08-05-2017 10:50 p.m.

MAYO 2017  /  ENTREVISTAS

Miguel Ángel Moncholi

08-05-2017 10:50 p.m.

"Somos lo que somos en tanto en cuanto estamos" bonita reflexión. Me  cito con él para entrevistarle, en Lúpulo en Pozuelo y en un abrir y cerrar de ojos está fusionado con el ambiente y las personas que le rodean y admiran. Por Carmen millán @CarmenMillan_7

Esta es su respuesta humilde cuando le reafirmo su popularidad y frases como esta, a lo largo de toda la entrevista son las que le definen y lo que sin duda alguna le hace grande, como profesional, como taurino y como persona.

"Lo mejor es no creérselo, al final lo que queda es que nos hemos conocido".

Miguel Ángel Moncholi Chaparro, doctor  en periodismo, licenciado en comunicación audiovisual, técnico en relaciones públicas, diplomado en protocolo, son algunos de los títulos que le avalan.

Nacido en Madrid, ciudad de la que se siente orgulloso "es la ciudad abierta, mi padre me enseñó que cuando alguien me preguntara por una calle no lo dijera, sino que le acompañara". Pero con el corazón dividido con otra, Canarias, con la que tiene muchos vínculos y en donde se relaja y sueña montado en su bicicleta mientras contempla el mar.
No deja de sorprenderme, es una persona muy solidaria, con una gran formación "humanista" de la que se siente orgulloso, como se define. Desde muy joven empieza a colaborar con Cruz Roja como voluntario,  como socorrista, en servicios sociales, en hospitales … haciendo una serie de acciones enfocadas a crear un clima más humano, llegando a ser una de sus grandes experiencias. "En comunicación tuve la fortuna-desgracia de dedicarme a tantas labores como hace la Cruz Roja, las catástrofes naturales, la guerra de Iran-Irak…lo que me permitió colaborar con ellos".
Actualmente también ejerce de profesor "hago mucho el tonto, no va conmigo lo de que la letra con sangre entra. Me divierto mucho, hago imitaciones para llamar la atención. No soy el profesor ideal pero lo intento, a mí me encanta, no solo por su atractivo, sino por poder devolverle a la sociedad lo que la sociedad me ha dado durante tantos años".
Desde pequeño quería ser operador de cámara de estudio, curiosidad que le entró cuando un día fue a ver grabar un programa en tve y se quedó admirando a aquellos señores que grababan subidos en una grúa, lo cual derivó años más tarde en sus estudios de c. audiovisual.

Su primer trabajo remunerado  fue como ayudante de cámara en nodo, de donde tiene muy buenos recuerdos y en donde conoce a profesionales sensacionales. En el 78, ya licenciado en audiovisuales,  entra en la cadena SER, se presenta como periodista.

El mundo del periodismo

"La objetividad absoluta no existe"

Enamorado del mundo de la comunicación, gran parte por genética, su padre estuvo en radio y teatro "mi padre me introdujo la afición a la radio". Entra en la cadena Ser de becario. Allí conoce a grandes profesionales, entre muchos otros que me cita, a Joaquín Prats del que califica como "un mago de la comunicación".

Debuta en la radio con el programa "media noche" con quien fue su maestro y en donde descubrió que las ondas eran magia. "lo que me llega al alma es la radio, porque con tu voz, la música, se puede crear un mundo imaginario, acercándote más a los sentimientos y la sensibilidad de los oyentes".

"En el periodismo hay una competencia insana, hay una cosa muy clara, si yo puedo dar una noticia antes que tú la voy a dar, lo que no quiere decir que te pise".

"La prensa escrita me parece fundamental, cuando me dicen que va a desaparecer digo que horror, que no me lo digan otra vez que me muero".

Fue pionero y en el 99 crea burladero con otros colegas, prensa digital."Una experiencia apasionante pero de una absoluta incomprensión en una época que internet no estaba tan estendida, era maravilloso, en todo el mundo se podía conocer lo que estaba pasando en una plaza en cuestión de segundos, mientras años atrás, había que esperar casi dos días para saber qué había pasado en Méjico".

"Fue un mundo, en el que la ética periodística se puso a prueba, no se hacía mención a la fuente, con lo cual estábamos trabajando compañeros que no cobrábamos un duro, con el único fin de compartir, por lo menos que se nos citara".

"Un día me llama Tomás Martín Blanco, entonces director de programas de la ser y me dice que necesitan un coordinador".

"Jamás pensé que sería periodista taurino, aunque la afición ya la tenía gracias a mi padre".

En el 80 empieza a formarse y en el 89 llega a Telemadrid, realizó la primera retrasmisión taurina desde el callejón un 2 de mayo. En el 92, retoma las retrasmisiones taurinas y le proponen que sea él quien se ocupe, una gran responsabilidad, al tener que dirigir a la vez que comentaba.

"Ahí es cuando me di cuenta, que con audiencias tan espectaculares, no era posible que hubiera tantos miles de entendidos viendo las corridas de toros y es cuando me replanteo la manera de enfocar y dirigir".

"Fue el maestro Antoñete quien me ilumina cuando me confiesa que no entiende de beisbol, a lo que le respondo que es porque nadie se ha parado a explicárselo y me propongo explicarle a la gente lo que son los toros".

De nuevo fue pionero, pero esta vez con un tono pedagógico, en un mundo en el que el saber se daba por hecho, lo que le llevó a recibir críticas entre los colegas y aficionados que le tachaban de pedante, "pues ellos ya sabían". Pero Miguel Ángel se estaba dirigiendo al 90% del público que no entendía.  Les explicaba las capas de los toros, los terrenos, la colocación, la técnica, anécdotas y poco a poco el equipo fue cambiando, provocando que el gran público se metiera en la faena. "Lo que debemos es crear aficionados y que nunca se vayan, incorporando al gran público a la fiesta de los toros".

"Yo sufrí mucho con los colegas porque no entendían que eso era una revolución en la retrasmisión taurina, pero lo cierto es que aquellos que me criticaban empezaron a hacer lo mismo, lo que fue una satisfacción".

"Que un ciego te reconozca por la voz y te diga gracias Moncholi porque gracias a ti puedo ver los toros, eso no tiene precio".

"Aprendí de Joaquín Vidal una frase que para mí es mi santo y seña, di siempre la verdad, di siempre lo que piensas pero también añado que hay que pensar lo que se dice, tenemos una grave responsabilidad porque podemos hacer mucho daño".

Decepcionado con el periodismo actual, del cual dice que adolece tanto de ética, de falta de respeto, de credibilidad como de libertad y que por contra sobra autocensura, de la que cree que está más latente que en la restauración de la democracia.

"Nadie me puede decir que no he obrado con profesionalidad"

El mundo del toro

Apasionado del toro, ama al animal, en la plaza, en el campo, en los recortes... y le invade una emoción al expresarlo.

En el sector en el que se mueve, ha pasado por momentos de un fuerte impacto como la muerte de Yiyo, que la vio desde el callejón y aún tiene clavada la mirada o de terrible dolor como la de Víctor Barrio, pero a la hora de contar la noticia siempre aparece el gran profesional que todos conocemos "el año pasado tuve la terrible obligación de dar la muerte de un amigo, Víctor Barrio, hice de tripas corazón, al terminar me derrumbé y me puse a llorar como un chiquillo".

"A todos los anti taurinos lo primero que les diría es que respeten tanto como yo les respeto a ellos, que aprendan a amar al toro como lo hacemos nosotros, de tal manera que cuando decimos que debe permanecer la fiesta de los toros para que el toro permanezca y perviva en nuestra naturaleza, a ellos por el contrario les parece que es preferible que desaparezca el toro antes que se mantenga el sacrificio del animal".

"Habría que decirles primero que conozcan al toro, la cría, la pasión y el amor que sienten los taurinos por el toro".
No solo es sentimiento, también es ciencia. "está demostrado científicamente que el toro no sufre en la plaza ni el campo, ese es su hábitat".

Considera que el torero está hecho de otra pasta, que tienen miedo al toro y a la gente pero por encima de todo a poder hacer el ridículo. Los admira, no solo por su valentía, sino por sus grandes valores.

"Un grande es José Tomás aunque no comparta muchas de las cosas que hace ahora mismo, pero sería injusto quedarme con él cuando prácticamente está retirado y no hablar de aquellos que están dando la cara, Enrique Ponce, Juli, Morante, Talavante o de un Roca Rey que en estos momentos es el futuro más inmediato". "Un grande serían dos, Joselito y Belmonte".

En el corazón lleva la plaza de Las Ventas, por el toro y por la exigencia, la cual dice no estar en un tendido concreto, que está delimitado por el tiempo, aunque ahora sea el 7.

San Isidro

Simón Casas es el nuevo empresario de las ventas "me rio mucho con él, porque le digo, mira Simón, el único que puede revolucionar la fiesta de los toros eres tú, que eres republicano, francés y además progresista aunque él se dice de derechas".

Nos hace un pequeño análisis de la Feria de San Isidro. Considera que es bueno, por el hecho de ser un cartel abierto, que no fueran siempre juntos el sota, caballo y rey.

"Hay un par de carteles o tres redondos, pero tenemos un Juli que no ha dicho que no a ir en un cartel abierto con dos toreros jóvenes como son José Garrido y Alvaro Lorenzo y esa tarde, que para el gran público no le diga nada, puede encontrarse con una tarde de competencia feroz, en la que no necesariamente van a ganar los jóvenes".
"Este San Isidro es muy interesante por la competencia que puede existir".

"Los toreros deben tener una competencia, que a la hora de romper el paseíllo y un compañero tiene la desgracia de verse en una situación comprometida delante de la cara del toro, todos salen a pecho descubierto a hacer el quite".
"Hay carteles donde está la presencia de Roca Rey, de Talavante, de Manzanares, de López Simón que son claves, o la presencia de Garrido, un chiquillo que está empezando pero que es muy atractivo. Estamos viviendo una auténtica revolución, los jóvenes están pegando muy fuerte y nos podemos encontrar que puede ser triunfador cualquiera de los nuevos".

Se define como un tipo normal, trabajador, que disfruta de su familia y de su gran pasión, viajar. Que se considera demasiado perfeccionista hasta hacer de la virtud un defecto, al que le gusta todo y lo respeta todo, que sabe disculpar pero que no olvida. Que dice no ser supersticioso pero que por si acaso no viste de amarillo, si se derrama sal en la mesa posiblemente se levante y que prefiere recorrer más camino que ir por donde esté un gato negro, pero solo por si acaso.

Pero yo diría más, un hombre fuerte, con una profesión que habitualmente les tiene que decir a sus amigos "nos vemos en la puerta grande" cuando quizá le pueda estar diciendo adios, que cuando habla de ellos, para bien o por desgracia en los peores momentos sabe estar aunque en su privacidad se derrumbe. Que ha recibido premios y hasta es hijo adoptivo de Ceniciento donde tiene una calle y no se lo tiene creído.

Un enamorado de los toros, que ha acercado nuestro querido mundo taurino a muchas personas, trasmitiendo desde la enseñanza.

Y una persona que probablemente terminará en su querida Canarias disfrutando de sus puestas de sol, aunque por el momento esté feliz viviendo en Pozuelo.   Ω