30-08-2017 12:39 p.m.

SEPTIEMBRE 2017  /  FIESTAS DE NTRA. SRA. DE LA CONSOLACIÓN 2017

Peña El Albero

30-08-2017 12:39 p.m.

Cuentan ellos de manera jocosa, que no se sabe muy bien cuándo se fundó, pues estaban de fiesta y no se acuerdan, pero algunos testigos dicen que tras las fiestas patronales de 1985 un grupo de jovencitos, que ya pasan de los 50 años, se decidieron a crean una nueva peña

El caso es que se registró oficialmente en noviembre de 1985 y salió por primera vez como tal en las fiestas patronales de 1986.

Hasta la fecha....que siguen dando guerra.
A la pregunta de cuántos son, contestan con gracia que es difícil responder, pues para contarlos tendrían que juntarse y estar quietos. Según nos dice Juanjo Granizo, como él es de los más formales y las matemáticas se le dan bien "estimo que seremos entre 45 pájaros y pájaras".

Su peña fue la primera en empezar a realizar cosas en las fiestas del pueblo, desde hace tiempo hacen la chocolatada del lunes, antes del encierro y durante muchos años hicieron la pancetada en la Plaza del Padre Vallet aunque lo han sustituido por el bollo preñado. Entre sus múltiples actividades, cuentan durante tres años con los autos locos, pero sin duda, su acto más importante es la organización del "Pobre de mí".

Consiste en recorrer con velas las calles del centro a partir de las 11 de la noche del último día de fiesta a la vez que cantan "Pobre de mí".

Junto con las otras peñas y asistentes, en la plaza mayor, se quema la traca final para después ir en procesión civil a los jardinillos que rodean la Parroquia de La Asunción donde está el retablo de azulejos de La Patrona y depositando a sus pies las velas que todos llevan mientras la charanga toca "el pescador de hombres".

Una vez se deposita la última vela cantan a la Virgen "esa malagueña tan famosa que acaba diciendo guapa, guapa y guapa".

Un acto muy sencillo, como nos lo describen pero muy emocionante. Cada uno da gracias por el año pasado y pide salud para el que entra.

Su peña es famosa por el "bautizo" de los aspirantes. Un día de las fiestas se organiza un piquete que prepara varios bidones de vino con agua que se arrojan por la cabeza de los neófitos, que de esta manera pasan a ser Alberos de pleno derecho tras la correspondiente ceremonia y juramento.

Con un fantástico sentido del humor, nos comentan que van con blusón castellano de color granate afisiándoles por el día y agradeciéndolo por la noche y que da superpoderes  "te hace perder el sentido de la vergüenza y el ridículo, llegando a hacer cosas impensables sin el puesto como rodar por el suelo al son de la ranchera rodar y rodar".
Una vez pasado el proceso de lavado e higienización del blusón, lo guardan con devoción hasta el próximo año y cuando llega el momento de sacarlo del cajón y extenderlo en la cama, todos sentimos que algo grande está a punto de pasar.   Ω