NOVIEMBRE 2012  /  LIFE STYLE

Una idea, un regalo, un recuerdo…

16-02-2015 12:12 p.m.

Lo que simplemente parece una foto, puede ser un regalo. Hazte una y regálala… Solo con eso. Lo convertirás en una experiencia inolvidable y un recuerdo para todos. Yo lo he hecho con Pat Mateos y volveré a repetirlo. Con maquillaje y caracterización puedes soñar con ser otra persona. Ella te hace soñar, que no es poco…

Si es bueno, persevera y tiene mucha suerte, existe un momento en la vida de un artista en que florece. Algo así le ocurrió a Patricia M., Tinta China, Tantatinta, Lachinah... En enero de 2009, Patricia abandona Madrid, España, Europa y sus estaciones y se instala  en el perpetuo verano de Los Ángeles. Al calor del show bizz y el lujo, donde encuentra por fin patrocinador para sus sueños.

Deja en su país radios, televisiones, periódicos y por fin encuentra agencia de comunicación y publicidad para dar el salto. Con un currículo increíble, y después de inspiradores cursos de posgrado en la mítica escuela Gnomon School, en motion graphics y fotografía publicitaria; tras encadenar billboards, flyers, diseño de etiquetas, look book…; la fotógrafa y periodista; así como una licenciatura por la Universidad Europea de Madrid, la fotógrafa y periodista entra definitivamente en el mundo de la moda.

De la mano del megaselecto e hipercreativo diseñador de alta costura Roberto de Villacis, Bel Air, comprende que en ningún sitio mejor que en la fotografía de moda y publicitaria queda espacio para la imaginación, la extremada y aggiornada técnica, el lujo y la belleza.

Vender sueños

Nadie en el mundo entiende mejor cómo deben venderse los sueños y hacer virtualmente realidad los deseos de la industria de la moda. Y son los fotógrafos los mediadores que los ponen a tu alcance.

Patricia M. está llena de deseos. Los que satisface a través de la lente y recrea para su cámara. No solo, dice, buscar la foto dentro de una sesión, sino crearla y elaborarla desde que aparece en su cabeza.

Y para ello recurre a los recuerdos, los colores, la composición, el cine y siempre al detalle. Combina la perfección extrema en el retoque digital, con la inspiración palpitante y analógica.

Las técnicas pueden ser eclécticas y las inspiraciones varias, pero al final, lo único que le importa al artista es tener el toque, alumbrar la chispa, conocer el secreto o, en el mundo de la fotografía más que en ningún otro, tener ojo.
En el caso de Patricia M., thanks she’ s got the eye!

Más artículos

Por favor, quiero un gin tonic

19-01-2015 11:54 a.m.

Científicos noveles

14-01-2015 10:49 a.m.