar a Cáritas, ya no me queda dinero ni comida". Esta es una de las frases con la que llegan gran parte de las personas que están acudiendo a Cáritas Pozuelo-Aravaca.

La declaración del estado de alarma por la emergencia del coronavirus ha dejado a muchas personas en una situación muy difícil. Muchos se encuentran sin empleo y otros han visto como las horas de trabajo en los servicios domésticos, o acompañando a personas mayores o realizando horas extras en albañilería, jardinería, etc., han sido eliminadas. Son personas que carecen de ahorros y apoyo familiar. Primero viene la falta de recursos para comprar alimentos, después vendrán los impagos de alquileres (ya hay muchos) y posteriormente alumnos que dejarán de estudiar. Para estas personas subsistir implica acudir a las parroquias a recoger alimentos.

Las parroquias de Pozuelo-Aravaca, ven como aumenta el número de personas que acuden a solicitar todo tipo de ayuda. Un voluntario de Cáritas parroquial Asunción Nuestra Señora (Aravaca), indica el fuerte incremento de familias que llegan por primera vez a Cáritas y, tristemente, constata que son incapaces de atender a tanta necesidad.

Los voluntarios de ésta Cáritas afirman: “Hemos pasado de una entrega de alimentos al mes a realizarla cada 15 días, en los que entregamos unas 220 bolsas de comida, procedentes la mitad del Banco de Alimentos y la otra mitad de donaciones de particulares. Hay que señalar la magnífica solidaridad de la población: múltiples ofrecimientos para colaborar en la donación y el reparto de alimentos, productos de higiene y alimentación infantil, sin olvidar donaciones en efectivo para atender pagos urgentes por alquileres y/o consumos de energía que no pueden ser liquidados por los peticionarios. Y, además, también, estamos atendiendo a familias que nos derivan los Servicios Sociales”.

Las parroquias multiplican su actividad y gracias a los voluntarios, Cáritas Pozuelo-Aravaca sigue manteniendo su red de atención a las personas y familias más vulnerables.