Manolo Carrasco:

“La adrenalina que siento en los conciertos es adictiva"
Por Katy Mikhailova

El pianista más famoso de España nos abre las puertas de su alma, confesando cómo funciona el proceso creativo: la Historia, sus viajes, la tristeza y el flamenco son sus fuentes principales de inspiración. Concede su primer concierto con 12 años, a los 14 graba su primer disco y con 19 dirige la London Royal Philharmonic Orchestra. Su fama le lleva a conceder una gira con la gran Rocío Jurado, quien graba un tema en uno de sus discos más célebres, ‘Al Andalus’. El que es el compositor oficial de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre nos revela los recuerdos de su infancia y de su Cádiz natal.

El avión es su segunda casa. El piano, su pasión. Compuso su primera obra con tan sólo 8 años y su primer concierto lo concedió con 12. Él es Manolo Carrasco, autor de unas 600 obras de música para todos los instrumentos. Nace un 7 de marzo de 1971 y su destino era dedicarse a la música.  Un artista de pura cepa, que vive a caballo entre Madrid-Londres-Miami.

“Mi abuelo tocaba la guitarra, mi madre cantaba, mi primo es bailaor flamenco… dentro de mi familia hay mucho arte” explica el gaditano.

Y es que en Cádiz la música está muy presente. Nada más llegar a Cul de Sac (Vía de las Dos Castillas, 9B. Pozuelo) escogió la mesa que está al lado de la chimenea -buscando, probablemente, el calor-. “He tenido mucha suerte de nacer en Cádiz”  cuenta Manolo. “Cádiz huele a mar, a sal” confiesa. Así, el amor a su ciudad le llevó a crear el Himno Gaditano.

“Mi padre ha estado muy presente en mi vida, sigue estándolo. Todo lo que soy se lo debo a él. Las palizas que se pegaba llevándome al Conservatorio de Sevilla. Incluso en Barcelona montó un negocio, porque me fui a estudiar al Liceo. Mi madre también me ha apoyado muchísimo” recuerda Manolo.

Una de las preguntas que posiblemente más le habrán planteado versa sobre el fenómeno del proceso creativo:

“Viajo por todo el mundo. Me inspiran los sitios que conozco, la gente, las situaciones, las vivencias”.

Empezó con 6 años a estudiar el piano: “Rafael Prieto fue mi profesor. Su padre es pintor, nació en la casa de Manuel de Falla, y sus cuadros están expuestos en el Museo de Cádiz. Recibir clases en un ambiente en el que estás rodeado de pintura ayuda mucho a crecer como artista”.

Su primero disco lo grabó con tan sólo 14 años, Arena y Mar, y con 19 años llegó a dirigir la Royal Philharmonic Orchestra de Londres, inmortalizando el concierto en un disco llamado Sueños de Juventud. Actualmente, el compositor puede presumir de tener 30 discos editados, de los cuales 12 se venden en el extranjero.

Y es que la prestigiosa orquesta londinense, años más tarde, recibió a la gran Rocío Jurado. Grabaron el tema Con la Mano Izquierda -compuesto por Manolo Carrasco y cuya letra es del periodista taurino Manolo Molés- para el célebre disco Al Andalus; canción que dedicó, además a Ortega Cano. Pocos pueden presumir de haber concedido una gira con la cantante, pero Manolo es uno de esos.

Sencillo, generoso, alegre y transparente, son algunos de los adjetivos con los que podríamos definir a nuestro entrevistado. La química con Carmen Millán, directora de la revista, no tardó en surgir, ya que ésta ha nacido también Cádiz.

Risas, confidencias y una exquisita cocina, de la cual podemos destacar la fabulosa ensaladilla trufada, llenaron este Baúl de emociones y sentimientos.

Enamorado de Rusia y de todo lo que la cultura eslava representa, cuenta como anécdota que después de interpretar a compositores rusos en Moscú le empezaron a llamar ‘Manolov’. Su intrínseca relación con el país, cuna de grandes como Tchaikovsky o Prokofiev, le ha llevado a ser el primer pianista español en actuar en la Plaza Roja y en el Kremlin en Moscú.

“Los nervios, la tensión antes de salir al escenario, no se pierde nunca. Pero una vez que empiezas a actuar sientes verdaderamente lo que estás haciendo. Te olvidas de todo y es una sensación maravillosa”, narra Manolo, mientras degusta la ensaladilla rusa -que en realidad es francesa, ya que fueron los Zares los que la importaron en el s. XVII-. “La adrenalina que vivo en los conciertos es adictiva”, añade.

“Soy muy afortunado de poder componer. Sentarte y dejarte llevar por la música, por lo que sientes. Es una manera de expresión artística, mediante la cual puedes plasmar lo que vives, lo que hay, lo que ocurre… Me inspiraron los atentados del 11M, por desgracia. En homenaje a las víctimas creé el himno que la AVT arropó desde el primer momento”, relata. Y es que muchas de sus obras nacen de los momentos más duros, como ocurre con otros tantos compositores:  “las obras más especiales han surgido de los momentos más difíciles de mi vida”.

Aunque no todo es dolor, ya que la Historia también es otra musa que le pilla trabajando, como diría Picasso. Obras como Trafalgar u otras tantas creaciones del maestro recopiladas en el famoso disco Vive la Pepa, conmemoran la Constitución de Cádiz de 1812: “fue todo un éxito en 2012, ya que en el álbum participan artistas como Ara Malikian, Natasha Korsakova, Elena Mikhailova o Rafael Amargo”.

Entre sus próximos planes figura el concierto Pianisimo Flamenco en el Auditorio Nacional de Madrid el próximo 4 de noviembre junto a Elena Mikhailova, con entradas ya agotadas, o su gira en China la segunda mitad del mes de noviembre.

“Creo en el destino”, afirma con seguridad, quien se considera plenamente feliz de poder vivir de lo que hace.   Ω

noviembre 2016

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012