08-10-2019 6:12 p.m.

OCTUBRE DE 2019  /  EDUCACIÓN

Simón Cordero, batería de Taburete

08-10-2019 6:12 p.m.

Que el grupo musical Taburete es conocido por prácticamente toda España, por mencionar solo nuestro país, es una realidad. Un grupo pop con un toque indie, que nació hace escasamente cuatro años y que va llenando salas y espacios allí donde tocan. Tras terminar su gira por España parten hacia latinoamérica, pero antes, su batería hace un hueco para recibirnos. Por Carmen Millán

Estamos en época escolar, de actividades extraescolares y una de esas extraescolares es la música. Quién mejor para hablarnos de su importancia, y de paso conocer su trayectoria profesional, que el batería de este gran grupo y profesor de la extraescolar de música en el colegio Alarcón en Pozuelo, Simón Cordero.

-¿Con qué edad empezaste a tocar?
Con cinco años empecé a tocar el violín, luego pasé a percusión y con 13 me vine a Madrid a seguir estudiando.

-Pero estudiaste enfermería.
Sí, mi familia se dedica toda a la rama sanitaria y me aconsejaron que estudiara alguna licenciatura, porque de la música es muy difícil vivir, aunque creo que el secreto como en todo es no tirar la toalla, porque nunca se sabe.

-Decides dedicarte a la música.
En 2.010 me becaron para estudiar batería en Londres, en Drumtech Schools, y obtuve el título de “One year diploma on drums”. Fue toda una sorpresa porque no estaban destinadas a esto, fue una experiencia increíble, me tentó quedarme allí pero me faltó valor. Ya tenía la licenciatura en enfermería, pero fue terminar ese año y tener claro que era a lo que me quería dedicar. Estudié batería en el Instituto de Música y Tecnología de Madrid y Escuela de Música Creativa entre los que tuve profesores como José A. Pereira o Echedey Molina, Carlos Carli o Yayo Morales.

-¿Qué es lo que más te gusta cuando tocas?
Las sensaciones en el escenario, cuando estamos varios, las miradas, lo que sientes, la gente que nos viene a ver. Grabar está bien pero no es lo que más me llena.

-¿Con quién te gustaría tocar?
Nacional, Antonio Orozco, siempre me ha gustado mucho e internacional muchos, John Mayer.

-¿Cómo empiezas con Taburete?
Ya tocaba en algunos garitos y conciertos. Un día estando en uno de esos conciertos me escuchó Willy y un amigo le dijo que si algún día necesitaba un batería podía contar conmigo. Yo ya contaba con una trayectoria, había tocado con Rubén Pozo, con Miss Caffeina...y llegó el día que me llamaron. Tuve que pasar un casting que me preparé a conciencia y ya llevo dos años.

-¿Cómo está siendo la experiencia?
Cada vez mejor, no solo a nivel profesional que también, pero a nivel personal es un equipo humano que nunca lo había visto en el mundo de la música. No digo que no lo haya, pero Taburete viene de otra parte, son amigos, les ha venido el éxito y todo se lo toman con mucha normalidad.

-Os acaban de comunicar una gran noticia, ¿cómo la vivís?
A eso me refiero, con la normalidad, ayer en el grupo que tenemos de whatsapp nos dijo que estábamos nominados como grupo revelación a los Latin Grammy y la respuesta de todos fue que genial, que íbamos a disfrutar, es todo así. Todo en grandes dimensiones pero llevado con mucha alegría.

-No te has dedicado nunca a la enfermería pero tengo entendido que sí has ejercido alguna vez.
Es una gran anécdota, creo que fue mi primer concierto de gira, en Murcia. Una de las chicas del público se desmalló. Willy cogió el micro y me llamó, pensé que quería pedirme un solo de batería y cuando estaba preparándome me dijo “no, no, que bajes al público y la atiendas”. Salté la valla para atenderla, fue solo un desmallo. Lo difícil fue subir otra vez al escenario. Me senté y como si no hubiera pasado nada, a por la siguiente canción.

-¿Qué te mantiene los pies en la tierra?
Los años que llevo. Es fácil que cuando estás con un grupo de éxito flipes un poco, pero al final es un trabajo más, una forma de vida más.

-¿Qué opinan tus padres de tu éxito?
Siempre me han apoyado para que tocara, pero no confiaban que pudiera vivir de esto. Se sorprenden cuando te ven por televisión o tocas con un grupo de éxito como Taburete, cuando ven que va en serio.

-¿Quién compone las canciones?
Sobre todo Willy, aunque involucra mucho a la banda, sobre todo en cuestión de arreglos. Ya está terminado el próximo disco que saldrá en el 2020. Las canciones tienen letras que muchas veces no sabes lo que significan pero al final todo el mundo las canta.

-¿Con qué canción te quedas?
Me quedo con Walter Palmeras, empieza a ser un himno de la banda, pero sin duda el éxito total es “Sirenas” o “ A casa de Dron”.

-Vuestras canciones tienen un ritmo muy de rancheras ¿De dónde vienen?
No te puedo decir el porqué, lo he hablado, pero no sabría decirte. A Willy le gusta mucho Méjico. Es música que ha escuchado desde pequeño aunque también ópera y mucha música tradicional española. A mí me gusta más el rock, me encanta.

-¿Por qué decides dar clases de música?
Tengo una amiga que me dijo que lo mismo en el Colegio Alarcón les interesaba. A mí siempre me ha gustado la enseñanza, me parece que aprenden ellos y yo. Aprendo mucho de los niños, de su inocencia, de cómo te expresan las cosas sin pensar, incluso a veces les he planteado algún ejercicio y me han dado otra manera de hacerlo.

-¿Qué beneficios hay en la música?
Relaja mucho, los niños liberan energía. A nivel de coordinación es estupendo, desarrollan esa parte del cerebro que es muy útil. La batería es muy lógica, tiene muchas cosas de matemáticas. Se trata de que disfruten y de paso desarrollen la mente, lo que les viene bien de cara al estudio.

-¿Por qué animarías a los padres a que apuntaran a sus hijos a aprender batería?
Da igual qué instrumento, les animaría a que estudiaran música en general, el que les guste. La batería es un instrumento que rápidamente te da satisfacciones.