12-04-2016 9:30 a.m.

ABRIL 2016  /  ENTREVISTAS

Vanesa Romero: “Me gusta ponerme retos”

12-04-2016 9:30 a.m.

Ahora mismo tiene la agenda completa. Se levanta a las cinco de la mañana para irse  a grabar los nuevos capítulos de la serie La que se avecina (LQSA) y luego irse al Muñoz Seca para interpretar a una inglesa en una divertida comedia teatral. Entre medias nos atiende sin dejar atrás la fuerza y el ánimo que desprenden sus verdes ojos, tal y  como dice la famosa canción de Concha Piquer versionada por Carlos Cano. Es Vanesa Romero, una estrella que brilla tanto por dentro como por fuera

Ella misma asegura que su gran pasión es ser actriz y para llegar ahí, Vanessa Romero Torres fue antes modelo, presentadora y empresaria. La conocemos, sobre todo, por su papel de Ana en Aquí no hay quien viva de Antena 3 y de Raquel Villanueva en La que se avecina, serie que se emite en Telecinco, pero también la puedes ver en las redes sociales interactuando con su legión de seguidores.

Ahora compagina la obra El clan de las divorciadas en el teatro Muñoz Seca –junto a Andoni Ferreño y Esperanza Elipe- donde estará hasta el próximo 17 de abril con la grabación de los nuevos capítulos de la serie que le dio a conocer en la televisión, con las redes sociales (no solo es activa, sino que es ella misma la que contesta a sus seguidores –no a tantos como quisiera, nos dice-), con los diseños de su marca de ropa y complementos Namdalay, con su recién estrenado canal de youtube Vanesa Romero TV… Además, está inmersa en la preparación de un nuevo proyecto que contará en breve… No para.

Eso es para agotar a cualquiera, pero hablando con Vanesa, lo que notas es la fuerza de voluntad y constancia que tiene para afrontar los retos que lleva adelante. Uno de ellos es dar los buenos días a sus fans a través de las redes. Ella interactúa con ellos porque lo que quiere es que la conozcan como persona, no solo como la actriz que sale en la televisión, al personaje, sino a Vanesa Romero.

“El público, además, me demanda que les cuente cosas. El día que no subo una foto a las redes, ya me están preguntando”, asegura esta actriz que tiene más de 569.000 seguidores en Instagram (vanesa_romero) y continúa señalando que “a mí me gusta que estén ahí, que te cuenten cosas y que tú le puedas responder. También lo hago a través de mi blog (reflexionesdeunarubia.com)”.

Una mujer muy real

La marca de cosméticos Lorea’l acaba de presentar una línea de productos. Y para ello ha contado con una serie de mujeres reales. Buscaban acercar sus productos a la gente a través de celebrities consideradas por sus seguidores en las redes sociales como más cercanas a ellos. “Una de ellas soy yo y eso me encanta, ya que la gente me considera muy cercana. Estoy constantemente al tanto de todo, leo absolutamente todo, pero la verdad es que no puedo contestar a cada uno de ellos.me gustaría, pero es imposible”, asegura.

Eso forma parte de su mundo, del mundo que se ha creado, el de Vanesa Romero. Es igual que cuando ve a alguien por la calle y le pide un autógrafo. No se lo puede negar porque ellos son los que le siguen en las redes, los que ven su serie y los que van al teatro. Ella entiende que hay que cuidarlos. Lleva así algo más de diez años y los define como “años de lucha, de constancia”. Es una persona muy hiperactiva, que le gusta ponerse retos. Por eso está abriendo puertas constantemente.

Ahora acaba de presentar la nueva temporada de primavera verano de su colección de ropa y complementos Namdalay, en la que encontramos mucho colorido y frescura en diseños totalmente artesanales. Y, sobre todo, ropa que ella se pondría, que se pondría cualquier mujer. Por eso, aparte de encontrarla a través de internet, ha ampliado la posibilidad de compra con un showroom y varias tiendas multimarcas en España. También acaba de presentar su propio canal…

Le gusta experimentar cosas nuevas porque lo que más le gusta es acercarse a la gente con la intención de poderles ayudar a través de sus propias experiencias y presentárselas desde un punto de vista positivo, ya que “estamos en un mundo en el que hay mucha desesperanza. Por eso, cuando se lo transmites de forma positiva, la gente se queda contenta. Lo que hago es hablar de mí, de cómo soy, y la personas ven que son experiencias reales. De cómo he llegado hasta aquí”, señala Vanesa.

Lo que intenta es darle un halo de positivismo, de “buen rollo. Yo siempre digo en mi blog que nunca se deje de sonreír”, añade y nos cuenta una anécdota que le ocurrió el pasado mes y que le dejó impactada: “resulta que una niña, de unos 11 años, quería conocerme tras la función de teatro y no pudo ser entre las funciones ya que no había tiempo material. Al final me puse en contacto con ella, le escribí y le dije que viniese otro día. Cuando vino y me vio me dio un abrazo encantador y luego me miró seria y me dijo ‘solo te pido una cosa: que nunca te olvides de sonreír’. Me encantó porque eso significa que el mensaje que transmites cala en la gente. Fue un momento muy bonito”. Ese día Vanesa tuvo un magnífico regalo: encontrarse a gente que le diga eso, que sepas que le puedes ayudar y que intervienes en su vida de esa forma.

Originalidad en cada proyecto

En cada proyecto que se embarca tiene que tener una premisa: que le llene de ilusión. Si no fuese así, ella se encontraría con que no puede llevarlo a cabo. Es una persona que se encuentra muy ilusionada con lo que hace y es consciente de que si esa condición no está, “hay que cerrar un ciclo, porque creo que así funciona. Hay que intentar disfrutarla y ser felices. Eso es lo que hago. Conectar con uno mismo, aprender de tus luces y sombras y saber qué es lo que se puede sacar de positivo de ello. Hay que evolucionar para pasarlos al siguiente nivel”, explica.

Una de esas evoluciones, de ese paso hacia adelante, se ve en la presentación de su canal de youtube. Estuvo dándole vueltas para conseguir que no fuese como los que hay… y lo consiguió. Es un mensaje corto, sencillo y lleno de humor, en el que implicó a muchos de sus compañeros de la serie LQSA. Y parece que a la gente le ha gustado, ya que ha tenido miles de vistitas. Aquí lo que vas a encontrar es la cercanía de Vanesa hablando sobre ella y de moda y de belleza y de salud… y de entrevistas a compañeros de la serie, pero no al personaje, sino a la persona.

El próximo 17 de abril finaliza la representación de El clan de las divorciadas (en la que interpreta a Mary BayBowl, una extranjera alegre y seductora mucho más lista de lo que parece), en el Muñoz Seca y comienza con la gira, que empezará el 14 de mayo en Alicante (su tierra natal) y finalizará en octubre. “Es un regalo comenzarla en mi tierra, donde me pueden ver mis amigos y familiares que no han podido venir a Madrid”, señala la actriz.

En esta faceta de representación teatral, Vanesa muestra su esencia como actriz y eso le gusta. Cuando se sube a las tablas, lo primero que se encuentra es el feedback del público, algo que no sucede en la televisión. “Además, en la tele pasas de una secuencia a otra sin que haya cronología, si te equivocas puedes repetirlo. En el teatro no es así. La reacción inmediata es fantástica. El directo es una cosa distinta en la que si te equivocas tienes que reaccionar inmediatamente. La adrenalina la tienes a flor de piel y eso te pone las pilas. A mí por lo menos”, nos cuenta.

Reírse de una misma

Vanesa es una persona que se ríe de su sombra. Por eso, a la hora de ponerle un nombre a su blog, se decidió por el de Reflexiones de una rubia. Es un título que ha gustado y marcado mucho y ha hecho que su contenido esté lleno de humor en cada uno de los post que escribe, ya que “lo que me gusta es enfocar la vida con humor, ya que entiendo que la vida es un juego”, asegura.

Otra de las singularidades que podemos ver en Vanesa es el nombre de la marca de su ropa: Namdalay. Es la unión de dos palabras hindúes (Nam y Dalay) y el motivo lo explica ella: “es una firma muy personal. Ahí creo y diseño y entendí que tenía que ser una extensión mía. Para mí es una estrella que brilla. Es la unión de un mantra –Nam- que, según dicen los budistas, si lo repites cambia tu karma. En su momento a mí me ayudó mucho y por eso me lo tatué, para no olvidarme de que puedes cambiar tu karma y tu destino. A eso le añadí –Dalay-, que significa ser espiritual de la excelencia, y la estrella”. Está claro que es algo positivo, ya que el trabajo de esta temporada es el más completo y versátil.   Ω