Cuando te olvidas de vivir para ser el "Número 1"

23-09-2020 8:25 a.m.

Un 23 de septiembre de hace 77 años nació; "El español más popular del siglo XX"
Por Eduardo López García de Jaime

Así es como lo definió Tomás Muñoz a Julio, un buen amigo, en común, nuestro.

¿Qué se puede aprender de este artista?
Todo...

Su vida ha sido afán, superación y sacrificio.

Cuando eres joven y te postulas para ser el futuro portero del equipo de fútbol más laureado de la historia, estás tocando el cielo. Lo malo es si la infortuna, por así decirlo, se cruza en el camino. El hecho de aceptar que no vas a poder volver a estar “bajo palos”, que nunca llegarás a jugar en el primer equipo y si por ello fuera poco, la duda de no saber si algún día volverás a andar, ya que la lesión medular es tan grande, lo único que te queda es rezar y luchar.

"Dicen" que es en los momentos nostálgicos, depresivos y tristes, cuando las personas sacamos al artista; la expresión de todos nuestros sentimientos.

Así cuando alguien te regala una guitarra, para que muevas tus dedos, toques tus primeros acordes y sin saber ni música ni solfeo, componer letras de canciones que lleguen a comunicar sentimientos, para finalmente ganar festivales, denota que con poco se pueden haces cosas grandes.

Cualquier persona que tenga la mínima posibilidad de caminar, aún cuando tiene todo en su contra y llega a conseguirlo, denota que es alguien grande y luchador, debido a que muchos nos sumiríamos en una profunda depresión.

Sin embargo cuando eres alguien ambicioso y quieres más, puedes darte cuenta de que en la vida cuando se cierra una puerta se puede abrir otra y esa otra puerta una vez abierta, si buscas la suerte y te lo propones, puede llevarte a lo más alto: a la cima.

“Llegar a la meta cuesta, y cuando estás en ella mantenerte cuesta más”, seguir con el mismo estilo que el primer día, sabiendo que eres distinto al resto de tus colegas, como artista en el escenario sabes que no puedes bailar y apenas moverte por tu accidente del pasado, pero cambias eso por una posición prácticamente fija y elegante. Has hecho de ese gran defecto una gran virtud y un estilo propio. Aparte no sabes solfeo y no tienes una gran voz porque Dios no te ha dado ese don, pero observas que con ese tipo de letras que compones, tu voz es la melodía de esas letras, vuelves hacer de un defecto otra virtud y tu propio estilo musical. Por ello con gran inteligencia y sabiduría transformando todos esos defectos en grandes virtudes y hacer de ellos un estilo propio, puedes ser un "Número 1".

¿Se puede hacer más?
Si, claro que se puede hacer más. Aprender idiomas por ejemplo y cantarle a las gentes del mundo en su idioma natal, ya que nadie antes lo había hecho, convirtiéndose así en un pionero, ya que como persona no te cierras fronteras, si no que la abres. Así trabajando día a día pasa el tiempo, 52 años haciendo el trabajo que más te gusta y te das cuenta de que todo aquello que antes veías imposible, se convierte en posible por tu esfuerzo, perseverancia y dedicación.