El balón Calviño, el OXIGENO de Sánchez

08-07-2020 6:28 p.m.

Por Eduardo López García de Jaime
Sánchez sabe que su gobernabilidad pasa a depender en gran parte por Nadia Calviño en caso de que la ministra de Economía sea nombrada presidenta del Eurogrupo

El presidente del Reino de España sabe perfectamente que podría fácilmente agotar la legislatura sin convocar elecciones anticipadas. Los 19 ministros de Finanzas de la Zona Euro que componen el Eurogrupo decidirán el jueves 9 de julio quién presidirá su cónclave durante los próximos dos años y medio. 

El Eurogrupo es un órgano informal, que se reúne una vez al mes en la víspera de la sesión del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofín), y en el que los ministros de los Estados miembros de la Zona Euro examinan cuestiones vinculadas a las responsabilidades comunes de sus respectivos países en relación con el euro.  El Protocolo nº 14 del Tratado de Lisboa, que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009, establece la función de este órgano.

Será una votación histórica, no solo porque la Covid-19 ha obligado a que la reunión sea por videoconferencia -se votará telemáticamente-, sino porque la ministra de Economía española tiene muchas posibilidades de convertirse en la primera mujer en alcanzar este puesto, sucediendo así al portugués Mario Centeno. 

Tres candidatos se batirán en duelo por ocupar la silla del ministro portugués: el liberal luxemburgués Pierre Gramegna, el democratacristiano irlandés, Paschal Donohoe, y una socialdemócrata, Calviño en cuestión. 

Actualmente las quinielas apuestan por la ministra española, pero a su vez es la candidatura que más polariza y más divide en Europa, por la falta de confianza en la coalición de gobierno, conocida como “social-comunista”, algo que juega en su contra, al no ser deje en fuera de juego al vicepresidente, Pablo Iglesias.

Si nadie consigue obtener los diez votos necesarios en la primera votación, se informará del orden en el que han quedado según los apoyos obtenidos. Así, es costumbre que el que resulte tercero se retire de la carrera, despejando el camino a los dos finalistas, y por lo tanto, a la votación final. 

En el caso de Austria, su ministro de Finanzas, Gernot Blümel, ya ha anunciado que no apoyará la candidatura española, sino que apoyará a Donohoe, argumentando la necesidad de reforzar la representación de los países pequeños conforme al reparto y gestión del Fondo de Reconstrucción europeo y la conveniencia de optar por un candidato de un gobierno más disciplinado en regla de gasto. Y es que están en juego 750.000 millones de euros para el nuevo programa de estímulo económico de la UE y Austria, al igual que Países Bajos y otros países pequeños, temen que los grandes como Alemania, Francia, España e Italia marquen la pauta. 

El ganador será ratificado por "mutuo acuerdo". De esta manera se respeta el espíritu de consenso por el que se toman las decisiones en el Eurogrupo. El relevo no tendrá lugar hasta el 13 de julio.