06-11-2014 12:05 p.m.

NOVIEMBRE 2014  /  ACTUALIDAD

Virus del ébola: ¿pánico o desinformación?

06-11-2014 12:05 p.m.

Durante estos últimos meses ha habido un tema recurrente y que ha supuesto una alarma social: el ébola. Por Loreto Gómez

Poco a poco todos los medios se han ido llenando de informaciones sobre el ébola y en las televisiones encontramos a cualquier hora del día tertulias sobre el tema, pero toda la información va acompañada por un aura de misterio ¿Qué supone el virus?, ¿es una amenaza real? Y, si es así ¿cómo podemos protegernos?

Estas y más preguntas comenzaron a plantearse en la mente de todos los ciudadanos y desde Pozuelo In hemos querido arrojar un poco de luz y entender mejor el virus. Por ello contactamos con la doctora en Biología, Guadalupe González Mateo, que está especializada en Biología Celular e Inmunología. Guadalupe ha ido contestando y explicando cada una de las dudas que le hemos planteado y nos ha ayudado a aclarar un poco el misterio que hay en torno a la enfermedad y entender en qué consiste y cuál es el grado de peligrosidad real que tiene.

Antes de entrar en materia queremos que nos expliques un poco sobre tu trabajo.

Yo soy bióloga y trabajo en investigación biomédica en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y en el Hospital La Paz. Trabajamos con el servicio de Nefrología, porque la rama en la que yo estoy  especializada es en diálisis peritoneal, un tratamiento que se hace a enfermos renales cuyos riñones no funcionan correctamente. Este tratamiento consiste en introducir un líquido que contiene un agente osmótico en la cavidad abdominal. De este modo, las sustancias que no puede eliminar el organismo a través del riñón, se drenan a este líquido gracias a un gradiente de concentración. Posteriormente se saca el líquido y así “limpian” la sangre del organismo, pero ese líquido, a su vez. genera una inflamación y otros daños en el peritoneo, que es lo que nosotros estudiamos, ya que imposibilitan la continuidad del tratamiento. Yo hago diálisis peritoneal en ratones, para estudiar cómo se produce el daño y cómo revertirlo o disminuirlo.

Metiéndonos un poco en el tema que nos afecta, ¿cómo ves esta llamada crisis del ébola?

Yo creo que hay demasiado histerismo alrededor del ébola, pese a que es una enfermedad que es mortal, muy grave y que no estamos acostumbrados a manejar aquí. Aun así, hablar de epidemia como se está hablando no es lo más acertado, ya que no hemos llegado a tal punto y la situación en España está más o menos contenida. El miedo que ha tenido el personal sanitario es lógico porque están trabajando con algo con lo que no han trabajado nunca, que necesitan unas medidas de seguridad que aquí no se han utilizado y con una enfermedad tan peligrosa el miedo está totalmente justificado.

¿En qué consiste el ébola?, ¿cómo lo explicarías a la población?

El primer brote de ébola se dio en el año 76 y ha habido desde entonces 24 brotes, el hospedador natural es el murciélago, luego pasa a primates y de ahí a humanos. La familia del virus tiene cinco especies dependiendo de la zona en los que se han ido encontrando, de hecho su nombre se debe a un rio de la zona afectada. Los ébola virus tienen ARN de cadena simple. Lo que hace es entrar en la célula y paralizar el reconocimiento del virus a nivel de sistema inmune, de modo que se puede replicar dentro de la célula sin que sea reconocido por el sistema inmunológico. Se le ha clasificado con un nivel de riesgo 4. Es decir, de máximo riesgo, que corresponde a agentes patógenos que provocan enfermedades graves en el ser humano o los animales, se transmiten fácilmente de un individuo a otro y para los cuales no existen medidas preventivas o terapéuticas eficaces.

¿Cuáles son los primeros síntomas?

Los primeros síntomas son como los de una gripe común, dolor de garganta, muscular y abdominal, debilidad, vómitos, diarreas… y la famosa fiebre de la que todos hablan. Estos síntomas aparecen tras un periodo de incubación de 2 a 21 días más o menos.

¿Cómo te parece que ha sido la gestión del virus hasta ahora?

Hombre… hubo un cierto desconcierto inicial, partiendo de la base de que habían cerrado el Hospital Carlos III y se habían llevado personal a La Paz, que es donde trabajo. En un primer momento, al primer misionero no sabían a qué hospital se lo iban a llevar y tuvieron que rehabilitar el Carlos III y llevarse a la gente que ya estaba trabajando en La Paz, fue un poco sobre la marcha. Se dijo que la formación que recibió el personal fue muy rápida, una charla de 40 minutos y ni siquiera practicaban cómo ponerse y quitarse el traje, simplemente se lo ponían a la hora de entrar y tenía que salir bien a la primera con esa breve explicación.

¿Cómo viviste tú esta situación en el hospital?

Había bastante histerismo, estaba todo lleno de periodistas. Recuerdo una anécdota de aquel día: estaba en el ascensor y había una enfermera echándose crema; al lado una señora se empezó a poner muy nerviosa y a preguntar si había infección porque creía que era algún tipo de gel desinfectante. 

¿Por qué es un virus que no tiene cura?

Se trata de un virus hemorrágico, hay muchas enfermedades hemorrágicas como el cólera y, sobre todo en los países de donde son originarias, hay que descartar primero otras enfermedades para saber que realmente es ébola. Digamos que el virus se queda enmascarado y el sistema inmunológico no es capaz de reconocerlo inicialmente. Entonces provoca rotura de los vasos sanguíneos, todos los órganos internos se dañan y los pacientes sufren hemorragias (se produce sangrado por ojos, nariz, encías, oídos, etc). En realidad, el tratamiento que existía hasta ahora es hidratar a la persona para que no entre en shock y esperar a que el propio organismo desarrolle anticuerpos frente al virus.

¿Crees que es un riesgo real para la población?

Es un poco atrevido aventurarme a decir sí o no. Es importante confiar en la profesionalidad del personal sanitario y en las medidas de control que se están llevando a cabo. La realidad es que es un virus que no es tan fácil de contagiar, de hecho sólo hay un periodo de tiempo en el que se contagia, a partir de que empieza la fiebre, cuando hay una carga viral más importante. Con respecto a los resultados que ha mostrado Teresa, la auxiliar de enfermería, el pronóstico empieza a mejorar. Su organismo ha superado la infección y ahora debe recuperarse de los daños provocados durante la enfermedad. El período de cuarentena de sus contactos de riesgo ha finalizado y ninguno ha desarrollado síntomas de la enfermedad.

¿Cómo te parece que han informado los medios ante esta situación?

Creo que toda la información ha venido de golpe con el caso de la auxiliar de enfermería. Con los casos anteriores, bien por falta de conocimiento sobre la enfermedad o bien porque los propios afectados no querían que se informara, lo que llegaba a la población era en muchos casos incompleto. También con lo de Teresa empezó más la alarma social, ya que en los casos anteriores se veían más como algo aislado y en este último la gente empezó a temer por el virus. Al principio, y debido a esta desinformación, había mucha gente que se quejaba porque no sabían cómo se podían contagiar, pero ahora hay una gran cantidad de información, todos los medios tienen un apartado especial sobre el tema y si indagas (con “ojo crítico”) al final encuentras prácticamente todo lo que se puede saber sobre el ébola.   Ω