09-10-2018 8:24 p.m.

OCTUBRE 2018  /  EDUCACIÓN

Mercedes Bermejo nos presenta su nuevo libro: La danza de las emociones familiares

09-10-2018 8:24 p.m.

Toda una vida dedicada a ayudar a las familias del municipio. Trabajó en el ayuntamiento de Pozuelo durante 6 años, estudió en Pozuelo, y aunque se formó en varios países, volvió para seguir sirviendo a “su pueblo”, donde fundó su centro de psicología, Psicólogos Pozuelo, desde hace más de 10 años.  Hoy nos presenta su nuevo libro, sobre cómo ayudar a los más pequeños y a sus familias
Por Carmen Millán

La autora recoge su experiencia clínica, basada en el respeto al menor, y tiene en cuenta las estructuras emocionales de la familia. A su vez, hace hincapié en temáticas de actualidad como las nuevas tipologías familiares, el buen uso de las tecnologías, el sistema educativo, el desarrollo evolutivo del menor y la familia, o cómo ser padres y madres en la sociedad actual, proporcionando un amplio abanico de recomendaciones y herramientas prácticas.

Gracias a su lenguaje claro, sencillo y al mismo tiempo técnico, esta obra está orientada a psicólogos, psiquiatras, profesores, educadores, profesionales de la salud, madres, padres… en definitiva, a cualquier persona interesada en la educación y bienestar de nuestros pequeños y sus familias.

—¿Cuál es el objetivo de este libro?
El principal desafío escribiendo este libro ha sido plantear un modelo teórico, de manera instructiva y entretenida, basándome en el conocimiento técnico aplicado al campo de la psicoterapia infantil, así como en mi trayectoria profesional, y la de mi equipo, implementando la Terapia Emocional Sistémica.  Al mismo tiempo se trata de un texto principalmente práctico, incluyendo una propuesta de ejercicios, ejemplos, y técnicas de intervención útiles para la práctica terapéutica.

—¿En qué consiste?
No es un manual técnico ni académico, sino una hoja de ruta para profesionales, que a su vez pretende hacer una reflexión, concienciación, y conexión con los niños, niñas, adolescentes, padres y madres de la actualidad.  Proponiendo así un patrón de trabajo que incorpore, entienda, respete y tenga en cuenta al menor a partir de intervenciones tanto individuales como familiares, considerando las características de la historia moderna, factores socioeconómicos de la actualidad, así como las diferentes tipologías familiares.  Incorpora aspectos emocionales y relacionales a través de un nuevo enfoque, la Terapia Emocional Sistémica, así como de un modelo de intervención propio, el modelo sistémico-emocional-relacional (Modelo SER). 

—¿A quién va dirigido el libro?
Tanto a profesionales familiarizados con el campo de la psicoterapia, como a los que ya forman parte ella, a los interesados en conocerla, como a los profesionales de la salud, de la educación y de la práctica clínica. El manual ha sido escrito desde los conocimientos teóricos y la experiencia profesional de la aplicación clínica, desde la Terapia Emocional Sistémica, uniendo la terapia familiar sistémica a la influencia humanista y relacional.

—¿Crees que la sociedad necesita más ayuda psicológica que en épocas anteriores?
Creo que, por suerte, en nuestro país cada vez es menos tabú reconocer que necesitamos o que vamos al psicólogo.  Pero, en comparación con otros países, aún tenemos que avanzar mucho en este sentido, pero en ningún caso deberíamos caer en la “moda” o “necesidad” de ir al psicólogo.  Es cierto que los ritmos de vida que llevamos, la inundación de las nuevas tecnologías en nuestras vidas, las dificultades en la conciliación familiar de nuestro país, las exigencias de la sociedad actual, así como la falta de autocuidado, hacen que incrementen los casos con síntomas de ansiedad, depresión, conflictos familiares, pérdida de identidad… y esto hace que sea conveniente, acudir a un psicólogo, que nos ayude a entender, nos acompañe y nos de herramientas para mejorar nuestra calidad de vida.

—¿Todas las familias deberían  ir al psicólogo?
La familia es la institución social donde conviven las personas un mayor tiempo, y ésta constituye, con frecuencia, una fuente de apoyo y en ocasiones, por el contrario, una fuente potente de tensiones psicológicas.  Por ello, conviene normalizar la necesidad de revisar el “estado actual de la familia”.  Al igual que nuestros coches se revisan periódicamente, o los niños asisten a sus revisiones médicas, ¿por qué no revisar la institución social más antigua y permanente de nuestra sociedad?  Las familias que acuden a nosotros, aunque no las conozcamos, sabemos que son valientes, que tienen recursos, y que tienen una parte sana que desea ser feliz, que quiere resolver sus problemas, y desde ahí trabajamos con las personas.  Todas las personas estamos capacitadas para crecer y cambiar.

Siempre digo a mis alumnos que las personas que están peor no son las que vienen al psicólogo, sino las que no lo hacen; por miedo, vergüenza, temor, desconfianza, pero no viniendo tampoco logran resolver sus problemas, a veces incluso se agravan. 

—¿Cuándo sabemos que un niño o niña necesita ir a terapia?
Los niños donde mejor pueden estar es jugando, en su casa, con su familia, en el parque, practicando un deporte….  Ya que jugar es aprender, y los niños cada vez disponen de menos tiempo para disfrutar del juego libre, de sus seres queridos, que muchas veces estás estresados por diferentes motivos. 

Pero cuando el niño presenta síntomas que no se corresponden con su etapa evolutiva conviene prevenir, o intervenir a tiempo.  Yo siempre insisto en que los padres tienen que confiar más en su intuición cuando creen que a su hijo o hija le ocurre algo.  Al menos hacer la consulta para descartar que sea algo importante y confirmar que forme parte de su desarrollo evolutivo.  En algunos casos conviene hacer una evaluación, con una metodología lúdica y “divertida” para el menor, y en caso necesario, intervenir.  Pero cuando los niños vienen a vernos sienten que vienen a jugar, a pasarlo bien, a compartir sus temores, a buscar juntos “truquitos” que les ayude a sentirse más seguros y felices con su vida.  Y en esto consiste el método que venimos desarrollando con mi equipo más de 15 años, en acompañar, respetar y cuidar al menor de acuerdo a sus hitos de desarrollo.

Mercedes Bermejo Boixareu, vecina de Pozuelo desde hace más de 35 años, pozuelera desde siempre, enamorada de su municipio, y fundadora y directora de Psicólogos Pozuelo, centro sanitario y de formación, que acoge a una media de 300 familias a la semana y cuenta con un total de 14 psicólogos y 2 psiquiatras.

Psicoterapeuta familiar infantojuvenil. Coordinadora de la Sección de Psicología Clínica y de la Salud del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.  Presidenta del Instituto Madrileño de sistémica InfantoJuvenil y otros Sistemas, asociación que atiende a familias sin recursos del municipio, directora de la revista divulgativa Psicología para Tod@s, directora de la colección Senticuentos y Crecicuentos, de la editorial Sentir.  A su vez docente en el ámbito académico, público y privado, autora de diferentes publicaciones relacionadas con la Infancia y Familia, fundadora de la Terapia Emocional Sistémica, y que a su vez interviene y colabora desde hace años en programas de radio, televisión y prensa.

Más artículos

La Poza inaugura Sede

08-05-2017 10:40 p.m.

Miguel Poveda

04-04-2017 2:33 p.m.

Las tablas de los más pequeños

20-03-2015 12:47 p.m.

Tu mejor vestimenta

15-12-2014 6:09 p.m.

Diversión a raudales

17-10-2014 9:16 p.m.