01-09-2016 9:53 p.m.

SEPTIEMBRE 2016  /  ENTREVISTA

“Me siento orgulloso de formar parte de La Edad de Oro del Pop Español”

01-09-2016 9:53 p.m.

Jaime Urrutia, uno de los músicos más emblemáticos de la Movida madrileña, viene a Pozuelo con la misma fuerza y la pasión que latía en el corazón de su histórico grupo Gabinete Caligari. El autor de un buen puñado de las mejores canciones del pop español actúa el 9 de septiembre en las fiestas de La Consolación. Por Germán Pose

¿Había actuado antes en Pozuelo?

Sí, lo hice con Gabinete Caligari en 1989 y también, mucho más tarde, como Jaime Urrutia y Los Corsarios.

¿Qué recuerdo tiene de esas actuaciones?
Pues mira, te puedo decir que cuando vinimos a Pozuelo la primera vez con Gabinete Caligari en 1989, en pleno éxito del grupo, recién editado el disco Camino Soria con la multinacional EMI, no vino casi nadie al concierto. Vamos, que habría cuatro gatos por ahí. Veníamos de llenar todos los sitios y no sé por qué aquí en Pozuelo pasaron de nosotros. No sé, fue muy raro, a lo mejor pusieron las entradas muy caras, o jugaba el Real Madrid. En fin, cosas que pasan. 

¿Y cómo le fue la siguiente vez?

Pues mucho mejor, ya se había disuelto Gabinete y nos llamaron para las fiestas de Pozuelo del año 2003 o 2004, ya como Jaime Urrutia en solitario, acababa de publicar el disco “Patente de corso”. Tocamos en una especie de anfiteatro de piedra que había junto a la Plaza de Toros portátil y el éxito esta vez fue rotundo, ya ves.

Tras la disolución de Gabinete Caligari no ha dejado de estar en activo, publica discos y actúa por toda España.

La vida es una sucesión de épocas y esta mía de músico en solitario es otra de ellas. De momento tengo energía y me lo paso bien componiendo y actuando. También me anima mucho mi manager, Aurelio Morata, ex miembro del grupo Revólver y de Aurelio y los Vagabundos, me apoya y me firma conciertos por toda España.

En los conciertos importantes como el de Pozuelo le acompañan Los Corsarios, ¿quiénes son?

Ahí están Esteban Hirschfeld al piano, antiguo miembro de Gabinete Caligari, Ambite  -Pistones-, Javi Sevilla, Juan Carlos Soto y espero que en el concierto de Pozuelo también nos acompañe el gran Germán Vilella.

Cuando actúa en clubes y en salas más reducidas tiene otro formato, ¿no?

Sí, en estos casos la formación es un trío y funciona muy bien. Este verano hemos tocado tres fines de semana seguidos en el Casino de Barcelona, que estaba a rebosar de gente.

¿Cuál es el repertorio que va a desplegar en Pozuelo?

Hombre, Pozuelo es una plaza grande y tocamos las canciones míticas de Gabinete Caligari, “El calor del amor en un bar”, “Camino Soria”, “Tócala Uli”, “La suite nupcial”, “Cuatro rosas”, etcétera, junto a las más famosas que he compuesto en solitario. Mitad y mitad, digamos. Es un formato que llevo haciendo varios años y funciona muy bien.

¿Echa de menos aquel trajín vertiginoso de las galas de verano de los años ochenta y noventa con Gabinete Caligari?

Aquella época fue invencible, llegamos a hacer 90 galas en una temporada, como las figuras del toreo. Muchas veces coincidíamos con los matadores en los bares de carretera. Bueno, es posible que ahora ya no pudiera llevar ese ritmo. Claro que lo echo de menos, esa vida nómada era invencible, pero también es verdad que había muchas noches que no sabías ni en qué ciudad estabas. Hemos tenido la fortuna de haber protagonizado la mejor época del pop español. Además, los ayuntamientos pagaban muy bien y nos solucionó la vida a muchos. En dos palabras, nos forramos, y no solo nosotros, Radio Futura, Alaska, Mecano, Danza Invisible….Es algo que pasó y que jamás se repetirá. 

¿Cómo asiste al actual panorama del rock nacional?

Lo veo mal. La música estándar que se hace ahora me parece una bazofia. Ahora se hace buena música, claro que sí, pero está escondida, hay que buscarla. En los 80 y los 90 la música era comercial, sí, pero de mucha calidad, ahora no ocurre eso. Los chavales de 20 años creo que no lo tienen nada claro y musicalmente no están a la altura. 

Gabinete Caligari siempre estará en la memoria de España.

Pues sí, no es por nada pero hicimos un buen puñado de buenas canciones. Me siento muy orgulloso de formar parte de la edad de oro del pop español. Mira, hace unos días nos han llamado de Fuentelsaz, un pueblo de Soria, para invitarnos a la inauguración de un parque que lleva el nombre de “Camino Soria”, ya ves.  

Sin embargo la disolución de Gabinete Caligari no terminó como usted hubiese deseado, se le ha quedado un dolor en el alma.

Sí, creo que mis compañeros de siempre, Ferni Presas y Edi Clavo, no entendieron que habíamos cerrado una etapa y cada uno debía ir por su lado. Ese desamor de mis amigos es una de las grandes decepciones que lastran mi vida. Es muy triste que después de todo lo que construimos juntos y lo bien que lo pasamos ahora estemos distanciados y no nos hablemos.

Hablando de buenas canciones, hace un par de años publicó el libro “Canciones para enmarcar”, todo un homenaje al viaje musical y sentimental de su vida.

Pues sí, es un repaso emocionado a las canciones de mi juventud, bueno, de toda mi vida. Las que me han mantenido despierto de verdad. Son canciones que marcaron mi vida. Lo moderno ya no me marca tanto, antes me impresionaba más, pero ya estoy más curtido.

En su biografía, su viejo amigo Ferni dijo de usted que desde 1982 no cambiaba ni de peluquero.

Bueno, en fin, hubo un momento, en la última época de Gabinete, que tanto Ferni como Edi apostaban por otros estilos musicales, les tiraba mucho Nirvana y esas cosas indies y yo quería seguir fiel a mi estilo de siempre, incluido mi peinado. Eso lo escribió cuando ya estábamos separados y creo que lo dijo por despecho. 

Con Gabinete Caligari se acuñó el término de “rock torero”, ¿en qué punto se encuentra su amor a los toros?

El amor y la pasión por los toros siempre han ido muy pegados a mi piel y mi corazón, pero tampoco hicimos tantas canciones taurinas, creo que fueron tres o así, aunque calaron hondo entre aficionados y demás. Ahora ya me voy despegando más porque se ha enrarecido mucho el ambiente taurino. En la familia, es mi hermano Julio el único que sigue con la llama torera encendida de verdad. De lo que nunca me voy a desligar es de mi pasión por el Real Madrid.     

¿Y cuál es la mayor alegría que ha tenido en su viaje como músico?

Haber compuesto canciones muy buenas y estar en el número 1 de las listas de éxitos. No me arrepiento de ninguno de los discos que he grabado. Y estoy convencido de que muchas de las canciones que compusimos en la última etapa, cuando ya había empezado el declive, eran auténticas joyas.

¿Y hasta donde piensa que va a llegar el artista Jaime Urrutia?

Quiero hacer un gran disco y retirarme. Quiero dejar mi nombre en lo más alto. Estoy escribiendo el gran disco de mi vida y cuando sea capaz de acabarlo, publicarlo y enseñarlo al mundo quiero largarme de todo esto para siempre.   Ω