25-08-2014 11:31 a.m.

SEPTIEMBRE 2014  /  AGENDA

Consejos In

25-08-2014 11:31 a.m.

Por Loreto Gómez

Sal gorda, naranjas, tomillo, pelotas de ping pong o rollos de papel higiénico son cosas que solemos tener en nuestra casa.

Aprende a darle otro uso para decorar tu casa, ordenarla o tratar tu castigada piel tras el castigo del sol veraniego.

1.Prepara tu piel para después del verano

El uso constante de cremas de protección solar, la exposición excesiva al mismo, la piscina y el mar, muchas veces pasan factura a nuestra piel. Para solucionar este problema basta con seguir unos sencillos pasos que ayudan a devolverle la suavidad y el brillo. No hace falta comprarse la crema más cara ni ir corriendo al centro de belleza.  Aunque parezca mentira, se pueden hacer unas cremas exfoliantes con cosas que tenemos por casa.

Exfoliante tonificante
Ingredientes:
• 1 taza de sal gorda
• La ralladura de 1 naranja o 1 limón
• Tomillo o romero (puede ser seco)
• De 2 a 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
Instrucciones:
• En un recipiente con tapa, mezclar la sal gorda con el tomillo o romero
• Con un rallador, rallar la piel de una naranja o un limón
• Mezclar bien y añadir el aceite hasta llegar a una textura harinosa


2.Guirnalda de luces de led con pelotas de ping pong

A la vuelta de las vacaciones toca preparar las cosas para la nueva estación que está por venir y con ella sus horas de luz más cortas. Esta idea que os traemos es ideal para crear una bonita luz ambiental los días otoñales, es muy fácil de hacer y gustará a todos los miembros de la familia. ¡Manos a la obra!
Se necesita una guirnalda de luces led (como las del árbol de navidad). Estas pueden ser de varios colores o de uno solo. Pelotas de ping pong. Tantas como bombillas haya y un punzón o cúter para hacer un pequeño corte en las pelotas y así poder introducir la bombilla.
Así de sencillo es construir nuestra propia guirnalda de luces con pelotas de ping pong. Ahora solo queda elegir un cable con el color de luces que más os guste y situarlo en un rincón de casa en el que, seguro, quedará perfecto.

3. Dos consejos útiles para aprovechar los rollos de papel higiénico
Algo tan común como son los rollos de papel higiénico pueden ayudarnos y solucionarnos los problemas más básicos y, de paso, ahorrarnos algún dinero.

Rollos de papel higiénico para organizar nuestros cables o simplemente como forma de almacenar lo que queramos. Parece una tontería pero es la mejor manera de organizar la gran cantidad de cables que hoy en día poseemos. Y si los metes en una caja de zapatos queda todo mas organizado.

El altavoz con papel higiénico. Muchas veces nos encontramos en la  misma situación: queremos enseñarle a alguien una canción o el video de nuestras vacaciones pero el volumen no es suficiente y no se llega a entender del todo bien. La solución es mas fácil de lo que parece, basta con coger un rollo de papel higiénico ya gastado y hacerle un pequeño corte del tamaño de nuestro móvil introducir el móvil y ya tenemos el altavoz perfecto. Fácil, barato y sin salir de casa.