11-11-2019 10:59 a.m.

Los renglones torcidos de los votantes

11-11-2019 10:59 a.m.

Por Jesús Castells

La política, al igual que la vida, es cíclica. Los políticos lo sabéis. Se avanza pero a base de volver una y otra vez para atrás, es como si subiéramos cuatro peldaños de una escalera y bajásemos tres, nuevamente subir  dos para  bajar tres y así sucesivamente y de forma caprichosa. Algunas veces el avance es tan imperceptible que no sabemos si vamos o volvemos, sobre todo a corto plazo.  Sólo el paso del tiempo nos permite ver con perspectiva que estamos más lejos del punto de partida del que pensábamos y que hemos mejorado, aunque sea de forma sutil.  Los grandes partidos saben que después de un periodo, volverán a estar en el poder y no precisamente por méritos propios sino por errores de los otros.  Y los aspirantes van poco a poco ganando terreno, esperando que alguno se pase de frenada para meter cabeza.

He visto que a nuestros queridos políticos del bipartidismo les preocupa no poder gobernar por mayoría absoluta. Claro, nos ha fastidiado.  ¿A quién no le gusta mandar en solitario sin tener que rendir cuentas a nadie? Así es más fácil gobernar. Y también abusar y robar. Como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como. Pues parece que los votantes de una forma no organizada y ni siquiera consciente, han decidido que este mal se acabe. Vendrán otros males de otro tipo, pero lo de la corrupción y los excesos, parece que nos hemos puesto de acuerdo entre nosotros y, ya no lo queremos más. Y por eso no os dejamos más remedio que gobernar junto con otros. Para que sea más difícil hacer lo que a uno le da la gana, para que penséis, analicéis,  dialoguéis, propongáis, acordéis  e implementéis propuestas buenas para la mayor parte de nosotros.

Sabiendo obviamente que nunca contentaréis a todos a la vez. Tenéis que arreglar la situación política y que volvamos a convivir en paz y crecer, es vuestro trabajo. Y sólo lo conseguiréis hablando, negociando y llegando a acuerdos.

Parece ser que no os queráis enterar de esto. No dais crédito a que de alguna manera macabra nos hayamos puesto de acuerdo en no ceder el poder a nadie en exclusiva para que no se repitan errores del pasado.  Estáis esperando que vuelvan las vacas gordas.

¿Cuántas veces más nos haréis votar? Porque vamos a votar lo mismo y castigaremos a los que no quieran gobernar así. Vamos a seguir obligándoos a poneros de acuerdo. A que gobernéis en comandita, a la limón. Pero parece ser que no os lo queréis creer y mucho menos,  aceptarlo. El votante escribe recto sobre renglones torcidos.

Queremos que trabajéis en conjunto para conseguir mejorar nuestras vidas, no sólo las vuestras. Creo que no es tan difícil de entender. En todos los ámbitos: en lo social, económico, religioso, cultural, educativo, etc.

Si estuviéramos en una empresa privada, ya estabais todos destituidos hace tiempo por no saber trabajar en equipo. Si no lo queréis entender apartaos de la política. Dejad paso a otros que tengan ganas de trabajar por su país. Esta nueva etapa es mucho más difícil, desgastante y requiere de mucho esfuerzo para llegar a consensos y acuerdos. No nos importa. Así lo queremos. Ya nos habéis demostrado que cuando hemos estado sin gobierno, tampoco pasa nada, o quizá hasta nos vaya mejor… así que ¡Venga! ¡A trabajar, coño!