08-11-2018 8:42 a.m.

NOVIEMBRE 2018  /  HERMANDADES

Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Pozuelo de Alarcón

08-11-2018 8:42 a.m.

Jesús Gabriel García Ocaña, Presidente de la Hermandad, nos adentra en la alegría de compartir momentos únicos alrededor de su Virgen, la Virgen del Rocío
Por Carmen Millán

Situada en la plaza de Miguel Ángel Blanco, 2. Nos acercamos para hablar con Jesús Gabriel García Ocaña, Presidente de la Hermandad del Rocío de Pozuelo de Alarcón para que nos adentra un poco sobre una Hermandad con mucha historia, donde la convivencia entre hermanos es fundamental y la alegría por compartir momentos únicos alrededor de su Virgen, la Virgen del Rocío.

—¿Desde cuándo una Hermandad del Rocío aquí en Pozuelo?
Se inició informalmente en el año 1986, al conocerse un grupo de pozueleros que le interesó el mundillo rociero. La primera romería en Pozuelo se celebró en 1986 aunque no estaba institucionalmente nada creado.

—¿Cómo fueron los comienzos?
Nunca son fáciles, pero tuvimos la suerte de contar con la persona idónea, el alma mater, una persona de Gines, Carmen Rodríguez Payán. Ella fue una de las fundadoras y pudimos contar con sus conocimientos y vivencias.

Nos convenció para que bajáramos un grupo de personas a ver qué era y en el 86 un grupo de personas nos ataviamos con botas de andar y nos fuimos a conocerlo. Salimos desde Gines ya que conocíamos a personas de la hermandad del pueblo.

Carmen tenía una escuela de baile en la calle Tahona, lo que facilitó bastante el darnos a conocer en el municipio.

—¿Cuándo se funda la Hermandad?
El 1 de junio de 1987, es cuando se celebra el acta fundacional de la Hermandad. Se creó una comisión gestora integrada por cinco personas que aprobaron los primeros estatutos. Se comenzó con unos cincuenta socios.

—Jesús Gabriel ¿Desde cuándo perteneces a la Hermandad de Pozuelo?
Me hice hermano en el año 91, aunque yo ya conocía el mundillo rociero porque viví en Huelva durante 11 años y allí en el año 1980 hice mi primer camino rociero con la Hermandad de Emigrantes.

—¿Cuándo coges la presidencia?
Hace un par de años, antes no podía. Creo que si uno se quiere dedicar a ser presidente de la hermandad, es muy difícil compaginarlo con el trabajo de empresa. Siempre digo que la Hermandad funcionará aunque no se haga nada, pero si se quiere llevar bien hay que dedicarle mucho tiempo. Yo considero que llevar un trabajo y la hermandad sería un sin vivir.

—¿Cuántos hermanos sois a día de hoy?
Alrededor de 350 hermanos aunque verdaderamente activos no pasan de 50 y los que están cuando se organizan actos alrededor de 120. Es muy complicado reunir a más.

—¿Qué actividades realiza la Hermandad a lo largo del año?
Creo que de lo más importante que hacemos de cara a Pozuelo es La Sabatina, el último sábado de cada mes, a excepción de julio y agosto, en nuestra sede parroquial que es Santa María de Caná, realizamos una misa rociera. Primero tenemos una hora de formación que nos la imparte un sacerdote de Caná y a continuación se celebra la misa. Cuando finaliza nos venimos a nuestra sede y tenemos una cena de convivencia donde nos juntamos alrededor de 70-80 hermanos.

Pero lo más importante que hacemos como Hermandad rociera sin lugar a dudas es bajar a Pentecostés, al Rocío grande.

—Lleváis con orgullo ser filial de Almonte ¿desde cuándo lo sois?
Nos costó 25 años, Almonte nos hizo filial en el año 2009-2010. Es lo más grande que tenemos. Para poder hacerte filial, tiene que darte un informe positivo el director espiritual de la Hermandad y otro tu Hermandad madrina, la nuestra es la de Villanueva del Alcor. Año tras año y haciendo bien las cosas, conseguimos ser filial. Es desde entonces cuando podemos empezar a bajar al Rocío con nuestras carretas, Simpecados, Bueyes, con nuestras insignias, con las baras...

—¿Cómo se prepara la Hermandad para vivir el Rocío grande?
La Hermandad tiene picos de trabajo al año, en Pentecostés que es cuando preparamos la bajada al Rocío. En octubre que bajamos a la presentación. En cualquier época del año en el que hacemos excursiones extraordinarias. En mayo o junio dependiendo de las fechas, también celebramos el triduo y la romería que hacemos en Pozuelo.
Estos son meses de bastante trabajo.

Si nos centramos en el Rocío grande, tenemos  la suerte de tener casa céntrica para unas noventa personas. Allí tenemos una excelente relación con una familia que contratamos y se encargan de tener todo lo necesario preparado. Salimos de Pozuelo el miércoles para llegar el jueves muy temprano a nuestra casa. La romería la empezamos a las 16:00 del jueves, hacemos una misa en la Parroquia de la Asunción de Almonte a las 17:00 y empezamos el camino, el camino de los Tarajales, en el que dormimos la noche del jueves y llegamos a la aldea para hacer la presentación ante la virgen el viernes sobre las 18:00. Somos de las pocas hermandades que tenemos la gran suerte de presentarnos ante la virgen llegando del camino.

—¿Cuántas hermandades filiales hay?
Filiales 121, cada año hay una o dos más. Entre las que son y no son hay alrededor de 180 hermandades, en espera puede haber alrededor de 60.

—Muchas personas piensan que en el Rocío hay mucho postureo ¿Qué les dirías a los que puedan tener esa percepción?
Efectivamente lo hay pero El Rocío no es eso, por decirlo en una frase corta: El Rocío es todo lo que sucede alrededor de la Virgen.

A ver, el Rocío es una mezcla de folclore y religión, son inseparables las dos cosas. La esencia del Rocío es la Virgen. Existen los que no pisan una Iglesia en todo el año y cuando llegan lo primero que hacen es ir a ver a la Virgen y cuando se van ya no se acuerdan. Existen los que van a pasarlo en grande. El posicionarte en un sitio u otro depende de cada uno.

Una Hermandad filial tiene un horario y unos compromisos que tiene que cumplir, hay que presentarse ante la Virgen, ver a la Hermandad madrina, ir a la misa del real, asistir al rosario...

Hay mucha diferencia entre ir con una Hermandad e ir por libre con un grupo de amigos.

—¿En qué consiste vuestra Romería?
Es un triduo, miércoles, jueves y viernes donde se hace una misa cada día, el sábado se descansa y el domingo es la romería. Salimos desde Caná donde tenemos el Simpecado, montarlo en la carreta con sus bueyes para recorrer Pozuelo, nos dirigimos a la ermita de Shoenstat donde nos reciben las mojas siempre muy agradables y cantamos la salve y algunas sevillanas que allí mismo bailamos. Al terminar nos dirigimos a la zona de los pinares de La Finca y allí hacemos una misa de romeros, donde imponemos la medalla a los nuevos hermanos de la Hermandad. y a disfrutar de la comida y la compañía. Sobre las seis volvemos a la Hermandad para, como decimos, comernos las sobras. Es un día muy alegre.

—¿Cuánto se paga por ser socio?
Solo 60 € al año por hermano y sirve para poder mantener la Hermandad sin grandes aspiraciones. . Hay otros medios de financiación que nos sirven para acometer el resto de gastos en los que nos involucramos.  En las bajadas al Rocío, los hermanos ponen una cantidad de dinero y lo que falta lo aporta la Hermandad.

—¿Qué acogida tenéis en el municipio?
Cada vez más, pero nos queda mucho camino por recorrer y que nos conozcan más.

—¿Con qué apoyos contáis?
A nivel institucional sí tenemos, nos llevamos muy bien con la policía local, con Cruz Roja, con el Seapa y cada vez que le pedimos ayuda siempre están. Con la concejalías que intervienen con nuestro movimiento también, con Diego de Aristegui desde participación ciudadana, Carlos Ulecia desde la concejalía de fiestas, con Mónica García desde cultura.

—¿Cuántos componéis la Junta de Gobierno?
Actualmente la Junta de Gobierno la formamos once. Los puestos críticos son la presidencia, vicepresidencia, el secretario que siempre tiene que estar al día, el tesorero, el alcalde de carretas en determinadas épocas del año. También hay una persona de priostía que se encarga de tener siempre listo todos los enseres religiosos entre otras cosas, hay una persona que es la encargada de la casa, otra encargada de romería, la vocal de caridad, la de cultos y el director espiritual D. Jesús.

—¿Cómo llega a ser D. Jesús vuestro Director Espiritual?
Cuando la Hermandad empieza en el año 87 busca una sede parroquial. Empezamos en la Iglesia de Húmera que nos cedía una sala, con el tiempo vimos que necesitábamos una casa hermandad y alquilamos una en la calle Tahona. El tiempo de Húmera terminó por diversas razones, pedimos ayuda al arzobispado, que nos recomendó a la iglesia de Caná, esto contado muy brevemente. Como dato a recordar diré que el Simpecado de la Hermandad entró por primera vez en Cana el 18 de mayo de 2.001, hace mas de 17 años.

—¿Qué fue exactamente lo que pudimos disfrutar el pasado 20 de octubre?
Desde mi punto de vista, uno de los acontecimientos más importantes que ha tenido esta Hermandad en los últimos años. Consiste en continuar con la mecha encendida en el año 2.014 por la Hermandad del Rocío de Madrid que hizo otro encuentro de hermandades y en aquel entonces quedamos con el compromiso de que año a año íbamos a organizarlo cada una de las hermandades de la Comunidad de Madrid y alrededores en orden inverso a su antigüedad. La primera fue Madrid con "camino de esperanza" siguiente Alcalá de Henares, siguiente Toledo con "camino de misericordia", el año pasado Bruselas con "Rocío unidos en Europa" y este año le tocaba a Pozuelo, al que hemos querido llamarle "Camino de María" por ocurrencia de D. Jesús, nos pareció excelente.

Ese día acuden 22 hermandades al sitio donde se organiza para demostrarle al pueblo qué es una Hermandad del Rocío, qué es la fe rociera, que es nuestra virgen y quienes somos nosotros.

Concentramos a todos los Simpecados en un mismo sitio la tarde anterior, fue en la Iglesia de la Asunción y el sábado hicimos una procesión desde La Asunción hasta Caná con todos los Simpecados, las Insignias, los hermanos y un grupo maravilloso de tamborileros, para celebrar una Misa Solemne dentro de la Iglesia.    Ω

Más artículos

GUÍA EDUCATIVA 2018

06-02-2018 10:05 a.m.

Curro de Candela:

04-04-2017 2:13 p.m.

El azul está de moda

05-12-2015 2:26 p.m.

Al aire libre

12-12-2014 10:41 a.m.