19-01-2015 11:54 a.m.

OCTUBRE 2012  /  GASTRONOMÍA

Por favor, quiero un gin tonic

19-01-2015 11:54 a.m.

Antes solo lo tomábamos en los bares cuando salíamos de noche. Ahora el gin tonic está tan de moda que incluso lo pedimos de aperitivo. Este fenómeno social también ha llegado a Pozuelo

Si te gusta, debes saber que eres uno de tantos a los que les apasiona esta bebida tan de moda. ¿Por qué? “Pues muy sencillo”, nos dice Carlos Cabello, encargado de elaborarlos en Falagán, un restaurante de moda en Pozuelo: “Por lo sencillo de su elaboración y por la cantidad de variedades que tiene”.

Carlos nos va comentando que él, a la hora de elaborar un gin tonic, lo primero que hace es hablar con el comensal y ver cómo es. Eso es lo que hace con nosotros mientras realizamos la entrevista. Charlamos y veo que ya se ha decidido a hacerme uno. Comienza con una pequeña cáscara de mandarina en una gran copa de balón llena de hielo. Deja que el hielo enfríe la copa y elimina el agua de la misma. Luego, con un exprimidor, añade un pozo de zumo de mandarina. De momento, la cosa va bien, pienso, cuando veo que le suma a la mezcla ¡bayas de Goyi y un toque de clavo! Sorprendido, pero en silencio, veo cómo sigue…

Ahora es el momento de la ginebra. Bien. Le pone la que seguramente es la mejor que se hace en España, la Rives Especial, con una pausa y tranquilidad. Con  tónica 1724. La quinina la sirve con la ayuda de una caña para que no pierda la burbuja. Posteriormente lo remueve un poco, pero sólo un poco, y me lo ofrece.

¡Espectacular! Como no tenía nombre –es difícil poner nombre a tantas variaciones-, le pusimos FalaGin.

Por cierto, tenemos que estar atentos para cuando consiga unir la ginebra con el jabugo. Yo no me lo pierdo. ¿Y tú?