LOS ONCE DIOSES ANÓNIMOS

07-05-2020 9:44 a.m.

Por José Luis García Castañeda
Imagen Ricardo Rubio
¡Españoles! Les vamos a hacer un regalito. Pueden salir de casa, pueden caminar por las calles, pueden visitar a sus familiares, pueden trabajar, pueden moverse de una provincia a otra… Ya les diremos cómo y cuándo.

¡Españoles! Les vamos a ir devolviendo sus derechos. Pero no los de antes, ¿eh? Van a poder ir disfrutando de sus nuevos derechos, de su nueva normalidad. Y les vamos a decir cómo y cuándo.

Y hoy se le pregunta al tal Fernando Simón, ya saben, el de “un caso de infección a lo sumo en España”, que quiénes forman ese “comité de expertos” que van a decidir cómo y cuándo recuperaremos nuestros derechos o los nuevos que nos concedan.

Y ese tal Fernando Simón, nos dice que no va a decir quiénes forman ese “comité de expertos”, así, con dos… narices. Que van a seguir siendo anónimos, “porque sufren muchas presiones”, en especial de los medios de comunicación, y que tienen que trabajar en libertad.

Tan solo voy a reproducir el artículo 11 de la Ley 33/2011, General de Salud Pública: “Colaboración en salud pública e imparcialidad en las actuaciones sanitarias Las Administraciones sanitarias exigirán transparencia e imparcialidad a las organizaciones científicas y profesionales y a las personas expertas con quienes colaboren en las actuaciones de salud pública, incluidas las de formación e investigación, así como a las personas y organizaciones que reciban subvenciones o con las que celebren contratos, convenios, conciertos o cualquier clase de acuerdo.

A estos efectos, será pública la composición de los comités o grupos que evalúen acciones o realicen recomendaciones de salud pública, los procedimientos de selección, la declaración de intereses de los intervinientes, así como los dictámenes y documentos relevantes, salvo las limitaciones previstas por la normativa vigente.

Se desarrollarán reglamentariamente los requisitos para la declaración de conflicto de intereses por parte de los expertos y representantes de las organizaciones científicas y profesionales que compongan los comités o grupos que evalúen acciones o realicen recomendaciones de salud pública.”

Solo nos han dicho que son once, anónimos, nuestros Dioses. La Ley, por el forro. Esto era una democracia, o lo más parecido a ello. Se acabó hace tiempo.

O reaccionamos o… ¡Basta ya!