Un paseo gastronómico

Basta con dar un paseo por las calles del municipio para darse cuenta de la cantidad y gran calidad de los restaurantes y de los comercios dedicados a la alimentación que hay. Unos se mantienen tras muchos años y otros abren sus puertas con la ilusión puesta en el futuro, pero siempre con una cosa en común: un gran producto para los clientes más exigentes. Y una gran elaboración

Con la Navidad a las puertas, desde Pozuelo IN hemos querido facilitaros un poco las cosas para estas fechas y hemos salido a la calle para que algunos de los mejores comercios relacionados con la alimentación nos dieran sus mejores recetas. Esperemos que sean del gusto de todos. Lo que sí está claro es que serán originales si las pones en tu mesa esas fiestas. ¡Seguro que no dejarás a nadie indiferente! Carnes, pescados, sopas, postres. Un menú que bien puede estar en cualquier casa. Ya verás que fácil y barato os saldrán estas recetas que nos han dado algunos de los mejores cocineros que hay en Pozuelo.

Comenzamos nuestro pequeño viaje por la gastronomía local por la zona del pueblo. La primera parada que hacemos en La Bodega de La Salud, un local conocido por todos, ya que es uno de los clásicos del municipio. Tras sus puertas, nos encontramos con un sobrio y acogedor diseño. Allí nos dan su secreto para una de las mejores sopas que puedas tomar: la Sopa de la Casa. Para que nos salga igual de buena, lo que vamos a necesitar es, aparte de mucho cariño, los siguientes ingredientes:

-2 litros de agua
-200g Pollo
-100g Carne de ternera
-2 zanahorias peladas
-1 tomate sin pelar
-1 rama de apio verde
-3 puerros
-20g de mantequilla
-Una cucharada sopera de sal

La elaboración es muy sencilla. Veréis: Se pone todo a hervir con fuego fuerte todo menos la mantequilla y los puerros durante 1 hora. Posteriormente, sacamos el pollo y lo desmenuzamos en finas tiras. El resto se pasa por una batidora y después por un pasa puré. Lo que queremos es que quede bien tamizado.

Aparte tendremos que trocear en finas anillas los puerros y los freímos con la mantequilla en una sartén aparte. Esto hay que hacerlo muy lentamente para que queden doradas.

Al caldo que hemos tamizado se le añade el pollo y los puerros bien escurridos de mantequilla al resto de los ingredientes y se deja cocer a fuego lento durante 15 minutos.

El resto es bien sencillo, servir y disfrutar con una sopa tan rica. Ah, el Restaurante Bodega de La Salud está en la calle Jesús Gil González, 36.

Después de esta magnífica receta visitamos un local que ofrece productos alternativos, el Jardín de Oak. Allí nos enseñaron a elaborar otra sopa. En concreto, la Sopa de pollo y tofu con coco y curry. Para hacerla, los ingredientes (se pueden comprar en su establecimiento) que necesitamos son:

-1 cucharada Aceite de oliva (Oak)
-1 cebolla pequeña
-3 dientes de ajo.
-1 cucharada de Jengibre rallado (Oak)
-1 cucharada Lemon Grass picado
-1 cucharada Curry (Oak)
-6 tazas de Caldo de pollo
-1 lata leche de Coco (Oak)
-1 pechuga de pollo
- fideos de arroz finos (Oak)
-1 cucharada Jugo de Lima
- ½ cucharadita sal marina (Oak)
- ½ cucharadita pimienta.

Su elaboración no nos llevará mucho tiempo. Lo primero que hay que hacer es un caldo de pollo con la pechuga, el hueso, media cebolla, sal y pimienta. Esta mezcla hay que dejarla unos 10 minutos hirviendo. Quitar el hueso del pollo y la cebolla y reservar. Picar finalmente la cebolla, el ajo, el jengibre y el lemon grass. Cortar la pechuga de pollo y el tofu en cubitos. En una sartén con aceite de oliva agregar la cebolla y dorar, después añadir el ajo, el tofu, el jengibre, el lemon grass y dorar.

Agregar el curry en polvo para que se tueste y removerlo. Añadir el sofrito del caldo de pollo y dejar que hierva. Bajar el fuego y agregar la leche de coco y el jugo de lima. Sazonar con sal y pimienta.
Incluir  la pechuga de pollo deshebrada, remover y dejar hervir.

Agregar  fideos  de arroz finos, dejar hervir otros 2 minutos más y reposar durante 5 minutos más. Ahora ya podemos disfrutar de esta otra sopa que nos ha ofrecido El Jardín de Oak, que está situado en la avenida de Europa, 23.
Ya tenemos en la alacena un par de platos. Vamos a completarlos. Para ello, seguimos con nuestro recorrido por las calles del pueblo y nos acercamos a una freiduría andaluza: Restaurante El Rocío, en el Camino de las Huertas, 20. Allí nos enseñarán las claves para que cuando hagamos una Fritura Andaluza nos salga siempre doradita y crujiente. Aquí, la materia prima es otra de las cosas primordiales, ya que deben ser de primera calidad. Da igual que lo hagas con chopitos, calamares, boquerones, pijotas. Si sigues estas indicaciones, te saldrán genial. Lo principal es que el aceite sea limpio y que cuando calentemos la freidora sea a 200 grados. Una vez que tengas el pescado fresco, es necesario que lo dejes un poco húmedo para luego enharinarlo (eso sí, con harina de garbanzo). No los  hundas en la harina, que solo coja la que se se le adhiera.  Ya con la freidora a su temperatura, meter la fritura. En unos 5 minutos tendrás una fritura fantástica que hará la delicia de tus comensales.

Rápidamente nos fuimos al mercado que hay en el barrio de La Estación para acercarnos al puesto de Pescadería Aparicio, en la Galería Comercial Nuestra Señora del Carmen, puestos 12 y 13, y ver el género que tienen. Allí hay de todo para poder hacer la receta anterior o cualquier otra, por la variedad de productos que tienen. Además, nos facilitaron otra receta para chuparse los dedos: Calamares en su tinta. Para ello, necesitaremos para cuatro personas:

-1 kilo y medio de calamares (cuanta más calidad, mejor sabor y textura), cortados en cuadrados, reservar sus propias tintas.
-3 dientes de ajos.
-1 cebolla mediana.
-1 cayena (guindilla) para darle alegría, el arte y el cariño se lo tienes que poner tú.
-½ vaso de vino blanco.
-½ vaso de caldo de pescado blanco o agua
-2 ó 3 rebanadas de pan tostado o frito (para darle cuerpo a la salsa de tinta).

Al comentarnos la receta, lo primero que nos dijeron es que para hacer este plato hay que poner mucho arte y cariño. Que eso va con cada cocinero. Pues ya que tenemos los ingredientes, vamos a ver qué hay que hacer con ellos. En una cazuela sofreír los dientes de ajo y la cayena hasta que se doren (así conseguimos que el aceite se impregne de su sabor). Apartaremos y reservaremos los ajos y desecharemos la cayena. En ese mismo aceite sofreír la cebolla bien cortadita hasta que se poche. Una vez conseguido, hay que subir el fuego y añadir los calamares, rehogando hasta que tengan un poco de colorcito. Luego le añadimos el vino blanco y dejamos hervir hasta que reduzca el alcohol (unos 10 minutos).

Aparte, en un mortero, ponemos los ajos dorados, las tintas, el pan tostado y sal al gusto. Entonces machacamos todo mientras vamos añadiendo el caldo (caliente para que disuelva mejor la tinta)  hasta que quede lo más homogéneo posible. Finalizamos vertiendo esta salsa en la cazuela, remover y dejar hervir con los calamares a fuego suave otros 10 minutos.

El plato está listo. (Aunque de un día para otro estará más rico aun si cabe). Que no se te olvide emplatarlo y acompañarlo de arroz blanco.

Seguimos con el mar, ya que el siguiente local por el que pasamos es El Rey Gambón, donde nos cuentan cómo es la receta del Tartar de gamba roja sobre tomate confitado. Para elaborar este plato, vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

-6 Gambas rojas
-Cebolleta
-Cebollino
-Perifollo.
-Aceite de oliva virgen extra
-Pimienta negra
-Sal

Para el tomate confitado:

-Tomate
-Azúcar
-Clavo

En primer lugar elegimos tomates maduros y sin embargo enteros, duros, sin golpes ni rotos y los lavamos. Ponemos al fuego una olla con agua a hervir, al lado de la olla un barreño (o similar) con agua fría y, preparamos también una espumadera. Se trata de escaldar los tomates, durante 1 minuto escaso, sacarlos con la espumadera y depositarlos en agua fría.

Sacamos los tomates del agua fría. Veremos cómo la piel se ha roto, ahora solo debemos desprenderla totalmente, con mucho cuidado de no estropear el aspecto del tomate.

Colocamos los tomates en una olla para confituras (es indispensable que no se pegue), procurando que no se monten unos con otros, añadimos los clavos y espolvoreamos con el azúcar. Tapamos con un paño y dejamos así 12 horas (toda la noche).

A la mañana siguiente, ponemos la olla a fuego flojo y dejamos hacer 30 minutos, moviendo a menudo con una sacudida de olla. Este tiempo será mayor o menor dependiendo del tamaño de los tomates. Una vez que estén fríos los cortamos en forma de pétalos.

Pelamos las gambas rojas y les quitamos las cabezas, los ponemos en un bol de acero y los maceramos con todos los ingredientes. Guardamos en la nevera al menos 2 horas. Montamos sobre los pétalos de tomate confitado que previamente teníamos preparados. Adornamos con perifollo y ya podemos disfrutar con esta maravilla.

¡Ah!, si no te atreves a hacerlo, lo puedes tomar en El Rey Gambón, que está en la avenida de Europa, 16.

Después de tanto producto del mar, ¿qué tal un poco de carne? Pues poco tuvimos que andar hasta llegar al Restaurante Urrechu, en el Centro Comercial El Zielo. En su magnífica terraza nos ofrecieron una receta exquisita: Lomo de añojo a la parrilla con cebolletas glaseadas, nueces y boletus.

La receta es bien sencilla, si no se nos olvidan ni los ingredientes, ni los pasos que hay que dar. Comenzamos con lo que se necesita:

-4 lomos de añojo
-2 manojos de cebolletas
-100 gramos de nueces
-400 gramos de boletus frescos
-50 gramos de mantequilla
-100 gramos de azúcar
-aceite de oliva
-sal gruesa.

Lo primero que hay que hacer es limpiar las cebolletas y las ponemos a cocer en agua y sal, dejándolas al dente. Las escurrimos y reservamos. En otra sartén salteamos los boletus previamente limpios y troceados, añadimos sal y reservamos.

Ponemos en una sartén la mantequilla y el azúcar a fuego suave, cuando el azúcar empiece a tomar color añadimos las cebolletas y las dejamos hasta que se doren por todos lados. Agregamos las nueces y las dejamos que se caramelicen. Lo escurrimos rápidamente y se lo añadimos a los boletus.

Hacemos los lomos de añojo a la parrilla a fuego fuerte, añadiendo sal gruesa después de darles la vuelta.

Un truco para la presentación del plato: coloca los lomos en un lado del plato y al lado los boletus junto con las nueces y las cebolletas, añadimos perejil picado y decoramos con una ramita de romero.

Dos consejos más para esta receta. Una que es importantísima: la carne debe hacerse a fuego muy fuerte, al menos al principio, para que se haga una costrita tostada que proteja sus jugos. Lo ideal es darle sólo una vuelta y ponerle sal gorda justo antes de sacar: así no pierde jugo y absorbe sólo la sal que necesita. El otro es que también lo puedes hacer con setas de temporada en lugar de boletus. Lo dicho, un plato fantástico.

Para terminar este grato paseo por el Pozuelo gastronómico, llegamos a… los postres. Paramos en uno de los sitios más simpáticos y jóvenes que hay en el municipio. Peggy Sue’s. Allí nos deleitaron con un Pink Carrot Cake. Para hacerlo, en dos tantas, hay que tener:

Para el bizcocho:

300gr de azúcar moreno
5 huevos medianos
300ml de aceite de girasol
300gr de harina de trigo
300gr de zanahoria rallada
100gr de nueces picadas
2 cucharadas de aroma de vainilla
1 cucharadita y media de canela molida
1 cucharada de levadura en polvo

Para la crema:

500gr de azúcar glacé
100gr de mantequilla en pomada
300gr de queso Philadelphia.
Colorante alimentario rosa en crema o en polvo

Lo primero que hay que hacer es precalentar el horno a 180 grados. Mientras tanto, hay que batir bien los huevos con el azúcar, hasta que queden bien montados. A esta mezcla le añadimos el aceite y volver a batir. Posteriormente le echamos la harina hasta conseguir una masa homogénea. Luego incorporamos la zanahoria y las nueces y mezclamos bien. Una vez conseguido, hay que sumarle el aroma de vainilla y la canela, para finalizar batirlo suavemente con la levadura. Ya hemos conseguido la masa. Ahora es muy fácil. En dos moldes de unos 26cm de diámetro previamente engrasados, repartimos la masa y los introducimos en el horno. 45 minutos después podremos sacarlos. Un truco: si metemos un cuchillo en la masa y sale limpio… ¡ya está! Sácalos del molde y déjalos enfriar.
Para preparar el frosting, o la crema, la cosa es  bastante sencilla: batimos el azúcar con la mantequilla hasta que quede bien mezclado. Luego le añadimos el queso (recién sacado de la nevera) y batimos hasta que no queden grumos (no más de 5 minutos) y por último le echamos el colorante hasta que consigamos el color que le queramos dar.

Ya solo nos queda poner una base de bizcocho y untarla de crema y repetir el proceso para que quede fantástica y podamos tener un fantástico postre para estas fiestas.

Solo nos queda decir: ¡Buen provecho!

Noviembre 2013

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012