06-02-2018 11:15 a.m.

FEBRERO 2018  /  COMENTARIOS

La Batalla Política de Madrid: Alisares Muñoz

06-02-2018 11:15 a.m.

La política-marketing de Cristina Cifuentes en las Redes Sociales contra la política-marketing de Ignacio Aguado en las portadas de periódicos

Las aguas políticas en la Comunidad de Madrid bajan revueltas. Las relaciones entre PP y Ciudadanos son cada día peor. Se acerca el periodo electoral y eso siempre altera la sangre y, más, cuando desde hace unos meses C’s ha ido directamente a por la cabeza de la presidenta Cristina Cifuentes. Y eso duele especialmente. Para el PP, incluso, es imperdonable…

Es cierto que las relaciones entre Cifuentes y Aguado o entre Garrido y Zafra siempre han sido complejas. El dúo Cifuentes-Garrido creía que el otro dúo Aguado-Zafra iba a ser un aliado manejable pero, desde el minuto uno de la legislatura, no fue así. C’s, desde ese momento, se ha dedicado a poner palos en las ruedas del Gobierno del PP y, además, a apuntarse casi todo lo que hacía Cifuentes. Y esto último descomponía a la presidenta y como el PP de los últimos años estaba acostumbrado a las mayorías absolutas y creía que los pactos de Gobierno eran como una mayoría absoluta de facto, se equivocó.

No obstante, lo que Cifuentes no ha perdonado a Aguado ni le perdonará es que la haya castigado haciendo oposición en el punto que más le duele a la Presidenta de la Comunidad y del PP: En la política-marketing.
Cristina vive para el marketing. Ella cree que la política actual hay que hacerla en las redes sociales, especialmente en Twitter… Su política ha estado basada en algo tan sencillo como quedar bien. Cifuentes siempre queda bien. Todo lo vende. Todo es tapar huecos y contarlo en las redes sociales. Y, ante esa política un tanto fatua, Ciudadanos Madrid decidió jugar en su mismo terreno facilitando la apertura de una comisión de investigación de la corrupción que no sirve para nada pero que le da publicidad. El marketing de las redes sociales de Cifuentes contra el marketing de las portadas de los periódicos de Aguado.

Y para eso no solo había que facilitar la creación de esa comisión de investigación sino mantenerla abierta durante la legislatura y haciendo a la Presidenta protagonista de la misma ante el gran cabreo del PP.

Contra la política tuitera y queda bien de una Cifuentes que empezó apostando por una derecha social y que, en este momento, ya no sabe ideológicamente donde está, Aguado lo único que ha hecho es llevar al PP a la comisión de investigación anticorrupción y darle publicidad… Política simple pero política efectista. Oposición pura. Crítica destructiva.

Contra una presidenta del Gobierno, perdida en las redes sociales, Oposición desnuda.

El caso es que Cifuentes tuvo que comparecer ya ante la comisión que investiga la corrupción en la Asamblea de Madrid y está amenazada una segunda vez. Ciudadanos, con el apoyo del PSOE y de Podemos, tiene la mayoría absoluta y la izquierda de la Comunidad puede ser muy antigua pero no boba.

La primera vez que Cristina compareció en la comisión, allá por el mes de junio de 2017, respondió por la adjudicación de los contratos de la cafetería de la Asamblea de Madrid en los años 2009 y 2011, en los que un informe de la Guardia Civil apuntó indicios de prevaricación y cohecho.

Cifuentes, en aquel momento, dijo que siempre se había atenido al criterio técnico. Y aunque, en teoría, salió airosa, se enfadó mucho con la actuación de César Zafra que, lejos de ser un amigo, fue el más duro de toda la comisión y aquello dejó tocada a la Presidenta en los periódicos. Tanto que Cristina llegó a pensar en cargarse el pacto de Gobierno que el PP tenía con Ciudadanos. Pero no tuvo valor o no pudo. O echando cuentas, éstas no le salieron.
Ahora, convocada y suspendida pero que se llevará adelante, y con otro gran enfadado del PP, Cristina Cifuentes tendrá que volver a esa comisión de investigación contra la corrupción en donde se le preguntará por la operación de compra-venta de Emissao, una de las empresas americanas del Canal de Isabel II. Operación ‘día de la marmota’.

Pero su comparecencia futura será debido de nuevo al voto de Ciudadanos.

Lo de menos es el resultado de esa comparecencia. En las comisiones políticas nunca pasa nada por agria que sean las intervenciones. Son solo políticas. Lo importante es la operación de publicidad que C’s  ha montado. Todo el mundo, incluso fuera de la Comunidad, ha visto la comparecencia de la Presidencia de la Comunidad y eso es lo que cuenta. Es feo pero es una forma como otra cualquiera de hacer política y, en este caso, pagar con la misma moneda.
Seguro que Cifuentes no lo olvidará. Pero, si no se atrevió en junio, ahora tampoco y tragará. Incluso, más ahora que Ciudadanos está en la cresta de la ola electoral.

En cualquier caso, ha sido la jugada perfecta de C’s ante un PP perdido en el ridículo del abandono de la comisión y su forzada vuelta para defender a Cifuentes.

¿Y ahora qué?

Ahora al PP solo le queda atacar desaforadamente a Ciudadanos y puede que lo haga sin cabeza.   Ω

Más artículos

Perlas en el Barro

06-06-2018 11:47 a.m.

Vuelven a la carretera

08-07-2015 11:02 a.m.

Los que no estarán, o sí

15-06-2015 6:07 p.m.

Solidarios sobre ruedas

15-04-2015 2:33 p.m.