12-10-2016 12:01 p.m.

OCTUBRE 2016  /  ENTREVISTAS

Anthony Blake

12-10-2016 12:01 p.m.

¿Magia, mentalismo o fruto de su imaginación?

Por Carmen Millán

Natural de Oviedo. Era muy joven cuando descubrió su gran pasión LA MAGIA, la mente de las personas. Fue una vez terminada su carrera de medicina y sin llegar a ejercerla ni un solo minuto, cuando empieza a trabajar para lograr el sueño de poder vivir de lo que realmente le hace  feliz. No es una persona mitológica, pero es el gran Juan Tamariz el que le hace concebir la Magia de otra manera.

En el Casino Gran Madrid de Torrelodones, nos recibe tras una memorable actuación.

¿Cuándo te das cuenta de tu  Don?

No es un Don, hay que trabajarlo mucho y es producto de todo ese esfuerzo. Yo soy mago, soy ilusionista, soy creador de ilusiones y utilizo los pensamientos de las personas.

¿Cómo te decantas hacia la mente y no hacia la magia?

Teniendo 18 años, hago un curso de control mental y en uno de los ejercicios se me ocurre abrir los ojos y mirar a todo el mundo y decir esto es lo que quiero hacer, después de lo que sentí  y a partir de ahí empieza mi pelea, fundamentalmente en mi casa, mi madre no comprendía que dejara mi carrera y una seguridad por un hobbie.

¿Cómo cambias la medicina por la magia?

Creo que van ligados, pero no tenía la misma ilusión por ella como por la magia. Hubiera tenido una vida más tranquila y segura siendo médico pero no hubiera sido ni la mitad  de feliz ni tendría la misma pasión e ilusión que a día de hoy sigo manteniendo. Sigo estudiando y ensayando a diario como un burro y me faltan horas al día, es la profesión más hermosa del mundo sin lugar a dudas.

¿Fueron duros los comienzos?

Pasé de una caja de magia borrás y cuatro libritos que había encontrado en una librería, concretamente la librería Cervantes de Oviedo a profundizar en la magia.  Es J. Tamariz  quien me enseña que detrás de ella  hay historia, filosofía, una serie de técnicas que cuanto antes se dominen es mucho más fácil poder hacer milagros.

Sinceramente, si lo fueron no los recuerdo, tenía tanta ilusión... y a día de hoy sigo teniéndola!. Había tantos lugares donde llegaba, actuaba, me pagaban para poder vivir y seguir haciendo lo que más me gusta que era más que suficiente.

¿Temes algo cuando subes al escenario?

A día de hoy sigo teniendo ganas de marcharme del escenario cuando empieza a sonar la presentación y el día que no me pase eso me retiro, el día que no piense que tengo a 500 personas fuera y no me ponga nervioso es que no merece la pena, porque en el fondo es una pelea conmigo, vencerme a mí mismo.

¿Qué  ritual haces antes de un espectáculo, si es que lo haces?

Ritual no, pero hoy he actuado a las 12, he llegado a las ocho, hago pruebas, hablo con quien tengo que hablar y media hora antes del espectáculo, eso sí, me encierro en concentración absoluta y nunca como antes del espectáculo.

No sé si es pura magia o producto de nuestra imaginación, como a Anthony Blake le gusta despedirse de sus actuaciones, pero cuando le vemos encima del escenario, en plena acción, nos deja con la boca abierta, haciéndonos dudar de hasta dónde puede llegar el poder de la mente.   Ω