06-06-2018 10:54 a.m.

JUNIO 2018  /  ENTREVISTAS

Jesús Álvarez Cervantes, director de Deportes de TVE

06-06-2018 10:54 a.m.

“Quiero que España vuelva a ganar el mundial, que volvamos a brillar en el Tenis, en el Fútbol, en el Balonmano y seguir contando los éxitos de la Selección, de los equipos y de los deportistas españoles”
Por Teresa Haering Portolés

Jesús Álvarez lleva en la televisión delante de las cámaras 42 años y más de 7000 telediarios. Su padre fue el primer periodista en presentar un telediario en Historia de la Televisión en nuestro país. Ha trabajado con los más grandes y con la actual Reina de España. Es profesor de la Universidad Francisco de Vitoria. Considera que un periodista “es igual a un médico” porque no tiene horarios. El secuestro de su suegro, Emiliano Revilla, por la banda terrorista ETA marcó su vida, y este suceso ha llevado incluso a la creación de una película, “249 Días”. Es una persona real, periodista de raza, la pantalla le adora y parece que por él no pasa el tiempo, sobre todo por su vitalidad y su energía. Afirma que hay personas que dan bien en cámara, que la cámara les quiere, pero es muy humilde y no hace falta que él diga que él es una de ellas. El director de Deportes de RTVE es uno de los rostros más conocidos de la Televisión y preocupado por ofrecer una televisión de calidad a los españoles. En España estamos acostumbrados a verle en la pantalla. Jesús Álvarez es historia viva de la Televisión pública pero nos confiesa que todavía se ilusiona y siente los nervios cada día antes del Telediario.

—¿Cómo y por qué te decidiste a ser periodista?
Siempre he dicho que soy periodista por genética, pero yo no lo sabía. Mi padre fue uno de los pioneros de Televisión Española, el primero en presentar un  telediario en el 56. Mi madre trabajaba en la radio, tengo una hermana que también trabajaba en la radio, una tía, lo más normal era que yo me dedicara al periodismo. No es que sea de vocación tardía, pero me decidí tarde a estudiar periodismo porque hice el bachillerato de Ciencias pensando en hacer Telecomunicaciones. Por desgracia perdí muy joven a mis padres, mi padre murió cuando yo tenía 12 años y mi madre 4 años después, con lo cual tampoco pude preguntarles sobre sus profesiones. Cuando llegó el momento de matricularme en la Universidad, me dije, bueno, ¿Cómo me voy a meter en una carrera de ciencias, si a mí lo que realmente me gusta, lo que he vivido en casa, lo que sé, es el Periodismo? entonces me decidí.

—¿Recuerdas qué sentías cuando veías a tu padre en TV?
Fue curioso porque en el colegio cuando eres pequeño no asimilas. Pero de repente, me empecé a dar cuenta de que se dedicaba a algo especial cuando me pedían fotos firmadas de él mis compañeros de clase y yo no entendía muy bien porqué. 

—¿Qué personas te han inspirado para dedicarte al Periodismo?
Tuve la inmensa fortuna de empezar a trabajar cuando estaba en primero de la carrera gracias a las relaciones de  mis padres. Antolín García, un periodista de rtv, me hizo una entrevista, al terminarla me ofreció un programa semanal para decir durante 15mn lo que quisiera.

—¿Qué hiciste esos 15 minutos de tu primer programa de Radio?
Me dediqué a hacer entrevistas a hijos de famosos a ver si se cumplía eso de “de tal palo tal astilla”. En esa misma emisora que era la Voz de Madrid trabajaba otro periodista, Joaquín Soler Serrano, él me ofreció hacer un programa diario. Para un chaval como yo recién empezado en la facultad y que lo que te interesa es practicar, acepté encantado. Trabajamos una temporada y por una serie de problemas no me pudo pagar y lo tuve que dejar. Me acuerdo que me dijo “Siento mucho no poderte pagar pero algún día intentaré pagarte este favor que me has hecho”. Al poco tiempo, me llamó. Me acuerdo que era un mes de junio, uno de esos días que estaba en la siesta empezó a sonar el teléfono, no había móvil, estaba en la otra punta de la casa y yo oía el “run run” y pensé “¿Quién me llamará a estas horas?”.  Era Joaquín que me dijo “¿Te acuerdas que te dije que un día te intentaría pagar lo de la radio? Pues ese día ha llegado porque me han hecho director de un programa de televisión y quiero que lo presentes tú.”

—¿Con qué programa de televisión empezaste tu larga trayectoria?
El programa era “7 Días”, informativo semanal muy al hilo de la actualidad. Contaba lo que había pasado durante la semana.

—¿De qué forma cambiaste de un programa de índole informativo general a Deportes?
Después de “La Voz de Madrid” me había movido para intentar ir a otra emisora y entonces conseguí entrar en Radio Nacional, en lo que antes era Radio Exterior de España. Todo mi interés y entusiasmo estaba puesto en hablar por el micrófono, redactar noticias, pero entonces en España había una especie de “titulitis” que si no tenías título no podías ejercer, entonces se lo dije a mis jefes, “Yo quiero hacer micrófono” y mi jefe me dijo “Pero aun no tienes el título, estás estudiando todavía” y yo le dije: “Ya pero a mí lo que me gusta es esto” y me contestó “Pero usted no puede hacer micrófono ni redactar noticias porque no tiene el título aun, a no ser que quiera usted hacer información deportiva.” A mí, que me había gustado el deporte siempre, pues encantado, dije “ahora mismo”. Se creó la Redacción deportiva de Radio Exterior que no existía hasta entonces y a partir de ahí empecé mi trayectoria en el deporte.

—¿Qué acontecimiento deportivo te ha marcado más?
De todo lo que he hecho, he podido asistir a grandes acontecimientos deportivos donde han triunfado grandes deportistas españoles, mundiales de rally, Fórmula 1, Juegos Olímpicos pero sin lugar a duda, el que más me ha marcado, del que más satisfecho me encuentro por haber tenido la oportunidad de vivirlo, fue cuando España conquistó el Mundial de Fútbol. Aquel año 2010 en Sudáfrica, en la Soccer City en Johannesburgo que fue el momento culminante de mi trayectoria por muchos motivos.

—Llevas más de 40 años delante de las cámaras, fuiste compañero de telediario de la actual Reina de España, has vivido grandes acontecimientos históricos en primera persona… ¿Qué es lo que te conmueve?
Me encanta hacer todos los días el Telediario. Cada día que me pongo delante de la cámara noto un cosquilleo en el estómago cinco segundos antes de empezar, es lo que te mantiene vivo y alerta.

—¿Alguna anécdota a destacar?
Pues me ha explotado un foco en directo. En ese momento dije “Ese ruido que han escuchado es porque ha explotado un foco pero seguimos informando” eso nos ha pasado a todos, son gajes del oficio y los riesgos del directo. Ha habido meteduras de pata que todos las hemos tenido, recuerdo una vez en concreto, que fue comentada y muy polémica, una jornada que hubo equipos madrileños que habían jugado contra los equipos barceloneses, el Madrid y el Atlético contra el Espanyol y el Barsa y uno había perdido y el otro había empatado. En lugar de decir que había sido una “mala jornada para los equipos madrileños”, dije para los “equipos españoles”… Se montó tal lío, que en Cataluña, que estaba el pre-independentismo, se formó una buena. Esto fue hace 10 años. Lo que más me molestó fue que me llamaron de muchos medios catalanes para ver qué había pasado, para preguntarme, y yo les dije que había sido un simple error. ¿Sabes esa máxima periodística que se decía en la Facultad de que “No permitas que la realidad te estropee un buen titular”? Pues la realidad era otra pero el titular ya lo tenían hecho y era “Jesús Álvarez distingue a los equipos catalanes del resto de los españoles” y me molestó un poco.

—¿Alguna vez habéis tenido que parar el Telediario?
El Telediario no se para nunca pase lo que pase. Llevo 42 años en esta casa. Cuando cumplí los 40 años en Televisión, me prepararon una sorpresa, un recorrido por mi trayectoria de dos minutos en el Telediario, que es muchísimo tiempo. Se lo agradecí mucho a ella y a la directora, María Izaguirre que tuvieron el detalle de dedicarme ese tiempo. Hay algún compañero más veterano que yo, pero desde luego en imagen, delante de la cámara, soy el más veterano, salvo error u omisión, más incluso que Jordi Hurtado.

—Has sido compañero de la Reina de España, ¿Cómo era trabajar con ella?
Era una periodista de raza, le encantaba estar donde se había producido la noticia. Lo bonito de nuestro trabajo es que somos el puente entre la noticia y la gente. A Leticia le encantaba eso, estar ahí, contarlo a su manera, gran trabajadora, ambiciosa en el sentido más noble de la palabra: quería hacer muchas cosas porque le apasionaba.

—Como profesor universitario ¿Hacia dónde crees que se dirige el Periodismo?
Aquí en la Universidad Francisco de Vitoria, que es donde soy profesor, hay una gran devoción y dedicación a las Ciencias de la Comunicación porque son carreras que demanda mucho la gente, de hecho el año que viene habrá un título propio de Periodismo Deportivo.

—¿Qué opinión te merecen las Redes Sociales?
Me dan miedo. Yo soy usuario pero con mucha prudencia, hay que usarlas con moderación y precaución porque muchas veces aceleran un proceso y pueden inducir a error. Hay mucha premura por contar cosas sin verificar. Antes decíamos nosotros que “Con los titulares de hoy envolvemos los bocadillos de mañana” un titular duraba 24 horas, no duraba 15 minutos como duran ahora.

—Estos días ETA ha vuelto a ser noticia en los medios ¿Cuál es tu punto de vista personal desde tu experiencia?
Indudablemente es una buena noticia. Llega tarde, esto es un proceso que tenía que haberse levantado mucho antes para habernos evitado muchas muertes, muchos secuestros, muchas víctimas… Bienvenida sea esta noticia si es para bien y ETA por fin haya decidido pensar que con la lucha armada no se llegaba a ningún lado.

—¿Queda rencor?
En nuestro caso que fue un secuestro, el de mi suegro, afortunadamente terminó bien. El rencor puede quedar para otro tipo de víctimas que han sufrido asesinatos en sus familias o en sus amistades próximas. Yo siempre he dicho que en lo que duró el secuestro, 249 días, que por cierto hizo una película un profesor de la Francisco de Vitoria, Luis María Ferrández, el daño que nos hizo a nosotros fue que 249 días no tuvimos una vida normal.

—¿Qué te debe el terrorismo a ti?
Me debe 249 días de mi vida pero por desgracia a otras personas les debe vidas de familiares y seres queridos.

—¿Esos 249 días de dónde sacabais las fuerzas para seguir?
Ya sabes que la vida a veces nos somete a una serie de circunstancias y pruebas que creemos que no vamos a poder de superar pero luego nos sorprendemos de lo que somos capaces.

—¿Cómo ve el futuro de la Televisión Pública?
Yo siempre he dicho que lo que tienen que hacer los gobiernos, que no lo ha hecho ningúno hasta ahora es, primero definir el modelo de TV Pública que queremos y dotarle de un presupuesto válido. Cuando el gobierno de Zapatero decidió quitar la publicidad de tv y asignar una partida que salía de los Presupuestos Generales del Estado y de los beneficios de las televisiones privadas, este iba a estar en torno a 1200 millones de euros. Nunca se cumplió en muchas ocasiones no ha llegado a los 750 millones. Esta inversión no es suficiente para todos los gastos que conlleva este ente. Con ese presupuesto no se puede competir, no puedes tener buenas películas, derechos de grandes acontecimientos deportivos, series nacionales de ficción… No se puede competir en las audiencias con las televisiones privadas. Que no queremos competir, que no queremos luchar, que queremos que sea una televisión residual… Pues entonces a lo mejor sobra la televisión pública. Pero sí queremos una televisión pública de calidad, que pueda ofrecer acontecimientos para el resto que no pueden ver las otras televisiones, entonces hay que dotarla de una serie de medios que nos permitan competir.

—Hablando de fútbol, ¿De qué equipo eres?
Soy de la Selección española, no puedo ser de ningún equipo por una cosa que se llama objetividad. Al igual que a los periodistas políticos no se les puede preguntar de qué partido son, con nosotros pasa lo mismo.

—¿Estás preparando algún proyecto a corto plazo?
Me queda por hacer todo porque cada día es nuevo y me queda hacerlo lo mejor posible. Es el mismo formato pero diferentes argumentos. Es decir, el telediario siempre va a ser el telediario y va a tener su parcela informativa a la que yo reclamo más tiempo para el deporte, evidentemente, pero lo bonito de este trabajo es que es nuevo cada día. No sabes las rencillas que va a haber ni con qué te vas a encontrar.   Ω