02-09-2016 3:11 p.m.

SEPTIEMBRE 2016  /  EDUCACIÓN

Saber inglés no es suficiente

02-09-2016 3:11 p.m.

Hace años, saber inglés era garantía de éxito profesional. Aunque es cierto que el inglés se ha convertido en la "lingua franca" del mundo...

Hace años, saber inglés era garantía de éxito profesional. Aunque es cierto que el inglés se ha convertido en la "lingua franca" del mundo para los negocios y la transmisión del saber, ahora saber inglés ya no marca la diferencia, sino que se ha convertido simplemente en un elemento necesario para el mercado laboral.

El consejo de Europa, en su Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCERL), habla del concepto de plurilingüismo, y recomienda que las lenguas que se ofrecen en las instituciones educativas deben ser diversificarse, para permitir que los alumnos desarrollen una competencia plurilingüe.

Hoy en día, pues, se hace necesario aprender (al menos) un tercer idioma. Aparte de consideraciones eminentemente prácticas, aprender lenguas extranjeras nos aporta una nueva visión del mundo, nos hace ser más tolerantes y también tener más respeto por otras culturas. Hablamos  otras lenguas para aprender más sobre cualquier tipo de materias. Es como pasar de ver la vida en blanco y negro a verla en color.

Hablar francés y/o alemán facilita la movilidad laboral dentro de Europa. No debemos olvidar que Francia y Alemania son los mayores socios comerciales de España.

¿Y a la hora de completar estudios (programas internacionales de grado y postgrado)?

Las universidades francesas y alemanas se encuentran entre las más valoradas y reconocidas a nivel mundial. Alemania cuenta con un gran número de becas y acuerdos en sus universidades para acoger alumnos extranjeros. Francia, por su parte, abre las puertas a alumnos con un buen nivel de francés para obtener becas en programas de postgraduado.

En el mundo científico y tecnológico, el alemán es el idioma más utilizado después del inglés. Alemania es el tercer país en investigación y desarrollo y ofrece becas de investigación a científicos extranjeros.

Pero no debemos olvidar el aspecto cultural.

El francés es la lengua internacional en el mundo de la cocina, la moda, el teatro, las artes visuales, la danza y la arquitectura. Es también el otro idioma de las relaciones internacionales y el idioma que se habla en las tres ciudades donde residen las instituciones de la U.E: Estrasburgo, Bruselas y Luxemburgo.
El alemán  es la lengua de la filosofía y la música, con una literatura muy importante también (Goethe, Kafka, Kant, Mozart...) y los alemanes son los turistas que más viajan y más dinero gastan en sus viajes.
Aprendamos otras lenguas, nos aportará riqueza cultural, creceremos como personas y nos abrirá puertas en nuestro desarrollo profesional.   Ω