11-12-2017 11:17 a.m.

DICIEMBRE 2017  /  ENTREVISTAS

Una vida dedicada a los demás

11-12-2017 11:17 a.m.

Bienvenido Jesús Nieto Gómez, Medalla de Oro a la Educación Vial: “Se ha bajado considerablemente el número de víctimas mortales en la carretera pero todavía son muy elevadas.” Por María Teresa Haering Portolés

Medalla de Oro a la Educación Vial por Fesvial en los VI Premios de Seguridad Vial para los Policías Locales, monitor de Educación Vial de la Policía Local de Pozuelo de Alarcón y Presidente de FETEVI, entre otros muchos premios… Pero Bienvenido es conocido sobre todo, por los vecinos de Pozuelo de Alarcón por dedicar su vida a salvar la de los demás por medio de la concienciación en la Educación Vial, en todos los colegios de Pozuelo. Lleva 29 años dedicado a ello en nuestro Municipio. Este tipo de educación se ha hecho extensiva en muchos foros y divulgada a nivel nacional y eso hace que esta actividad en Pozuelo de Alarcón sea reconocida de forma nacional e internacional.

—¿Qué significa para ti esta medalla de Oro a la Educación Vial?
La medalla la han otorgado mis compañeros a propuesta de la Oficial Sonia Rodríguez, debido a mi trayectoria para que se me compensase por el mérito a la Seguridad Vial en el campo de la Educación Vial, que ha sido lo que he hecho toda mi vida. Ha supuesto en primer lugar para mí una gran alegría, y en segundo lugar una gratificación y satisfacción personal y de toda la policía municipal. Aunque no podemos cuantificar cuántas vidas hemos salvado, hemos logrado contribuir a que se haya bajado considerablemente el número de accidentes en Pozuelo de Alarcón. Me siento realmente satisfecho por ello. Los proyectos de Pozuelo de Alarcón se han divulgado en muchos foros reconocidos por la Dirección General de Tráfico o la Dirección General de Educación. Esto ha provocado que se haya conocido a Pozuelo también por esta actividad.

—¿Cómo y por qué decidiste dedicarte a esto?
Hay un poco de todo. Yo provengo de dos sitios: del Ministerio de Defensa y del Ministerio de Educación y en ambos era profesor. Toda mi vida me he dedicado a la enseñanza, desde siempre, cuando no era catequista era algún tipo de animador de tiempo libre. Aprobé unas oposiciones allá por el 83 de la enseñanza y a partir de ahí todo un periplo, porque me presenté a estas plazas de policía municipal, ya que las plazas de educación eran itinerantes y en cambio en estas siempre estabas en un mismo sitio, en Pozuelo de Alarcón, y la verdad es que se me trató bien y como se me trató bien, aquí me quedé. Yo recogí el testigo de Julio Peguero de la iniciativa de Educación Vial de entonces, y el oficial de entonces D. Fernando Ruiz Rubiato fue el que decidió que me dedicara a esto.

—¿Es por algún acontecimiento personal tu gran concienciación sobre la Seguridad Vial?
Efectivamente, en mi vida personal hubo un accidente que a toda mi familia nos marcó, el 10 de octubre de 1976 aquí en Pozuelo, en la carretera frente a Televisión Española, que unía el barrio de Aravaca con el barrio de Carabanchel, allí perdieron la vida siete familiares míos, en el mismo accidente. Los siete están enterrados en el cementerio de Pozuelo, perdieron la vida seis en el acto y uno al día siguiente. Fue un accidente brutal, un vehículo, en este caso el conductor se metió debajo de un autobús de un equipo de fútbol. Fue un accidente tan brutal en aquellos años, que la única televisión que existía era la 1 y la 2 y estaba en esos momentos la noticia en el telediario de la 1. “Un accidente que se ha producido frente a nuestros estudios…”. Eso quizá me ha condicionado y se ha convertido en una motivación más. Aquí también me afectó mucho la muerte de una chica en ciclomotor que iba de Pozuelo a Aravaca a la salida de una discoteca que se llamaba “El Andén” que estaba en la Estación y ella fue literalmente aplastada por un autobús. Ver a esa chica y ver a su madre, provocó en mi una decisión de “Hay que poner freno a esto”. Entonces gracias al impulso de María Luisa Grande, una concejala de entonces, pudimos empezar con planes preventivos de Educación Vial hasta el día de hoy.

—¿Cuántas vidas habéis salvado?
No lo podemos medir, esa es la gran pregunta de la Dirección General de Tráfico. A nivel local en Pozuelo de Alarcón hemos pasado de una media de 3/4 muertos al año, muchos de ellos jóvenes, a estar entre 5/ 6 años sin tener una víctima mortal. El Plan Preventivo ha tenido mucha influencia en Pozuelo y se ha extendido a otros municipios. Como yo venía de la Educación, hemos trasladado esta experiencia a la Educación Vial. En España, en el año 1989, estábamos en un pico de unas 10.000 víctimas mortales anuales y en cambio el año pasado fueron 1.684. Este año vamos a andar por ahí. Se ha bajado considerablemente el número de víctimas mortales en la carretera pero todavía son muy elevadas.

—Eres una persona muy religiosa, ¿Esto te ha influido para dar valor a la vida?
Sí. La vida es el don más preciado que Dios nos ha dado. Soy diácono permanente, es decir, dentro de la jerarquía de la Iglesia existen tres clases: el obispo, el sacerdote y el diácono. Dentro de los diáconos hay dos tipos: el que va a ser sacerdote y el que no puede ser sacerdote porque está previamente casado, este diácono se llama diácono permanente porque permanece, no puede ser sacerdote porque está casado. Yo soy diácono permanente actualmente con funciones aquí en Pozuelo de Alarcón en una parroquia que se llama Anunciación de Nuestra Señora y además el señor cardenal de Madrid decidió hace tres años nombrarme delegado episcopal del Tráfico y la Carretera de la Diócesis de Madrid. Esto es una parte de la vida muy importante y ahí también hacemos planes preventivos relacionados con la valoración que la vida tiene para la Iglesia Católica, ya que la vida es el don más preciado que Dios nos ha dado. No he sido  sacerdote nunca, pero tengo una formación de los jesuitas que me ha marcado y todo esto es una labor muy importante para mí. La semana pasada realizamos una actividad que es el “Road Show” y la hicimos con dos colegios católicos, el Colegio Everest y las Escuelas Pías (Escolapios), y en un momento determinado participaron en esta acción preventiva y en este contexto se le da un enfoque más cristiano.

—¿Qué consejos nos darías a los lectores de Pozuelo IN para seguir salvando vidas?
El mejor consejo que yo puedo dar es el de la prudencia, la precaución y la consideración del respeto a los demás, el respeto al prójimo, desde el punto de vista de respetarte a ti mismo para que también respetándote a ti mismo seas capaz de respetar al prójimo y el prójimo te respete a ti. También es importante el tema de saber ceder, de ser un poco más calmados en cuanto al tráfico, evitar las prisas, evitar el conducir bajo los efectos de las drogas y el consumo de alcohol. Es muy sencillo el perder la vida en la carretera. Siempre sale más barato el coger un taxi que el desplazarte con una copa de más. Es importante conducir con atención y siempre alerta. Hay que comportarse con los demás como le gustaría que se comportaran con uno mismo.

—¿Hacia dónde se dirige la Educación Vial en España?
 Cuesta mucho incluir la Educación Vial como una asignatura evaluable pero por ahí van los tiros. El 11 de diciembre tengo una reunión en el Consejo Superior de Educación Vial, en el Congreso de los Diputados y vamos a tratar otra vez este tema para evaluar estos planes educativos.

Bienvenido Nieto, posiblemente  una de las personas más queridas de Pozuelo.   Ω