08-10-2019 8:54 p.m.

OCTUBRE DE 2019  /  BELLEZA

10 claves que te ayudarán a eliminar los excesos del verano

08-10-2019 8:54 p.m.

El verano es época de disfrutar de todo y todos, momento de darnos esos caprichos que durante el año evitamos para controlar nuestra figura. Por la Dra. M. Cristina Morante

Consumimos más azúcares, hidratos de carbono y grasas, alimentos que debemos consumir en menor cantidad y de forma excepcional.  Ahora es el momento de volver a cuidarnos y eliminar de una forma segura y controlada nuestros veraniegos excesos.

Deja de seguir dietas milagro que no funcionan y ponen en riesgo tu salud,  confía sólo en profesionales cualificados que te ofrezcan el mejor tratamiento para perder peso adaptado a tus necesidades médicas, tu grado de sobrepeso u obesidad y tu estilo de vida.

En este artículo te comentamos las 10 claves que te ayudarán a eliminar los excesos del verano, hábitos saludables que te planteamos para que vayas introduciendo cada semana y que mantengas en el tiempo.
Aprende los 10 hábitos saludables.

 

1.- Bebe al menos de 2 litros de agua al día. Un agua de mineralización débil será ideal para que ayudarnos a regular el agua y el pH de nuestros tejidos, eliminando el exceso de ácidos y ayudándonos a detoxificar. Los azúcares, grasas, bebidas hidrocarbonadas nos ayudan a acumular toxinas que el hígado no puede depurar fácilmente. El agua mineral será nuestra aliada.

2.- Nuestra segunda clave será la más difícil de cumplir: 5 comidas al día, comiendo cada 3-5 horas. Así conseguimos que nuestro páncreas tenga una regularidad a la hora de segregar insulina y glucógeno y mantenga estable los niveles de azúcar en sangre. Nuestro objetivo será seguir un horario de comidas preestablecido sin saltarnos ninguna de ellas y acostumbrar a nuestro organismo a recibir a la misma hora alimento.

3.- La tercera clave es aumentar nuestro consumo metabólico, esto es, las calorías diarias que quemamos. Para ello evitaremos el sedentarismo dentro de nuestro día: los ascensores y las escaleras mecánicas, nos bajaremos u par de paradas antes para llegar al trabajo caminando. Coloca la impresora lejos para que te obligue a levantarte en la oficina. Y si además haces ejercicio dos veces en semana, lograrás tu reto antes.

4.- El objetivo número cuatro será eliminar de nuestra dieta diaria los hidratos de carbono refinados (bollería, los dulces, y comida preparada). Estos alimentos no precisan casi digestión por lo que pasan al torrente circulatorio de forma masiva provocando una suelta de insulina por el incremento brusco de glucosa en sangre. Al no poder quemar el exceso de calorías, éstas se convertirán en grasa. Nuestro objetivo: volver a dieta sana poco elaborada y a base de alimentos frescos.

5.- Controlar nuestra ingesta de grasa. Si queremos perder peso debemos restringir nuestra ingesta de calorías y con ello la grasa. Seleccionaremos alimentos que contienen Omega 3 (salmón, atún y nueces), Omega 6 (borraja, aceite de linaza, las nueces o la margarina hidrogenada) pues ambos nos ayudan a bajar peso., y  Omega 9 (aceite de oliva y frutos secos). Como tenemos el objetivo de perder peso, la dieta no deberá sobrepasar el 15%-20% en grasas. Disminuiremos la cantidad de aceite de oliva a 1 o 2 cucharadas  al día y un par de nueces a media mañana o a media tarde.

6.- Introducir verduras en nuestra dieta diaria. Las verduras (lechugas, repollo, acelgas, berenjena, calabacín, setas, espárragos verdes, pimiento verde, champiñón, rúcula o canónigo) son bajas en hidratos de carbono y podemos ingerirlas sin limitar la cantidad.  Los espárragos blancos, tomate o judía verde son más ricas en hidratos de carbono por lo que limitaremos su consumo. Evitaremos la calabaza y la zanahoria por ser las más ricas en hidratos de carbono y en calorías.  Las verduras estarán presentes en comida y cena aportando vitaminas y fibra. Es aconsejable que al menos una vez al día el plato de verduras sea cocinada (vapor, cocida, a la parrilla) para facilitar la digestión.

7.- Las proteínas deben estar más presentes: proteínas vegetales o proteínas animales. Intentaremos restringir las carnes rojas a máximo una vez por semana (el exceso inflama nuestro organismo predisponiéndonos a enfermedades cardiovasculares y trastornos en el consumo de las grasas). Procederán del huevo, el pescado y las carnes blancas. El pescado azul lo consumiremos en la comida dos veces por semana. Las legumbres son ricas en proteína vegetales, pero su consumo debe ser máximo 2 veces por semana, aconsejable que no sean días consecutivos. Las conservas de pescado siempre al natural.

8.- El desayuno será nuestra comida principal:   café natural, infusiones y proteínas (queso blanco, yogur, pavo, huevo). Añadiremos 30gr. de pan integral y lo acompañaremos de una pieza de fruta. Nunca zumos, aunque estos sean naturales.

9.- Los hidratos de carbono estarán restringidos mientras estemos en proceso de pérdida de peso, preferentemente integrales: la pasta no más de 30gr y mejor 1 día a la semana y en la comida.  Igualmente restringiremos la patata que no debe ser mezclada con pan, pasta o legumbre.

10.- La media mañana y la media tarde serán momentos para incluir la cantidad de fruta diaria que nuestro organismo necesita. Recuerda que no tomarla como postre. Un lácteo desnatado, una o dos piezas de fruta más infusiones o café nos ayudarán a seguir nuestro hábito saludable.  En cuanto al café, tomarlo con moderación, la cafeína en exceso produce suelta de azúcares a nuestro torrente circulatorio.

Son consejos generales que te ayudarán a eliminar los excesos del verano.