13-02-2020 6:27 p.m.

FEBRERO DE 2020  /  BELLEZA

El Acné en nuestros hijos: cómo prevenirlo y cómo cuidarlo. Consejos de un Profesional

13-02-2020 6:27 p.m.

Dra. Mª Cristina Morante 
Medicina y Cirugía estética capilar

Es quizá uno de los momentos más traumáticos que vivimos con nuestros hijos. Aunque se trata de una enfermedad de la piel común, banal y ligada al desarrollo hormonal y despertar de nuestros hijos a la pubertad, ellos lo viven como algo completamente dramático.

Las hormonas se acaban de despertar a los 11 años: un incremento en la cantidad de testosterona (hormona masculina) con respecto a los estrógenos (hormona femenina) en las niñas, y el aumento de testosterona en los niños, activan las glándulas sebáceas y sudoríparas de la piel.

Hasta ese momento nuestros niños han disfrutado de una piel hidratada sin grasa, sin poros dilatados y sin sudoración. Con la llegada de la pubertad las glándulas sebáceas de nuestra piel que acompañan la salida de vello más o menos manifiesto, empiezan a segregar “sebo” o grasa, grasa que colapsa el poro por el que sale el folículo del pelo o del vello. Los brotes de acné se caracterizarían, por lo tanto, por el cierre de los poros de la piel dando las temidas espinillas.

Debemos saber que nuestra piel está colonizada por diferentes bacterias y hongos. El corinebacterium, propinebacterium acnes o los estafilococos epidermidis y aureus son las especies que con mayor frecuencia pueden producir infección en nuestra piel. Los dos primeros viven en un ambiente graso con lo que colonizan de forma habitual los poros de nuestra piel.

Cuidados profesionales para combatir el acné
1.- Cuidados nutricionales.
Alimentos tales como el chocolate, café o dulces, estimulan la secreción de grasa, al igual que alimentos ricos en grasa como los embutidos, por lo que nuestro primer consejo será un cambio nutricional restringiendo aquellos ricos en grasa o que son estimulantes como el chocolate o el café.

2.- Consejos estéticos
Lo primero que haremos desde pequeños es educar en una higiene de la piel rigurosa al igual que nos lavamos los dientes y nos peinamos para acudir al colegio, debemos enseñar a nuestros hijos a que entiendan que para lucir una piel sin acné deben seguir un ritual de Higiene facial.

Cómo actuar para prevenir los brotes de acné inflamatorio
• Realizar una higiene facial profesional completa cada 3 meses, en esta higiene se le limpiará la piel y se abrirán los poros para poder expulsar toda la suciedad acumulada y poder tener la piel perfecta para el cuidado domiciliario.

• En casa crearemos una rutina de limpieza diaria, dos veces al día, con una leche limpiadora emoliente (efecto arrastre de la suciedad), seguido de una crema que recupere el ph de la piel. Manteniendo el ph de la piel lograremos evitar que las bacterias que viven en ella, la infecten.  Una vez a la semana de forma preventiva haremos una exfoliación física suave a base de cáscaras de almendra, por ejemplo, que nos ayudarán a abrir el poro que se ha taponado con el exceso de grasa y vaciar así los poros del exceso de la misma. Así evitaremos la formación de espinillas.

• Aunque seguro que hemos oído hablar de este consejo, no debemos tocar los poros cerrados e inflamados, las heridas que provocamos hacen que las bacterias produzcan mayor inflamación e infecten la piel.

Cómo actuar ante un brote infeccioso de acné
• A nivel estético deberemos realizar un tratamiento médico profesional anti acné. Mediante una serie de principios activos vamos a limpiar, desinflamar y recuperar el equilibrio de la secreción de la glándula sebácea.

• Importante no tocar las pústulas infectadas. Si nos pican, un buen consejo es dar un toque en la espinilla infectada con alcohol 96º, desinfectamos a la vez que calmamos el picor.

• A todo esto, le añadiremos una rutina de limpieza diaria en este caso con limpiadora emoliente, reguladora del sebo y un exfoliante para que nos ayude a eliminar las impurezas.

Por lo tanto, debemos inculcar a nuestros hijos la limpieza de cara 2 veces al día, a utilizar productos para nuestra piel que equilibren la glándula sebácea, a no tocarse las espinillas puesto que se crean infecciones por bacterias que empeoraran el problema y pueden dejar cicatrices.

El sol nos ayuda a secar el acné, pero en exceso aumentará el sebo por la sudoración asociada a tomar el sol. Como en cualquier proceso inflamatorio si queremos que no nos queden manchas en los granos de acné, deberemos usar un protector solar. El protector solar será factor 50. Como hemos comentado en alguna ocasión existen tres tipos de factores de protección solar: físicos, químicos y mixtos. En nuestro caso deberemos usar factores físicos a base de Zinc y otros minerales que nos protegen y ayudan a secar y reducir el sebo.

En cuanto al maquillaje deberá igualmente ser en polvo para que colabore a secar la grasa de la piel y no obstruya los poros.

3.- Cuidados médicos
Es recomendable que para poder controlar y vigilar la evolución de la piel con el objetivo de evitar cicatrices en la piel, visitemos a un especialista.

Los médicos podemos colaborar pautando tratamientos complementarios a la limpieza diaria, antibióticos tópicos en caso de pequeñas pústulas aisladas, antibióticos orales en los casos de acné más agresivos y extendidos o realizando formulaciones magistrales específicas y personalizadas para la piel del adolescente.

Como novedad los médicos hoy en día usamos los efectos beneficiosos de la luz led en intensidades que son bactericidas, esto es, eliminan las bacterias de nuestra piel con lo que combatimos las infecciones de los poros de la piel de una forma muy efectiva, sin dolor y sin efectos secundarios.

Nuestro objetivo será siempre mantener lo más sana la piel a pesar del cambio hormonal que sufren nuestros pequeños, pequeños que han empezado a hacerse mayores.   Ω