05-11-2016 2:04 p.m.

NOVIEMBRE 2016  /  ENTREVISTAS

Patrizia Ruiz y Miguel Ángel Moyá

05-11-2016 2:04 p.m.

Entre bambalinas y balones
Por Carmen Millán

Ella, con un físico que cualquiera se daría la vuelta para volverla a mirar, no es sólo una cara bonita con unos ojos felinos azules que hablan por sí solos, ni la mujer de.... Modelo, actriz, madre, con una gran voz de la que hace uso profesionalmente y una cabeza muy amueblada, licenciada en ingeniería aeroespacial.

Él es uno de los hombres más atractivos del panorama del deporte, con un físico impecable, algunos le llaman el hipster del futbol por su estilo de vestir, camisas a cuadros, una barba cuidada al detalle y un tupé perfecto. Pero no se queda ahí, una gran simpatía, una personalidad extrovertida y una persona familiar que posee grades valores es con lo que me encontré al conocerlo.

Nos citamos un día cualquiera en Pozuelo, para disfrutar en el restaurante CARPO en la avd. de Europa de un almuerzo. Conversamos con sus propietarios, sobre sus vidas, pasiones, trayectoria... y así poder conocerles desde otro ángulo, estoy hablando de Patrizia Ruiz y Miguel Ángel Moyá.

—Miguel Ángel es mallorquín y desde pequeño le gustaba jugar al fútbol como a cualquier niño, ya fuera con una pelota o a falta de ella con una lata ¿Cuándo empiezas a darte cuenta de tu afición?

A los 5 años mis padres me apuntaron a la escuela de fútbol de mi pueblo (Binisalem), como un juego, sin pensar en nada más como lo hacen todos los padres del mundo.

—¿Y cuándo ven en ti un jugador que resalta sobre los demás?

A mí me gustaba jugar de centro, pero por mi altura y que parecía que se me daba bien, me ponen de portero. A los doce años me fichan para jugar en la selección balear, para mí fue un orgullo !estaba jugando en mi tierra!. Yo me formé en las categorías inferiores del R.C.D. Mallorca con el que debuté en primera división en España.

—Pero tu carrera va deprisa ¿Cómo lo llevas?

Pasé de jugar al futbol en la play a jugar en un campo de verdad, es un sueño hecho realidad.

—No son los únicos equipos con los que has jugado ¿cuál ha sido tu trayectoria?

Me fichó el Valencia, con el que debuté en agosto de 2009 siendo titular y del que terminamos vencedores. En el 2011 fui al Getafe y de ahí al que hoy es mi equipo, el Atlético de Madrid.

—¿Cómo fue tu debut en el Atlético de Madrid?

Tuve un gran comienzo, fue en agosto en la supercopa de España y contra el Real Madrid, terminamos en un empate a uno, y en la vuelta ganamos, emocionante. Aunque todos los partidos son importantes y tenemos que dar lo mejor de nosotros en cada partido.

—Te lesionas la rodilla en mitad de un partido, de la que casi estas recuperado y es entonces cuando te sustituye Oblak, ¿cómo lo llevas?

La recuperación ha sido y está siendo dura. Oblak es un gran portero y como a mí me pasó en su día, tuvo la oportunidad y la supo aprovechar. Estas cosas pasan y hay que asumirlas y llevarlas lo mejor posible.

—Cuando fichas por este club, te vienes a vivir a Madrid y más concretamente a Pozuelo, ¿Cómo es tu vida en este municipio?

Pozuelo es fantástico, mis hijos van a un colegio de la zona, vamos a la cabalgata de aquí, hemos abierto un restaurante en la avd. de Europa... como verás intentamos ser partícipes de todo lo que ofrece el municipio , incluso creamos empleo dentro del mismo.

—CARPO, que significa en la mitología griega "Diosa de la fruta y la verdura" tiene como su nombre indica, un concepto de comida saludable. ¿Te gusta cuidarte?

Como a todo el mundo pero sin obsesionarme, creo que todo sin exceso se puede hacer, quizás en lo que más insisto es en mi pelo, voy a cortármelo tres veces cada dos meses de media.

—Patrizia, ¿cuándo os conocisteis?

Bueno fue en Valencia, yo trabajaba de modelo y él ya estaba allí. Ocurrió sin más, de manera intensa y aquí seguimos a día de hoy y con dos preciosos hijos en el mundo.

—Sólo hay que mirarte para ver que tienes un físico de infarto, pero, eres mucho más que eso, te licenciaste en ingeniería aeroespacial ¿Cómo se estudia una carrera así y no terminas dedicándote a ella?

Nunca se sabe lo que nos depara la vida y en mi caso se cruzó el amor, era irme a trabajar fuera o quedarme con la persona a la que quería y decidí lo segundo.

—¿Y tu carrera como modelo?

Trabajé tiempo en ella, pero es un mundo con mucha competencia. A los ocho años me atropelló un coche, sólo me dejó una cicatriz en la pierna, pero este mundo es muy exigente y esto es un inconveniente, hay que ser perfecta.

—Os venís a vivir a Pozuelo ¿Te gusta?

Somos una familia y para eso es un municipio perfecto, que te aporta tranquilidad, parques donde pasear y disfrutar de la naturaleza que tanto me gusta.

—Te dejas llevar por el amor y cambias tus planes ¿Qué es lo que decides hacer?

Desde pequeña me apasiona el teatro y llevando sólo un mes aquí, me presento a un casting y me cogen para el papel protagonista, no me lo podía creer pero el director confió en mí.

—Un musical, porque además cantas. ¿Cómo vives esa primera experiencia?

Un poco asombrada, era mi primera vez, de protagonista, con nervios y en la primera escena salía encima de un altar, pero cuando empiezo me trasformo y soy muy profesional, lo vivo, es algo que me apasiona. El director me decía que le asustaba mi reacción en el estreno pues no tenía experiencia pero salió todo fenomenal.

—Después de eso, intervienes en otras obras como Marta tiene un marcapasos y actualmente en  Don Juan Tenorio. ¿Cuál es el papel que interpretas?

Yo hago de Lucía, es un Don Juan nuevo, se puede ver en Gran vía y ha sido acogido con gran éxito.

—Además de toda vuestra intensa vida profesional y ser unos padres volcados de dos niños, decidís montar un restaurante ¿Cómo surge la idea?

M.A. Empieza como inversión, Patrizia es la cabeza pensante y yo le doy apoyo.

P.R. Queríamos montar un concepto de comida saludable para todo el mundo, donde poder saborear desde unos originales y únicos bocadillos gourmet, ensaladas variadas hasta hamburguesas distintas.

—¿Patrizia, cómo es Miguel Ángel?

Es muy bueno, alegre, independiente pero muy familiar y con unos grandes valores. Se esfuerza en todo lo que hace y tiene un gran poder de sacrificio.

—Patrizia, ¿Tu color?

El verde.

— y ¿Una debilidad?

El chocolate.

— ¿Miguel Ángel, una pasión?

El mundo del motor de los coches, me apasiona y todo lo que rodea.

— Miguel Ángel, ¿El mejor portero?

Para mí, uno de los mejores Iker Casillas sin lugar a dudas.

Una familia unida, que hace malabares como cualquier otra para poder cuadrar horarios y disfrutar de su vida familiar y personal.

Mujer con gran carácter pero que como nos dice su marido lo que se ve es lo que hay, "Patrizia no intenta hacer nada para quedar bien, es porque le sale, es auténtica, luchadora y con gran corazón".

Él un hombre que transmite alegría y que disfruta con todo lo que hace, que además de disfrutar de su familia le gusta hacerlo con sus amigos y que le encanta hablar.   Ω