19-10-2014 5:59 p.m.

JULIO 2012  /  ACTUALIDAD

Anuncios que nos evocan viejos tiempos

19-10-2014 5:59 p.m.

Muestra de una gran parte de los anuncios realizados entre 1955 y 1970 por los hermanos Moro

Un, dos tres / Aquí estamos con usted otra vez…” ¿Quién no recuerda esta canción del famoso programa Un, dos, tres con la calabaza Ruperta? O aquella otra de “Vamos a la cama, que hay que descansar…” de la familia Telerín. Bueno, pues para los nostálgicos o aquellos que se quieran llevar a la cama a sus hijos con un poco de recuerdos puede verlos en la muestra El anuncio de la modernidad. Los míticos Estudios Moro (1955-1970), que tiene sus puertas abiertas hasta el 17 de agosto en las instalaciones del centro cultural de la Plaza del Padre Vallet.

José Luis Moro fue el responsable, junto a su hermano Santiago, del renacimiento de los dibujos animados en España a finales de los años 40. Fueron unos publicitarios y realizadores de dibujos animados que consiguieron unos resultados increíbles, incluso a día de hoy.

Se hicieron populares por los anuncios de Profidén, el zapateado de las botellas de Tío Pepe, los discos-sorpresa, con el famoso don Pedrito y su jingle Está como nunca el sabor que mejor sabe: ¡Fundador!, y la promoción de Quina Santa Catalina y su Quinito: ¡Y da unas ganas de comerrrrr! Todavía se recuerdan, por su modernidad, el striptease de la Gallina Blanca de Avecrem y las vaquitas rumberas de Starlux. Y, sobre todo, por la muñeca Blanquita de la campaña de Ése lava más limpio, mascota pionera de los comerciales de detergentes. Y por publicitar los coñacs con la imagen de una mujer, Elena Duque, para Veterano, ¡qué coñac!

Pero su inmensa popularidad se la deben a La familia Telerín y su mítico separador publicitario Vamos a la cama, reconocido como uno de los mayores logros de Televisión Española. Gracias a todo este trabajo, durante esas décadas consiguieron cientos de premios internacionales, entre los que destacan tres Palmas de Oro de Cannes.