08-03-2018 8:13 p.m.

MARZO 2018  /  EDUCACIÓN

Procesos de aprendizaje y educación

08-03-2018 8:13 p.m.

Los niños se desarrollan en parte gracias a procesos cognitivos mediante mecanismos de asimilación y acomodación...

Los niños se desarrollan en parte gracias a procesos cognitivos mediante mecanismos de asimilación y acomodación, y por otro lado gracias a las prácticas sociales, a veces claramente educativas pero no siempre, en las que aprenden a ser parte de una cultura.

El desarrollo, la educación y la cultura están fuertemente relacionados e implica comprender, que existen prácticas sociales educativas dirigidas a transmitir una cultura a los individuos pero también que los individuos interpretan y reconstruyen la cultura.

Es importante destacar que lo niños aprenden de las acciones de los adultos, pero además internalizan sus intenciones y actitudes.

El aprendizaje de los niños también tiene que ver con tres dimensiones:

—Dimensión afectiva o esfera emocional, donde entran en juego la autoestima y el autoconcepto, influyendo en los aspectos más personales del menor.

—Atribuciones causales, todos los seres humanos utilizamos mecanismos para dar sentido a lo que sucede, entendiéndolo como algo interno o externo a nosotros, es decir, por causas controlables o incontrolables.

—Dimensión social, adoptando una inmensa importancia todo lo que rodea a la persona, grupo de iguales, cultura, costumbres, etc.

—Relación bidireccional, la dimensión educativa no es emocionalmente neutra sino que se nutre de las relaciones interpersonales, influencia de los padres, resultados obtenidos y retroalimentación del docente, etc.

Los entornos y los contextos en los que se desenvuelve el niño son la fuente de donde se nutren para construir aprendizaje, interactuando con estos entornos, en el hogar con la familia, el escolar y entre iguales.

Pero existe un aspecto de capital importancia que será decisivo a la hora de adquirir conocimiento y experiencia y que además dependen en parte del entorno familiar del niño, estamos hablando de  “las discontinuidades”, estas son ciertos elementos que influyen la participación de los niños en los diferentes contextos en los que se desenvuelven.

Una de las discontinuidades es la del hogar y escuela en la etapa donde se escolariza al menor, esta transición está marcada por características como el tamaño del grupo, ya que en el hogar el grupo mucho más reducido que en la escuela, la formalidad entendiendo que en el hogar se actúa de una manera más libre que en la escuela, estando ésta sujeta a horarios y actividades programadas, o por otra parte la funcionalidad en el hogar y en la escuela están determinadas por diferentes directrices.

Si la discontinuidad existente entre el hogar y la escuela es muy acusada, la escolaridad del niño será más complicada. Es por esto que las personas que forman parte del entorno del niño, padres, profesores, etc., deben “tender puentes” al niño en algunos elementos de la vida cotidiana desde ambas partes, por ejemplo, desde el hogar estableciendo horarios y estructuras y desde la escuela conociendo el entorno familiar de los alumnos de la manera más detallada posible, para entre otras cosas poder aprovechar los conocimientos previos del menor.

Ayudar a la educación, entre otras cosas significa, atender a las capacidades individuales de los niños, a nivel cognitivo, afectivo y conativo.

El concepto de “Triángulo Interactivo”, hace alusión a la interrelación existente entre el alumno, los conocimientos y el profesor. Desde la escuela se debe tener una visión donde se consideren las diferencias individuales de cada alumno, utilizando una estrategia de enseñanza adaptativa a la mejor manera que tenga cada niño de aprender, lo sé es un objetivo pretencioso, pero es una realidad que el enfoque está dirigido hacia esta práctica educativa. Asimismo los padres sí que tienen la oportunidad de dirigirlo de esta manera, es decir, identificando cuáles son las capacidades y pasiones de los hijos, y atendiendo a esto diseñar procesos de aprendizaje efectivos y asertivos.

Para terminar, decidles que además de todas estas consideraciones, y como expongo siempre, a todo esto dará óptimos resultados siempre y cuando se maneje la situación y la interacción con el niño de una forma cercana, con paciencia y dedicación.

La paciencia a la hora de explicar una lección o un ejercicio a los hijos parece que a veces flaquea, pues bien, hoy también les propondré algo, cojan un lápiz con la mano contraria a la que suelan utilizar, es decir si son diestros con la izquierda y viceversa, ahora intenten escribir, algo sencillo su nombre…….¿Complicado hacerlo bien a la primera verdad?.........¿Cómo se sienten? Y si además hiciera algún comentario como “que mal” o resoplara ¿Cómo se sentiría..?.

Gracias.

Más artículos

Miguel Poveda

04-04-2017 2:33 p.m.

Una renacentista en el siglo XXI

04-03-2016 1:29 p.m.

Solidaridad en Montessori

03-03-2016 1:40 p.m.

El arte de José Mercé

13-05-2015 11:10 a.m.

La alegría de comunicarse

14-12-2014 9:01 p.m.