09-09-2015 9:58 a.m.

SEPTIEMBRE 2015  /  FIESTAS

“La procesión de la Virgen es única”

09-09-2015 9:58 a.m.

Don José Manuel, el cura de Pozuelo, es una de las voces más importantes que hay en el municipio. No solo porque lleve más de cuatro décadas en la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora o simplemente porque es de esas personas que conoce el pueblo, sus ciudadanos y sus costumbres por el trato tan cercano que tiene con ellos. Recibe a la gente en su casa (ahora está un poco pachucho) con una amplia sonrisa y siempre tiene tiempo y cariño para todos. Quizá por eso no deja de recibir visitas o llamadas de teléfono

Este salmantino, con casi 95 años, tiene una memoria prodigiosa y nos cuenta que llegó para hacer una sustitución y que se sintió tan bien acogido, que ya no quiso marcharse del municipio. “Vine para ayudar al párroco que había aquí y desde entonces estoy en Pozuelo. No me quería ir porque encajé divinamente con los feligreses”, asegura.

Patrona y alcaldesa de Pozuelo

Insiste don José Manuel en que la Virgen de La Consolación no solo es la patrona del municipio, “sino que es la alcaldesa. Eso sí que hay que decirlo. Lo hemos visto e cantidad de ocasiones. La virgen ha puesto su empeño de madre y de patrona en Pozuelo. Por eso sus feligreses tienen un cariño especial a esta virgen. Cuando llegan las fiestas, estas son muy especiales por la devoción que hay a ella”, nos cuenta.

Las fiestas tienen un eje central. Corresponde a la procesión de la Virgen de Nuestra Señora de la Consolación, que comienza en la iglesia parroquial. Allí, miles de devotos viven esta procesión con gran emoción.

Como miembros de alguna de las bandas de música del municipio, ejerciendo de damas de honor, llevando la tradicional mantilla o bien decorando sus balcones con mantones típicos, pero siempre hay una gran participación.
“La Iglesia se llena, la gente se confiesa, comulga… pero no solo durante esos días, sino durante todo el año, porque la devoción que hay es tremenda. El pueblo quiere a la Virgen y esta al pueblo”, afirma totalmente convencido.

El primer domingo de septiembre (una tradición que aún está sin aclarar), las calles están repletas de gente, los balcones se engalanan… “Cada año veo como la gente quiere a la virgen. Sobre todo, cómo quieren los jóvenes agarrarse a las andas que llevan a la imagen para llevarla. Eso ha sido siempre”, nos comenta mientras nos muestra una fotografía en la que está bendiciendo la procesión. “Eso es hace muchos años, pero fíjate la cantidad de gente que hay y muchos son jóvenes”, señala.

Ante la virgen la gente responde de maravilla. “Tanto es así que el día de la Virgen, sobre todo en la procesión, se ve cómo la gente la quiere. Es un testimonio de auténtica fe hacia la patrona y alcaldesa de Pozuelo”, insiste don José Manuel.

Este año, aunque esté un poco flojo, promete (con la ayuda de la Virgen) estar en la procesión del primer domingo de septiembre. Y también continuar con su día a día de cura, aunque ahora el que recibe a la gente es él. En su casa. Y con su amplia sonrisa.   Ω